Propuesta para la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida

Después de varias semanas de debate y elaboración colectiva, por fin tenemos el documento definitivo para solicitar la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida. Aunque el tema científico y tecnológico ha sido abordado en los documentos y propuestas de IU, hasta ahora no se había planteado la posibilidad de contar con un área específica dirigida al debate y elaboración de programas y proposiciones en este ámbito. Desde hace algún tiempo un grupo de compañeros/as de varias federaciones hemos venido elaborando la propuesta para que Izquierda Unida sea la primera organización política del país en contar con un área de estas características tanto a nivel federal como en las propias federaciones. Ahora está en manos de la Presidencia Federal y el Consejo Político Federal realizar el trámite para dar carta de naturaleza a este grupo de trabajo, abierto a la participación de compañeros/as de todas las federaciones y también de simpatizantes del mundo científico y tecnológico. Aquí tienen el texto de la propuesta.

ÁREA FEDERAL DE CIENCIA DE IZQUIERDA UNIDA

El Área de Ciencia de Izquierda Unida nace con la intención de estudiar e integrar los avances científicos y tecnológicos del siglo XXI en el proyecto socialista. Desde su despegue en la Edad Moderna, ciencia y tecnología han sido factores importantes de grandes transformaciones y son ineludibles para comprender el mundo actual. Sus aplicaciones han repercutido en beneficios innegables: seguridad alimentaria, erradicación de enfermedades, electricidad, agua potable, transporte, telecomunicaciones, tratamientos médicos… Sólo durante el S. XX la ciencia ha duplicado la esperanza de vida en Occidente.

Pero como toda herramienta -y como avisó Marx en repetidas ocasiones- las ventajas emancipadoras de la ciencia pueden tornarse en instrumentos de opresión en manos del capital y sus intereses: sobreexplotación de recursos, calentamiento global, contaminación medioambiental, intoxicaciones alimentarias, dominación militar por intereses geoestratégicos, comerciales y económicos y la consabida acumulación de capacidad productiva y riqueza de unos pocos.

Culpar a la ciencia de las aplicaciones que se hagan de ella sería tan absurdo como culpar a un pantano de hacer innecesarias las misas pidiendo lluvia. Al igual que la educación pública, la ciencia nos permite conocer la realidad del mundo, primer e imprescindible paso para transformarlo, para liberarnos del oscurantismo y los dogmas que nos encadenaban a la ignorancia y el sometimiento a los poderosos, al capitalismo y al clero. Si en el S. XIX era imprescindible una alfabetización universal, ahora lo es que el conocimiento científico y tecnológico se refleje en la mejora continua de las condiciones de vida de la sociedad. La construcción de una alternativa socialista al capitalismo exige la reapropiación por la ciudadanía de los beneficios de la ciencia y la tecnología, poniéndolos al servicio de los derechos individuales, sociales y medioambientales.

Es imperativo universalizar la ciencia como lo fue universalizar la alfabetización. Es imperativo garantizar su neutralidad e independencia mediante el control público que afiance como únicos criterios del conocimiento la objetividad y contrastabilidad. Es imperativo que estos avances se pongan al servicio de la ciudadanía en sanidad, educación, alimentación, empleo, ecología, economía y en todos los capítulos del proyecto socialista.

Izquierda Unida no puede ser ajena a la realidad tecno-científica. Cada vez son más los temas en que debemos posicionarnos que implican aspectos científicos (medicamentos, sexualidad, biotecnología, medio ambiente…) y que requieren de un conocimiento cualificado si queremos ponerlos al servicio del proyecto socialista. En caso contrario, Izquierda Unida se arriesga a quedar obsoleta respecto a los avances tecno-científicos o adoptar -por desconocimiento, desinformación o prejuicios- posiciones anticientíficas o tecnofóbicas que nos acerquen a discursos conservadores y reaccionarios que rechazan la ciencia, o a aquellos que ofrecen remedios sin fundamento que, lejos de ayudar a la emancipación de la clase obrera, contribuyen a su sometimiento y ponen en peligro su libertad, autonomía y hasta su vida.

Por todo ello y por la enorme complejidad y extensión de las disciplinas científicas, consideramos necesaria la creación del Área de Política Científica, un área específica que permita la participación de la sociedad y con la que Izquierda Unida se abra a quienes desde la ciencia, la tecnología y la investigación estén dispuestos a colaborar en la aplicación progresista y emancipadora de su trabajo a través de Izquierda Unida.

OBJETIVOS DEL ÁREA DE CIENCIA DE IZQUIERDA UNIDA

  1. Divulgar, dentro y fuera de Izquierda Unida, el conocimiento científico y tecnológico y sus aplicaciones.
  2. Explorar las ventajas que aportan la ciencia y la tecnología al proyecto socialista de Izquierda Unida en sanidad, educación, agricultura, cooperación internacional, desarrollo sostenible, energía, industria, relaciones pacíficas entre los Estados, comercio justo, participación ciudadana…
  3. Forjar relaciones y cooperación con el mundo científico y tecnológico.
  4. Denunciar la privatización capitalista de la ciencia y luchar por su socialización y por el empoderamiento científico de la sociedad.
  5. Luchar contra la utilización militar de los avances tecno-científicos.
  6. Denunciar y rechazar el oscurantismo, las pseudociencias y la tecnofobia en todos los ámbitos académicos, sociales y profesionales, pues privan a la ciudadanía del potencial emancipador de las ciencias y las tecnologías.
  7. Elaborar textos y propuestas sobre ciencia y tecnología y sus aplicaciones en el proyecto socialista de Izquierda Unida para su inclusión en los programas electorales.

