Si quieres que algo te resulte más difícil, piensa en positivo

La idea de que pensar en positivo es necesario e incluso suficiente para alcanzar nuestras metas empieza a tener los días contados. A medida que se investiga más sobre la relación entre los pensamientos “positivos” y sus consecuencias, van apareciendo resultados que contradicen una idea que tiene más de mágica que de científica.

 

Los pensamientos “positivos” son aquellos relacionados con obtener lo que deseamos y/o superar una situación difícil, y que además provocan emociones agradables como alegría o relajación. “Voy a sacarme la lotería” y “esta enfermedad no podrá conmigo” son dos ejemplos de pensamientos positivos. Muchos de los libros de autoayuda, talleres motivacionales y supuestas terapias ofrecidas por todo tipo de charlatanes, coaches y psicólogos “positivos” se apoyan en la premisa de que generar expectativas positivas (“yo puedo lograrlo”), desear con fuerza que algo ocurra o intentar desarrollar una interpretación positiva de una situación es el camino para el éxito, la salud y la felicidad (felicidad que, por cierto, nunca se ha logrado definir).

 

Actitud Mental Positiva, la píldora mágica para lograr lo que te propongas.

Actitud Mental Positiva, la píldora mágica para lograr lo que te propongas.

 

Sin embargo, los estudios que analizan las consecuencias del pensamiento “positivo” y “negativo” comienzan a ofrecer resultados que contradicen la máxima de que el pensamiento positivo es algo intrínsecamente bueno y el pensamiento negativo, algo malo. Un buen ejemplo de ello son las investigaciones de la profesora de psicología de la Universidad de Nueva York, Gabriele Oettingen, de las que habla en un reciente artículo Oliver Burkeman, autor de “El antídoto: felicidad para la gente que no soporta el pensamiento positivo”, del que hablaré en un próximo artículo.

 

Los estudios de Oettinger indican que las fantasías positivas permiten a las personas disfrutar en el presente de un futuro deseado. Pensar en positivo produce emociones agradables en el momento, pero se relaciona con con un peor rendimiento. Lo que viene a decir es que los pensamientos positivos puede permitir a la persona disfrutar de la experiencia deseada como si ya se hubiera conseguido, lo que reduce la motivación para seguir luchando por ella en la realidad. Los resultados de los experimentos indican que los pensamientos “positivos” provocaron menos energía (medida a través de indicadores fisiológicos y conductuales) que los que cuestionaban el futuro deseado, las fantasías “negativas” e incluso las neutras.

 

Las investigaciones de Gabriele Oettingen cuestionan las bondades del "pensamiento positivo"

Las investigaciones de Gabriele Oettingen cuestionan las bondades del “pensamiento positivo”

 

Pensar en positivo es agradable, bien porque provoca emociones o sentimientos deseables (alegría, diversión, etc.) o porque sustituye a otros que resultan aversivos (ansiedad, tristeza, etc.). El problema es que, como indican los resultados de estas investigaciones, esto puede provocar que la persona consiga a corto plazo lo que se propone (aumento del bienestar o reducción del malestar), y esté menos motivada para, a continuación, actuar para alcanzar un objetivo o poner en marcha soluciones reales al problema.

 

Para un psicólogo que trabaje en consulta, esto no debería resultar demasiado sorprendente. Cada día nos encontramos con personas que dedican una gran parte de su tiempo a tratar de eliminar sus pensamientos “negativos” sin hacer nada por solucionar su problema real, o incluso provocando nuevos problemas. Pero las consecuencias van más allá del ámbito clínico, ya que también en los cursos para desempleados o los talleres que se ofrecen a las empresas se parte de la máxima de que “todo depende de tu actitud”. Sin lugar a dudas, el pensamiento positivo tiene su lado negativo, y el “pensamiento negativo” también provoca consecuencias positivas. Como siempre, depende del contexto.

 

Al final, como ya suponíamos, la magia no existe.

 

NOTA: Si te ha gustado, puedes ayudar a difundirlo aquí. ¡Gracias!


