¿Si no consigo empleo es que tengo un problema de actitud?

Si eres uno de los millones de españoles que siguen en desempleo es que tienes un problema de actitud. Supongo que esto es lo que deben pensar los responsables de las agencias de empleo y servicios sociales en este país, a la vista del auge de los talleres de coaching, desarrollo personal y motivación que se han puesto en marcha en los últimos años.

 

La ideología del “buenrollismo” que pone toda la responsabilidad en el individuo ha calado hondo entre los responsables de las políticas de empleo a todos los niveles; desde la Ministra de Empleo, que ha prologado un libro donde se nos explica que lo importante es un cambio de actitud y aprender a venderse como una “marca personal”, hasta los ayuntamientos más pequeños, que ante el fracaso de sus políticas se han lanzado a organizar y promocionar talleres siguiendo la pauta marcada por el insigne Paulo Coelho: Cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla.

Si piensas que hay condicionantes sociales, enconómicos y biológicos es que no tienes una actitud positiva.

Si piensas que hay condicionantes sociales, enconómicos y biológicos es que no tienes una actitud positiva.

 

Todo vale mientras se venda como un medio para “reinventarte” y “desarrollar tus potencialidades”. Lo más habitual es contratar a un coach y realizar un taller que prometa sacar el Superman que llevas dentro con un método estupendo que no se enseña en los planes de estudio de las universidades porque está reservado para aquellos que van más allá de la “ciencia oficial”. O para los que están dispuestos a pagar miles de euros por un curso de técnicas sin ningún aval científico, como ustedes prefieran. Y en este asunto da igual el color político: la ideología del pensamiento positivo no es de izquierdas ni de derechas.

 

El rey de la casa es el coaching, que se extiende como una mancha de aceite por todas partes, desde Santander hasta Cádiz. Estos coaches se afanan por enseñarte a descubrir que “todo empieza y todo acaba en ti”, como diría Ismael Serrano, y no dudan en utilizar cualquier procedimiento con tal de convencerte que, si te lo propones, podrás superar las auténticas barreras que te impiden alcanzar el éxito laboral: tus propios pensamientos y emociones.

 

Taller de coaching organizado con la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba

Taller de coaching organizado con la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba

 

El coaching no le hace ascos a ningún método. Podemos encontrar talleres de Programación Neuro Lingüística (PNL), una pseudociencia con marca registrada que ha sido desmontada por muchos estudios pero que no pierde actualidad gracias a la cantidad de coaches (entre los que hay también algunos psicólogos, hay que decirlo) que han pagado una pasta por el título y que, lógicamente, quieren sacarle rendimiento. Tenemos ejemplos de ello en este taller organizado por el Ayuntamiento de Tres Cantos o en este otro, realizado Las Rozas, ambos en Madrid.

 

También son reclamos habituales la Inteligencia Emocional y la Psicología Positiva, un movimiento reciente nacido en el seno de la psicología que no deja de crecer a pesar de las duras críticas que ha recibido y de haber sufrido duros golpes en su corta existencia, como ha ocurrido recientemente con el famoso “ratio de positividad” de la investigadora Barbara Fredrickson, que ha sido desmantelado por un aficionado. A este carro se han sumado, entre otros, los ayuntamientos de Ribarroja del Turia (Comunidad Valenciana) y Santa Lucía (Las Palmas de Gran Canaria).

 

En Ribarroja del Turia han optado por un gurú del pensamiento positivo (pincha en la imagen para agrandar)

En Ribarroja del Turia han optado por un gurú del pensamiento positivo (pincha en la imagen para agrandar)

 

REINVENTARSE, LA PALABRA MÁGICA

Hoy en día, quien no se reinventa es porque no sabe. Esto es lo que debe pensar esa legión de concejales de empleo, técnicos de agencias de desarrollo local, supuestos expertos y hasta presentadores de televisión, que se están dedicando a publicar libros y organizar talleres para explicarnos cómo llevar a cabo el gran cometido de la REINVENCIÓN. Desde Galapagar (Madrid) hasta Camargo (Cantabria), incluyendo a algún sindicato. Reinventarse ya no es una opción: es una obligación.

