Si la autoayuda no funciona, ¿cuál es la alternativa?

Sigo con las respuestas a las dudas y debates que se han dado a lo largo de este año desde que se publicó “Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!”. En esta ocasión, me gustaría hablar de las alternativas a los libros de autoayuda.

Varias personas me han planteado que se han sentido desesperanzadas porque el libro no ofrece al final una alternativa a los libros de autoayuda. Eso hace que rechazarlos no parezca la mejor opción: al fin y al cabo, a falta de alternativas, no se pierde nada por intentarlo con un libro. Llevado al extremo, sería incluso un acto poco ético negar a las personas la posibilidad de buscar ayuda por cualquier medio, sea de autoayuda o no.

La voluntad

La voluntad

Los libros son una posible fuente de ayuda porque aprendemos con ellos. Si no hubiera alternativas, negar la opción de intentar encontrar ayuda en un libro sería un acto inmoral. Pero es que, incluso existiendo alternativas, estoy convencido de que todo el mundo tiene derecho hacer lo que quiera mientras no afecte negativamente a la vida de otras personas, y esto con algunas reservas (si alguien se molesta por la opción sexual de otra persona, eso no es razón para esta tenga que ocultar o cambiar esa opción, sea o no posible). Todo el mundo debe tener la libertad de acceder a cualquier libro, terapia y experiencia que desee, independientemente de cualquier otro factor salvo este de afectar negativamente a otras personas o al medioambiente. Yo no puedo tener la libertad de echar aceite industrial al mar si esto va a generar un perjuicio. Ahí sólo tendríamos que diferenciar lo más claramente posible el ámbito público del ámbito privado, y esto no resulta tarea fácil. Yo tampoco lo tengo claro en algunas situaciones poco claras, como el uso de los espacios públicos por parte de ciertas sectas y charlatanes (depende de cómo consideremos el espacio público).

Pero al mismo tiempo, las personas deben que tener acceso a toda la información disponible sobre el asunto en cuestión y la capacidad de comprenderla, o lo que es lo mismo, de responder ante ella en relación a las pruebas disponibles. Esas fueron las motivaciones principales para escribir el libro,  investigar la efectividad real de los libros de autoayuda para solucionar problemas y explicar el resultado. Creo que todo el mundo debe conocer por qué los libros de autoayuda, los que encontramos la sección de “Autoayuda” de las librerías, no son una alternativa de efectividad demostrada para conseguir lo que nos dicen que nos van a ayudar a conseguir, pero sí pueden enseñar una forma de vivir que puede resultar más problemática que beneficiosa, como explico en el capítulo dedicado al buenrollismo y la felicidad.

¿Hay alternativas? Por supuesto. En ocasiones, muchos de los problemas que tenemos en la vida se resuelven por sí solos con lo que ya hacemos, o nos resultan suficientemente llevaderos que sólo hace falta esperar a que “pase el temporal”. Algunos duran una temporada y son inevitables, como el dolor por una ruptura o la ansiedad elevada ante un suceso que en el pasado se ha asociado con una intensa experiencia de terror, y no tiene sentido enfrascarse en una lucha contra ellos. En estas situaciones no hay que hacer nada en especial más adaptarnos a la nueva situación, algo que en la mayoría de los casos lo conseguimos tarde o temprano sin secuelas graves. El problema viene cuando nos quedamos “atascados” en un asunto, cuando nuestra forma de responder al problema hace que el problema no sólo no desaparezca sino que lo perpetúa. En esos casos, es imprescindible conocer cuáles son las causas que han llevado a que una persona siga respondiendo como lo hace ante una situación determinada o un tipo de situaciones, y eso sólo se puede hacer con un análisis individual, ideográfico, único. Ese es el trabajo que los profesionales de la psicología hacemos en terapia, o al menos el que deberíamos hacer; el que nos revela cuál es la respuesta eficaz en cada caso para aumentar o disminuir la probabilidad de que un comportamiento (pensamiento o emoción) aparezca. Ahí sí que los libros de autoayuda son una ruleta rusa: por más que un libro entre tantos pueda ser útil a una persona en una situación determinada, también es probable que haya una gran cantidad de personas a las que no le sirva, o a las que incluso pueda perjudicar (se conocen con frecuencia los casos de éxito, pero nunca se habla de las víctimas de estos procedimientos pseudocientíficos).

Las soluciones en asuntos de comportamiento requieren un análisis individualizado

Las soluciones en asuntos de comportamiento requieren un análisis individualizado

Esto no significa que no haya soluciones que puedan ser comunes a diferentes problemas, ni mucho menos, pero habría que ver si la persona está disposición de aplicar esas soluciones. A menudo me encuentro con personas que saben cómo les gustaría afrontar un problema, pero que no son capaces de llevar esa estrategia a cabo por motivos de su historia personal y de sus contextos actuales. En esos casos, proponer la solución no sirve de nada, por mucho que se expliquen sus ventajas. Esa es la razón de que ciertas estrategias pueden funcionar en una terapia psicológica pero no cuando se leen en un libro, lo que además puede llevar a a la persona a desestimar algunas que sí serían útiles aplicadas en un contexto clínico.

Por este motivo, creo que hay alternativas a los libros de autoayuda, pero estas dependerán de la persona y el problema que tenga: a algunas les servirá apuntarse a un grupo de senderismo, a otras charlar con amigos, a otra le puede servir un cambio en su vida, una película o un libro determinado, sea o no de autoayuda y a muchas les resultará eficaz acudir a terapia psicológica si sufren un problema que les impide desarrollar su vida como quieren. No es necesario recurrir a los que son específicamente de autoayuda porque no nos pueden asegurar más efectividad que cualquier otra alternativa.

Esto me lleva a otra cuestión que me gustaría abordar, aunque nadie me la ha planteado todavía en este tiempo, pero que creo que es muy importante: el problema de establecer cuál es el criterio de eficacia de un procedimiento. Eso vendrá en el próximo artículo.


Una respuesta a “Si la autoayuda no funciona, ¿cuál es la alternativa?”

  1. José Antonio abril 3, 2017 a 10:29 #

    Yo no soy muy fan de los libros de autoayuda, pero últimamente he estado leyendo uno (Autocontrol de Kelly McGonigal). Creo que es de los primeros que leo en mi vida.

    La cosa es que lo estoy leyendo con ojo supercrítico, desdeñando toda la anecdotología que presenta (tiene muchas historias personales que no me aportan nada) y desde el punto de vista de alguien interesado con los mecanismos del autocontrol sin auténtica necesidad de llevar a cabo ninguna estrategia más que por el gusto de experimentar. Haciéndolo así, he logrado desgranar algunas indeas interesantes y sacar provecho al libro. Entiendo que para mucha gente que acuda a estos libros, esto no se pueda aplicar, pero también pienso que estos libros son como los mitos antiguos… entre tanta mentira puede haber algo de verdad. Al menos es la sensación que me ha dado con éste.

    ¡Un saludo!

Responder a José Antonio

Gravatar Image

 caracteres disponibles