22 Respuestas a “Si quieres que algo te resulte más difícil, piensa en positivo”

  1. Milhaud octubre 19, 2014 a 16:30 #

    Un poco la discusión que he tenido siempre: Los problemas se soluciando encontrando la fuente del problema y haciendo algo con ello, no pensando con mucha fuerza que el problema se solucionará.

    Buen artículo, Eparquio.

  2. Fernando octubre 19, 2014 a 18:29 #

    Creo que los casos que explicas (que te toque la lotería o creer que un pensamiento positivo puede curarte por si mismo) no tienen mucho de pensamiento positivo en sí, si no de ingenuidad y no concuerda mucho con lo que “te venden” esos charlatanes como tu dices… Habrá alguno que si que te diga que pensar suficiente es todo lo que tienes que hacer, pero la mayoría te hablan de que el pensamiento positivo es el primer paso que tienes que dar para conseguir tu objetivo. Ganar la lotería no es un objetivo positivo ni nada que no dependa de ti mismo. A mi me encantan estos libros y que haya gente que confíe en la lotería (o en la ruleta, la tragaperras o cualquier otra chorrada) si que me parece de ser un poco limitadillo…
    Pero bueno, al final cada uno tiene que aplicar lo que le funcione. Si a alguien le va mejor siendo positivo (o él cree que le va mejor, aunque a ti no te lo parezca) genial, y si a alguien le va todo bien siendo negativo no tiene por qué cambiarlo. Es descubrir con cual de las 2 formas consigues tus objetivos y sobretodo saber cuales son esos objetivos.
    Por que habrá gente que consiga ser más productivo matándose a trabajar que otro que sea un feliz de la vida y produzca poco… Si el objetivo es ganar más dinero el 1º lo hace mejor, si el objetivo es ser feliz con lo que hace gana el 2º.
    No hay una verdad universal y hay estudios para todos los gustos. Están muy de moda y son muy fáciles de “manipular”.

    Un saludo!

  3. Jose A. octubre 19, 2014 a 19:09 #

    Una cosa es pensar en positivo y otra cosa pensar que eso soluciona los problemas. Si ante un problema tienes una actitud positiva podrás solucionarlo o no pero siempre será mejor que hacerlo de una manera pesimista.

    Como digo es saber distinguirlo y canalizarlo.

  4. Enrique octubre 19, 2014 a 19:55 #

    Muy bueno el artículo, pero cabe una matización:

    No todos los psicólogos positivistas van vendiendo el “ignora tus problemas, sé feliz”, si no que intentan rebajar los niveles de estrés provocados por ciertas situaciones (trabajo, enfermedad,…) mediante un cambio de actitud.

    Lo que pasa es que, como comentas, hay mucho charlatán que se ha acostumbrado a dar charlas a 300$ la hora, y que ya no sabe que decir, así que sigue exprimiendo la gallina de los huevos de oro como les convenga.

    Vamos, que es cierto que la magia no existe, pero tampoco hay que tirar el cesto por una manzana podrida, o descartar una teoría porque unos pocos la han usado y tergiversado para forrarse.

  5. Pedro Celimendiz octubre 19, 2014 a 21:10 #

    Toda la razón. El mensaje más preocupante del pensamiento positivo es la culpabilización. Si no puedes resolver un problema, es porque no tienes una actitud positiva. Como bien dice el artículo, los pensamientos, positivos o negativos, son útiles o no en función del contexto.

  6. churruflisquis octubre 19, 2014 a 21:13 #

    Oettingen hace algunos estudios en la linea de que la “visualización” humana puede ser paradójica , te motiva o te prepara para el futuro pero también te puede restar motivación al haberte proporcionado una realizacíón sucedánea . Oettingen por otro lado pone de manifiesto la importancia de ajustar las metas a las posibilidades ; si las metas son alcanzables el pensamiento positivo suma efectividad y si no la resta . Sin embargo , por qué no ahondas un poco en Burkeman ya que lo citas ; el cual nos aconseja centrarnos en el proceso y no en el logro y pone de relieve que el pensamiento negativo cumple una función preparatoria ante el desastre y de atenuación del miedo que resulta constructiva . Y en vez de cerrar el artículo con ese pequeño apunte no poner algo de reflexión sobre el ego narcisista , la sociedad competitiva o la negación de la realidad . El tema merecía un poco más de desarrollo .