 

Todo este asunto empieza a volverse grotesco cuando se trata de personas sin recursos que tienen que recurrir a los servicios sociales porque no tienen ni para comer. Esto es lo que ha ocurrido estos días en el Ayuntamiento de La Orotava (Tenerife), donde se ha organizado un taller denominado “Nuevas masculinidades: reinventándose ante las dificultades” con hombres que perciben la Prestación Canaria de Inserción (PCI). Se trata una medida para conseguir la inserción social, económica y laboral de aquel sector de la población con especiales dificultades de integración. Lo que antes eran talleres educativos para la lucha contra la desigualdad de género, ahora se hacen pasar por métodos para “descubrirse como seres íntegros, libres, comprometidos y responsables de sus vidas” donde “se concibe a la persona desde la integración de sus dimensiones corporal, emocional, mental, sexual, espiritual y social”. Y publicando la foto de los participantes en la página web del ayuntamiento, lo que podría constituir incluso una violación de la Ley Orgánica de Protección de Datos. Pero todo de buen rollo.

 

ESTO SOLO LO ARREGLAMOS ENTRE TODOS

La religión del “buenrollismo” va ganando adeptos. Detrás de esos mensajes positivos se esconde una ideología que iguala a los que sufren la crisis y a los que la han causado. Hasta hace unos años, el pensamiento positivo como solución a los problemas de la vida estaba relegado a los libros de autoayuda. Pero ahora encontramos a supuestos expertos pagados con fondos públicos que pretenden buscar soluciones individuales a los problemas sociales. Nos quieren convencer de que el problema y la solución está en nosotros mismos, y lo hacen con nuestro propio dinero. Y encima esperan que les demos las gracias.

Campaña lanzada por la Fundación Confianza, formada por un grupo de empresarios españoles

Campaña lanzada por la Fundación Confianza, formada por un grupo de empresarios españoles

 

NOTA FINAL: El pasado domingo 31 de agosto, el Periódico de Extremadura publicaba un artículo titulado: “El ‘coaching’ crece como último recurso contra el desempleo”. Si este es el último recurso, estamos apañados.

Si te ha gustado, puedes ayudar a difundirlo en AQUI. Muchas gracias.


24 Respuestas a “¿Si no consigo empleo es que tengo un problema de actitud?”

  1. Sebas septiembre 1, 2014 a 15:43 #

    A mí no me parecen tan terribles, puede que no sean la panacea pero estoy seguro de que a mucha gente le han dado ese empujón de motivación que les faltaba… Y realmente, hay personas muy capaces que por falta de motivación o autoestima ni siquiera intentan salir adelante y simplemente se quedan esperando a que algo pase. Obviamente, cuantos más CVs mandes, más posibilidades tienes de que te llamen. Pero hace falta verle un sentido, y a veces ese sentido se ve mejor si te lo enseñan.

    Por otro lado, no veo el problema del problema del curso de nuevas masculinidades, no veo en ningún lado la promesa de inserción económica y laboral… no creo que nadie les esté obligando a ir, y si sirve como taller contra la desigualdad de género, bienvenido sea. En cuanto a la foto, confiemos en que hayan pedido permiso, que sería lo lógico.

    Resumiendo: Seguramente mucha gente se esté apuntando al carro para sacar pasta (como en todos y cada uno de los ámbitos de la sociedad), pero también creo que a mucha gente esos talleres les sirven de mucho, aunque sea para salir de casa, ver las cosas desde otra perspectiva y sentirse mejor consigo mismos. Y ese es uno de los objetivos de Servicios Sociales, no?

    • Miguel Blanco septiembre 2, 2014 a 8:09 #

      No parecen tan terribles, no. Pero tampoco son lo más adecuado, ni de largo.
      De hecho, este tipo de “cursos” deberían limitarse a formar a los parados en la forma eficaz de buscar empleo: cómo hacer un CV, una carta de presentación, prepararse y afrontar una entrevista de empleo, nuevas maneras de buscar empleo, nuevas oportunidades laborales, etc. Algo que parece no ser el núcleo de los cursos.

      En cambio, se ofrece pseudociencia en forma de “crecimiento personal”, desarrollo de potenciales (¿?), etc. Es decir, ideas y teorías que no han mostrado su utilidad o eficacia a otro que no sea el organizador del curso. Que, eso sí, ellos se ganan la vida con esto… con dinero público.

    • eparquio
      eparquio septiembre 2, 2014 a 15:14 #

      Los usuarios de PCI sí están obligados a asistir a cualquier taller o intervención a las que se les cite (lee el enlace a la ley) y nunca se cuelgan fotos de usuarios en riesgo de exclusión en las redes.

      Y no, el objetivo de los servicios sociales no es que la gente “salga de casa” y “se sienta mejor consigo misma”.

  2. Miguel septiembre 1, 2014 a 16:07 #

    Suscribo lo que dices en este post.
    La solución para los que no tienen empleo es que se lo den. Y para los que lo tienen, que no se lo quiten. Y un poquito de educación financiera para no entramparse en hipotecas y deudas.

    • Gabriel Mosso septiembre 7, 2014 a 16:05 #

      jajajaj leo esto y me muero de la risa, perdon.
      Pero quien genera el empleo ese que vos queres que le den??
      extraterrestres??

      y si vos sos terrible en tu trabajo… porque algien que esta desarrollando su sueño deberia retenerte??.

      Con gente como vos no existirian las pequeñas y medianas empresas que generan trabajos mas normales y diversos… y solo existirian grandes corporaciones..

      Vos serias uno del 80% de la poblacion mundial que paso de ser mamifero a ser un zombie…babeado con el mouse en la mano para cobrar tu cheque a fin de mes.

      • eparquio
        eparquio febrero 22, 2015 a 18:11 #

        Con gente como yo no existirían las pequeñas empresas, claro. Por eso soy autónomo. Estudia un poco antes de opinar.

      • Mario enero 27, 2016 a 17:57 #

        Expone tus argumentos y espera respuestas…Vos serias uno del 80%…bla bla transformas todo en una discusión personal comprate un espejo si te hace ruido el articulo….

  3. Lamine septiembre 2, 2014 a 3:04 #

    Desde un punto de vista objetivo tienes mucha razón en que hay una cantidad de charlatanes, que se aprovechan de la desesperación ajena para seguir conduciendo sus Mercedes, mientras te cuentan que la felicidad no está en el dinero.
    Hipocresía la hay y mucha.

    Pero no se debe estigmatizar al nacimiento de este nuevo método para buscar soluciones al estancamiento personal, porque lo creas o no todos necesitamos de alguien que nos dé ese pistoletazo para resquebrajar las caducas estructuras mentales, que nos han ido acompañando toda la vida y comenzar a edificar sobre ellas nuevos conceptos, nuevas metas y sobretodo pautas para poder canalizar la frustración por la falta de empleo en proyectos que personales, que a la larga si que te llevan al trabajo deseado.

    Mi vocación es la de ayudar a las personas, porque en su momento me ayudaron a mi, y sin esa inestimable ayuda, seguiría abrumado por el propio peso de mi vida

    La gente necesita trabajo para poder vivir, esta clarísimo, pero simplemente planteate el motivo por el cual TU MUEVES MASAS Y REMUEVES CONCIENCIAS, y otras personas no.

    No con el objetivo de “comerles el coco” a eso individuos y hacerles creer que podrán llegar a ser Presidentes De EEUU, ni mucho menos, simplemente, por el hecho de que cuando eres consciente de tus debilidades y fortalezas, tiendes automáticamente a minimizar unas y a potenciar las otras; y a la hora de una entrevista de trabajo esos detalles son fundamentales.