  7. joselito octubre 19, 2014 a 23:03 #

    No me sorprende nada. Sólo hay que ver las películas. Las de Hollywood terminan todas bien, para que dejemos de preocuparnos y pensemos que todo está arreglado. En cambio las de contenido social suelen terminar mal, para que salgamos del cine con la rabia dentro y deseando hacer algo para cambiar las cosas.

  8. Endimion octubre 19, 2014 a 23:12 #

    Yo siempre digo que el vaso ni esta medio vacio ni medio lleno. El vaso esta a la mitad y basta. Y si lo ves medio lleno te acabas bebiendo el agua antes de que lo puedas volver a llenar… o te vas de compras y fundes todo lo que tienes sin pensar, o te pides una hipoteca que despues no vas a poder pagar… el pensamiento positivo es un camelo para sacarte la pasta. Ahora bien si entiendo que en la vida hay que tener una actitud positiva, con buen animo, lo que no tiene nada que ver con lo que uno pueda pensar sobre las cosas que pasan en ella. Saludos.

  9. Diplotaxis octubre 19, 2014 a 23:15 #

    No digo que no… pero supongo que al final será eso de “ni tanto, ni tan calvo”. Ciertamente, un exceso de pensamiento positivo puede conducirnos a la complacencia, pero ¿no puede el pensamiento negativo llevarnos al desánimo o a la desesperanza?

    Quizás haya un equilibrio entre ambos extremos, o una combinación adecuada para distintas tipologías de personalidad (uno puede pensar en positivo si es una persona que mantiene “los pies en el suelo”, y pensar en negativo puede ser un estímulo para una persona con fuerza de voluntad para “vencer cualquier dificultad”).

    En fin, no sé, no soy psicólogo, pero sospecho que en estas cuestiones no hay una fórmula universal y estándard aplicable a todo el mundo.

  10. Claudia octubre 20, 2014 a 1:23 #

    Muy buen artículo Eparquio, de acuerdo, hay siempre nuevos pensamientos. Cada día se descubren cosas nuevas, todo es bastante relativo acerca de los pensamientos del ser humano y sus descubrimientos. Lo que hoy dicen que está bien mañana dicen que está mal y así es casi un círculo vicioso. Saludos.

  11. Darío Benítez octubre 20, 2014 a 2:00 #

    Creo que hay un error en la interpretación del estudio. A mi entender la variable que se mide se identifica más con el pensamiento positivo sobre un futuro idílico, que tal vez sí pueda llevar a una actitud pasiva.
    Sin embaro un pensamiento positivo sobre la valoración de uno mismo ayuda a la motivación necesaria para realizar cualquier tarea.

  12. sergio octubre 20, 2014 a 2:48 #

    Al final, leyendo la entrada me doy cuenta de que se pretende “medir un constructo”. Esto es un tema un poco complejo en mi opinión, antes que llevar la actitud habría que ver algo más simple, y es que nos vamos moviendo por la necesidad. Todo se mueve por necesidades. El hecho de que algo funcione por inercia va también ligado a la necesidad, a no estar quieto en ese momento por ejemplo. Las negativo y positivo alimentan y perjudican de igual manera. Aclaro esto porque es lo que yo pienso y no pretendería ahora enfocarlo todo con negatividad para progresar.

  13. Anxo octubre 20, 2014 a 12:14 #

    A mí se me hace corto, me gustaría leer algo más.

    Creo que en gran parte das en el quid, porque efectivamente se tiende mucho a reducir todo a un problema de actitud positiva o negativa.

    Por una parte creo que puede estar bien creer “seré capaz”, pero siempre y cuando no signifique esto quedarse dormido, o sentirse culpable cuando te ves superado por lo exterior.

    El problema descrito en el artículo, la falta de motivación por culpa del bálsamo del pensamiento positivo, es real. Y cada vez vemos más esas consecuencias: todo es virtual, incluidas las grandes ideas que jamás se ven convertidas en realidades.