    Y eso es tan básico que los Estudios de Mercado en Marketing, comienzan con el llamado DAFO (Averiguación de las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades del producto)

    En fin que no te quito la razón, ni mucho menos, sabes perfectamente de lo que hablas, pero todo hay que verlo desde el perspectivismo mas racional.

    “Yo soy yo y mis circunstancias”

    Excelente Post, Un abrazo

  4. LHH septiembre 2, 2014 a 7:39 #

    En parte es beneficioso trabajar en mejorar la motivación de quien lo está pasando mal y necesita buscar soluciones; pero también está ese lado perverso de tratar de camuflar un problema social por medio de desviar la responsabilidad política a responsabilidades personales.

  5. Antonio septiembre 2, 2014 a 7:58 #

    Estás utilizando una situación económica, política y de mercado para reforzar la idea de que la gente tiene que seguir esperando únicamente a que alguien haga algo por ellos, que si el estado, que si Merkel, que si Europa.

    Todos queremos que nuestra vida sea más fácil y vivir en un país y un entorno que nos brinde oportunidades, pero si al final has decidido quedarte en un lugar donde no te las dan o bien aprendes a fabricártelas tú mismo o mejor ve haciendo las maletas.

    Apoyo un pensamiento crítico y no creo que tengamos que quedarnos con los brazos cruzados mientras un puñado de políticos hunden el país, la educación, la sanidad o la investigación, pero también creo que si la gente invirtiera la mitad de la energía y horas que invierten en criticar y quejarse, en ser mejores personas, habría muchas menos personas en la cola del paro.

    Porque al final, es mucho más fácil decir estoy cansado, la economía está muy mal, en lugar de dedicar 30 minutos al día a entrenar y cuidar la alimentación para sentirse fuerte y con energía para abordar desafíos.

    Es mucho más fácil decir no me dan trabajo, el paro está por las nubes, que dedicarte día y noche a aprender nuevas habilidades que generen más valor a las empresas y a ti mismo: ese curso de inglés que dejaste, esas prácticas de diseño web que no continuaste porque eso no es lo tuyo, ese trabajo de comercial que no aceptaste porque solo van a comisión y para ser comercial o naces con ello o no hay manera de vender.

    Es muy fácil sentarse a autocompadecerse, en lugar de darse una patada en el culo, ver que alrededor nuestro hay mucha gente que lo está pasando mucho peor que nosotros, estar agradecidos por no estar metidos en una guerra, por vivir en un lugar sin fronteras, donde cualquiera puede comprar un articulo por 10, venderlo por 20 y no ir a la cárcel por ello.

    Ser igual de crítico y exigente con uno mismo que con el entorno, requiere de muchas de esas habilidades de las que hablas que no enseñan en la escuela

    • Mario enero 27, 2016 a 18:18 #

      Injusticia social… demas es generar responsabilidad en un sistema come personas…Argentina puede darle de comer a 40 veces su poblacion y hay muchisimas personas en situación de indigencia, ahora bien, decirles a una madre soltera con 4 hijos que vive en situación de marginalidad que no puede conseguir un trabajo de acorde a sus necesidades por que no se sabe vender es Cruel y poco empañico y es mucho mas inmoral muy inmoral…y eso son cuestiones ideológicas…como leer en el periodico que un niño que dormia en un auto logro terminar sus estudios es decirle a la gente que si se quiere se puede pero cuantoaos pueden…vos lo decis al final de tu comentario hay cosas que no se aprenden en el colegio…estamos en un sistema que necesita pobres para sobrevivir y sostener una elite y gente que se cree parte o aspira a ser de esa elite, elites de este tipo estan distrayendo la atención cambiando la verdadera agenda los pobre y los mas vulnerables (con quien se ejerce la violencia) y no poniendo el foco donde verdaderamente tiene que estar en los mas necesitado…ahi es donde Eparqui y otros con su mismo pensamiento exponen sus criticas constructivas no destructivas donde deben estar … despersonalizar a las personas y hacerlas parte de un todo…y personalizar problemas generales en los individuos…me hace mucho ruido…a relacionar y criticar hasta nuestro propio pensamiento de vez en cuando…nada mas que decir…

  6. alf ucronia septiembre 2, 2014 a 8:52 #

    Todos los días me levato ahíto de positividad y concentro todas mis energías en el deseo de que a todos estos charlatanes se los trague el desague. Pues nada, el universo no conspira nada.

  7. Diol septiembre 2, 2014 a 10:54 #

    J. Fontana analiza el surgimiento y los intereses que respaldan estos movimientos “new age” en su libro “Por el bien del imperio”, una historia mundial desde el 1945 hasta 2010 -excelente manual, por otro lado-.
    Según su análisis, en la línea de este artículo, expone con detalle sus causas sociales y políticas, así como sus consecuencias. Creo que merece la pena echarle un vistazo.
    Salud

  8. M. septiembre 2, 2014 a 11:49 #

    Como siempre, estoy 100% de acuerdo con lo que dice Eparquio. Esta corriente del “todo está en ti” no deja de ser un recurso muy cómodo en muchos aspectos. Es una manera de eludir y quitarnos de encima responsabilidades colectivas. En una sociedad individualista en la que el compañerismo no existe, nada mejor que vivir según las reglas del “los problemas de cada uno son culpa de cada uno y yo no tengo nada que ver”. Y para fomentar la emprendeduría ni te cuento lo bien que va. Ahora, el que no emprende es un vago y un comodón que quiere que el Estado se lo dé todo hecho. No digas que no encuentras trabajo, di que no te da la gana emprender. Manda eggs.

    Lo que comenta Eparquio del cambio es cierto, y es verdad que es algo que se predica no sólo desde el púlpito del coaching sino también en algunas consultas de profesionales de la psicología. A mí un coach me dijo que si llevo cinco años en paro es porque emito ondas magnéticas negativas (la ley de la atracción, jaja) y un profesional de la psicología que usaba técnicas de coaching en su consulta (“la zona de confort, la zona de confort”) me dijo que su terapia no me serviría si no estaba dispuesta a cambiar de vida, de actitud y de hábitos alimenticios. Que tenía que confiar en él y que si confiaba en él y hacía todo eso, él me ayudaría “a ser más efectiva en la búsqueda de trabajo”. Pero esto sólo se produciría mediante un cambio mío. Claro, soy yo que no sé buscar ni venderme y que, además, emito ondas negativas. Un mercado de trabajo con un 50 y pico por ciento de paro juvenil no tiene nada que ver. Un sector (el mío) obsesionado con la contratación de personal anglosajón tampoco influye. Soy yo. Claro.

    @Antonio: lo de la alimentación me lo repetía este psicólogo-coach como un mantra. “Come cinco veces al día” (cosa que ya hago). Que digo yo: ¿qué tendrá que ver mi alimentación con no encontrar trabajo y tener ansiedad y depresión por ello?

  9. Xavier Hernandez septiembre 2, 2014 a 13:29 #

    Desafortunado post, amigo.
    No porque no esté de acuerdo con muchas de las cosas que escribes, sino porque una vez se ha hecho la destrucción masiva, a mi juicio, hay que aportar alternativas, y en este post no hay ninguna.
    Me gustaría leer tu opinión al respecto de esas alternativas (y espero que tu opinión o alternativas no sea comprar tu libro)

    • eparquio
      eparquio septiembre 2, 2014 a 15:17 #

      Si no queda claro que la alternativa no pasa por vender magia a la gente ni, en definitiva, por ninguna intervención individual, es que no debo haberme expresado del todo bien. No se puede plantear una alternativa individual a un problema cuyas causas son políticas y económicas.