    Por otra parte, hay algo aún más perverso: la culpabilización del fracaso. Va muy unido a esta imposición tácita del pensamiento positivo. Cuando uno se ve arrollado por las circunstancias o tiene simplemente mala suerte, todos se te echan encima culpándote de falta de actitud positiva. El colmo de esta obsesión malsana es el pensamiento mágico puro: “Creas lo que crees”, como me dijo en una ocasión una ex-amiga al oír mis quejas sobre lo injusto de los recortes educativos, por ejemplo.

  14. Fernando octubre 20, 2014 a 12:22 #

    A ver, yo veo dos cosas muy distintas, una son las expectativas , otra la perspectiva . Una persona puede pensar que puede vivir una tragedia y preguntarse que puede hacer para evitarlo , transformarlo o minimizar el dolor. O puede simplemente caer en la desesperación. La misma expectativa puede verse de forma positiva o negativa .
    El pensamiento positivo también es más difícil eh? puede crear más culpabilidad y golpear la autoestima .
    Yo lo veo fácil, quieres pensar en positivo? hazlo. quieres pensar en negativo ? hazlo también. la perspectiva con la que pensamos es una decisión muy personal ,como el color de los calzoncillos

  15. Loli octubre 20, 2014 a 12:24 #

    Toda la vida escuchando aquello de “has de ser positiva!”, “si piensas que algo ira mal, tu mismo atraes la negatividad”..y ahora resulta que no, que ibamos mal.
    Bueno entonces los pesimistas lo tienen bien….

  16. Francisco octubre 22, 2014 a 12:49 #

    Hola una pagina web muy interesante

    soy estudiante psicología de primer ano y me gusta mucho pero, he leído las referencias de la doctora gabriella y no entindo muy bien que es lo que comparan.. porque usa contrast ellaborate y dwell

    una gran labor de los psicologos

  17. GANIMEDES 66 noviembre 28, 2014 a 21:04 #

    Realmente me parece complicado pensar que tener una actitud positiva ante un problema o una situación delicada pueda no ser tan bueno aunque es cierto que no se puede estar con la sonrisa puesta a todas horas. Creo que para afrontar un problema la mejor actitud es la serenidad y la mente fría.Eso de “tu siempre feliz, deja que todo fluya” es una chorrada como la copa de un pino

  18. Juan Gutierrez enero 29, 2015 a 9:23 #

    habria que contrastar las investigaciones de Gabriele Oettingen con las de otros investigadores. Aunque al final se pueda decir que talvez nadie sea dueño de la verdad lo que funciona en unos tal veaz no tenga los mismos resultados en otros

  19. Juan Murcia aguilar febrero 13, 2015 a 23:10 #

    En este tema son las circunstancias de cada uno las que mandan yo siempre he sido una persona que siempre he pensado en positivo,pero un día por un problema que me sucedio las cosas cambiaron, y de la noche ala mañana me veo metido en una depresión y ansiedad,estoy luchando como un cosaco para salir de esto.todavía no me creo lo que me esta pasando,antes lo beia todo positivo y de color de rosa y ahora lo ves todo negro y si sentido.

  20. Ramses septiembre 15, 2015 a 18:49 #

    Ser positivo no se refiere a ser un soñador inerte, sino, a tener un buen ánimo para realizar las cosas el cual es escencial para lograr las metas pues si estás negativo esto repercute en el buen desenvolvimiento a los problemas que debes superar. No tendrás animo para emprender las cosas. Haces un análisis desde una perspectiva errada totalmente y basándote en “UN ” estudio lo cual no es suficiente para llegar a tu conclusión y descalificar a los otros tantos. Es una investigación muy pobre de tu parte lo cual me permite pensar que no manejas el tema. Gracias

    • eparquio
      eparquio septiembre 20, 2015 a 22:34 #

      Quizá tú sí lo manejas y por eso has reseñado esos estudios puntualmente en tu comentario.

Trackbacks/Pingbacks:

  1. Cuando la psicología quiso cambiar el mundo – dronte - enero 6, 2017

    […] de regalo todos los demonios: los psicólogos que alimentaron ese monstruo llamado Guantánamo, los abusos, los peligros, los fraudes, el miedo, la mirada altiva y desinteresada, la vergüenza. Me he […]

Responder:

Gravatar Image

 caracteres disponibles