      • Xavier Hernandez septiembre 2, 2014 a 15:49 #

        Yo no he sabido leerlo así.
        Tal y como opinas, cierto es que hay causas políticas y económicas, y (según pienso yo) también hay causas personales (en este caso individuales) de una actitud frente a la vida. Hay quien encuentra oportunidades en lo que otros vemos dificultades o bloqueos (y viceversa) y por lo tanto, aportar a las personas (individuales) herramientas para poder superar según qué dificultades, no creo que sea una mala praxis. Entendiendo que no es el todo (pero sí una parte)

        • eparquio
          eparquio septiembre 3, 2014 a 9:44 #

          Si quieres generar una “actitud más positiva” en alguien, dale una alternativa de empleo real.

      • M. septiembre 2, 2014 a 16:23 #

        Exactamente. Pero esto intenta hacérselo entender a un coach o a un psicólogo que aplica técnicas de coaching. Yo jamás contarataría los servicios de un coach, pero tuve que sufrir a uno que se empeñaba en meter la cuchara con sus opiniones (que para él eran leyes irrefutables) cada vez que nos encontrábamos. El mismo que relacionó cinco años de desempleo con mis ondas magnéticas negativas. No veas cómo se puso cuando le dije que sus teorías eran fruto de una pseudociencia sin rigor alguno. Hasta se enfadó. Empezó a citar a Jack Canfield, la ley de la atracción, la física cuántica, que si el cerebro emite ondas que se materializan en energía, que si mi actitud negativa… Buf, qué gente más atorrante.

        Y el psicólogo tenía el problema que tú mencionas: me planteaba soluciones internas e individuales a un problema ajeno a mí. Pero nada, él estaba empeñado en que cambiando yo, cambiaría mi situación de desempleo. Las técnicas que me proponía eran pseudociencia pura y dura. No me hizo caminar sobre brasas (juro que lo he visto en talleres de coaching), pero me hizo hacer cosas más disparatadas si cabe. Cuando le pedía que me demostrara cómo eso iba a mejorar mi situación, él me decía que tenía que confiar en él. Cuando yo lo rebatía con argumentos racionales me decía que era demasiado inteligente, estaba demasiado informada y era una mujer demasiado prevenida a la que no le gustaba que le tomaran el pelo. Y que tenía que confiar en él.

        Y digo yo: ¿qué más da lo informado, listo o desconfiado que uno sea para que le funcione una terapia? Un método que se “vende” como válido tiene que funcionar independientemente de que el paciente crea en su efectividad o no.

  10. manuel septiembre 3, 2014 a 9:32 #

    Hola a todo el que me lea:
    He de confesar que estas tendencias actuales del coach y de la psicología positiva están dando mucho juego en épocas de crisis. Antiguamente la gente iba a la Iglesia y hablaba con Dios para que le buscara un trabajo o le cambiara la situación que vivía desesperadamente.
    Lo cierto es que cuando a las persona se les trunca su vida ( bien por la pérdida del trabajo o cuestiones que influyan en su supervivencia),necesitan un periodo de reflexión para cuestionarse que es lo que ha fallado y evidentemente el mirarse a uno mismo forma parte del proceso. Y…¿Quién es perfecto?. El único que conozco que es perfecto se llama “ Nadie”.Aqui comienza la demanda de este gran negocio.
    El “cómo” afrontar la situaciones y los cambios en tu vida lo decide cada uno: con un profesional o solo. Si es con un profesional, con que método y hasta donde estás dispuesto a llegar con el método. El método requiere sacrificio y por lo tanto hay que buscar aquel que vaya en sintonía con la persona. Conozco personas que se han ido por la inteligencia emocional , personas que han realizado un plan estratégico a 4 años al puro estilo de empresa multinacional, con cuadro de mando, indicadores y un sinfín de acciones correctoras y otros que han optado por el método jesuita de “examen de conciencia”. Lo importante es si han logrado sus objetivos.
    La oferta es infinita cuando hay un gran mercado, en este caso provocado por la crisis. Pasará como con la gripe en verano. Solo lo consumirán analgésicos aquellos que realmente la tengan o tengan un buen resfriado.
    Que cada cual elija el vehículo que le lleve a su destino. Al final todos tienen la capacidad de trasladar de un punto a otro y lo curioso…todos terminan en planes de acciones que tienes que realizar.

  11. MARIA JOSE febrero 22, 2015 a 17:22 #

    Eparquio,

    un gran artículo. Ya era hora de que alguien saliera al encuentro de toda esta gente que con conocimiento o sin él, reinventados, vende una pseudopsicología que es afín al régimen neoliberal. En la que se convierte en responsables únicos a los sujetos para salir del problema del desempleo, cuando en realidad las cifras indican que no solamente es un problema estructural y consecuencia de políticas feroces destructivas de una gran parte del entramado social.
    La psicología, y mucho menos estas pseudociencias que funcionan como animadores con su charlatanería facilona, no puede hacerse cargo más que de la parte de afrontamiento y amortiguación del impacto del paro. Hay otra parte, que se hace desde la asociación entre personas, exigiendo al sistema que vuelva a considerar las cosas desde el punto de vista de las personas.
    Miremos qué hizo Austria en la crisis. Desde luego no sacó a sus coachs…

  12. MARIA JOSE febrero 22, 2015 a 17:24 #

    Eparquio,

    un gran artículo. Ya era hora de que alguien saliera al encuentro de toda esta gente que con conocimiento o sin él, reinventados, vende una pseudopsicología que es afín al régimen neoliberal. En la que se convierte en responsables únicos a los sujetos para salir del problema del desempleo, cuando en realidad las cifras indican que es un problema estructural y consecuencia de políticas feroces destructivas y erróneas de una gran parte del entramado social.
    La psicología, y mucho menos estas pseudociencias que funcionan como animadores con su charlatanería facilona, no puede hacerse cargo más que de la parte de afrontamiento y amortiguación del impacto del paro. Hay otra parte, que se hace desde la asociación, exigiendo al sistema que vuelva a considerar las cosas desde el punto de vista de las personas.
    Miremos qué hizo Austria en la crisis. Desde luego no sacó a sus coachs…

  13. Antonio Samsa mayo 13, 2016 a 16:46 #

    Hacía tiempo que no me daba una vuelta por tu blog con tranquilidad (no hay nada como leer entradas antiguas con calma que sucumbir a la inmediatez). Lo que se plantea con el coaching es igual a lo que ocurre con la obesidad: en vez de enfrentar el problema desde un punto de vista epidemiológico (entorno obesogénico, total desregulación sobre anuncios de chucherías en horario infantil, etc.) se plantea como un problema individual («tú estás gordo porque quieres». Estos planteamientos son en el fondo bastante peligrosos, porque si estoy en el paro porque quiero (en un contexto de recesión económica), si estoy enfermo porque quiero (en un entorno obesigénico, si hablamos de obesidad), entonces los que tienen que asumir gran parte de la responsabilidad echan balones fuera. Parafraseando a Mulet, el que nos creamos eso es el sueño húmedo de los neoliberales.

  14. Jesús García noviembre 11, 2016 a 10:40 #

    Es importante constatar que hay una ideología que subyace a todos estos planteamientos pseudocientíficos. La mitología del emprendimiento y las filosofías utilitaristas de los siglos XVIII y XIX que forman la base del pensamiento neoliberal. Incluso el constructo de la resiliencia está embebido de ideología. Hay un hecho fácil de comprobar: hay estudiantes exitosos que son pesimistas e inseguros, que antes del examen expresan su convicción de no estar bien preparados; excelentes trabajadores también poco seguros de si mismos y llenos de pensamientos negativos. Los ensayos clínicos sobre el tratamiento cognitivo de la depresión revelan que las depresiones graves no mejoran con la reestructuración cognitiva y que las leves mejoran tanto con esta como con intervenciones placebo. Lo que ocurre es que los vendedores de humo sí que tienen éxito.

Responder:

Gravatar Image

 caracteres disponibles