Modificación a 9 de septiembre de 2013: Después de largos debates, hemos decidido cambiar el nombre de “Área de Política Científica” por el de “Área de Ciencia” que se ajusta mejor a los objetivos que se describen.


9 Respuestas a “Propuesta para la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida”

  1. Vicentico marzo 1, 2013 a 14:50 #

    Me ha encantado leer esto. Me encantaría más que se aprobase la creación de este órgano. Lo que me ha tirado para atrás a la hora de votar ha sido la desconexión de algunos sectores de IU con la ciencia e incluso la defensa de ciertas terapias alternativas.

    Muchos creen que oponerse a las farmacéuticas es oponerse al capitalismo y que comprar a BOIRON es mucho más… whatever… me sorprendía mucho, la verdad (y más aún cuando Gaspar Llamazares es médico). La propuesta deja claro que el futuro político o es científico, o no será. Me gusta.

    Enhorabuena por la iniciativa. Espero que siga adelante. Saludos.

  2. Jose Brox marzo 1, 2013 a 21:34 #

    Es una gran iniciativa Eparquio, mi enhorabuena para todos sus colaboradores.

    Tengo un par de sugerencias:

    1) Lo de “política científica” es ambiguo y se podría malinterpretar. Tal vez podríais cambiarlo a algo como “política de la ciencia”.

    2) Echo en falta la mención y la aparición, para mí obligada, del pensamiento crítico. Sin él es imposible, por ejemplo, distinguir la ciencia de la pseudociencia, y por muchas buenas intenciones y muchas horas que dediquen a informarse los encargados de desarrollar las estrategias de la política científica, si no cuentan, además de con la suficiente información, con el suficiente pensamiento crítico, entonces el barco invariablemente se escorará debido a las omnipresentes corrientes irracionales, más en un grupo tan plural y democrático como IU.

    Reitero mi enhorabuena y os deseo mucha suerte para llevarlo adelante. En mi opinión estáis haciendo de IU un partido más maduro y más apetecible para sectores de la izquierda que dudan precisamente de su racionalidad.

    Un abrazo,
    Jose Brox

  3. Antonio José Monforte marzo 3, 2013 a 2:12 #

    Espero que esta iniciativa prospere. Propongo alguna crítica constructiva que ya ha apuntado José Brox:
    1. Divulgar, dentro y fuera de Izquierda Unida, el conocimiento científico y tecnológico y sus aplicaciones y potenciar el razonamiento crítico.

    Me sobran las palabras relacionadas con el socialismo y el capitalismo, son posiciamientos pseudociencientíficos con escasa autocrítica. El razonamiento crítico es la postura progresiva definitiva, muy por encima de esos conceptos antiguos y dogmáticos. Con razonamiento crítico, el socialismo viene solo, pero con socialismo no viene necesariamente el razonamiento crítico (véase la URRS)

    Y la prueba del algodón, qué pensáis de los transgénicos?

    • eparquio
      eparquio marzo 3, 2013 a 2:16 #

      Estamos creando un Área de Ciencia en una organización política de izquierdas, en la que militamos porque es de izquierdas y defiende planteamientos ideológicos de izquierdas con los que nos identificamos. Las referencias a nuestro modelo político no sólo son necesarias, sino inevitables.

      Sobre el tema de los transgénicos, te copio la respuesta que te escribí en FB: todavía no hemos tomado una posición colectiva en ningún tema, ni siquiera se ha constituido el área. Si quieres saber la mía, creo que en ese debate (como en muchos otros) hay que diferenciar una tecnología del uso que se hace de ella o de cómo se gestiona. Estoy a favor de que se investigue y se produzca con semillas transgénicas, pero no de que las semillas (las transgénicas y las que no lo son) estén en manos mayoritariamente privadas. Y por supuesto, estoy en contra de la cantidad de información irracional que se difunde sobre este tema.

      Saludos.

      • Antonio José Monforte marzo 3, 2013 a 4:48 #

        Pienso (que no creo) que la actitud que debe ser la base de cualquier movimiento político es el pensamiento crítico con bases racionales. A partir de ahí puede surgir la izquierda, pero esa debe ser su base, la izquierda tradicionalmente ha sido dogmática, sin base crítica. Es tiempo de cambiarlo, porque si no lo cambiamos nosotros, nadie lo va acambiar, y es lo que tenemos que hacer si queremos ser la alternativa al sistema actual. El argumento que somos de izquiernas no me vale porque es ambiguo, ser escpético, crítico e inquistivo es más concreto. Esa debería ser la nueva izquierda. Sed valientes y apostad por un modelo de progreso sin dogmas del siglo pasado.

      • Andrés Estévez marzo 3, 2013 a 11:36 #

        Totalmente de acuerdo con la creación de esta área en Izquierda Unida.

        Ahora bien, en el caso particular de los transgénicos creo que, además de la investigación biológica no debemos descuidar otros aspectos, como el social y el económico (y no me refiero solo al control de grandes multinacionales). ¿Qué pasa si en una plantación se fumiga con productos para los que los cultivos transgénicos son resistentes? ¿Afecta esto a otros cultivos no transgénicos en campos cercanos que se verán afectados al llegar a ellos los mismos productos por ríos, acuíferos o simplemente por el aire?
        Tenemos que tener en cuenta que no se trata solamente de un modo de cultivo, sino de un modelo económico que incluye la investigación y comercialización. ¿Cómo es esto rentable? ¿Tiene sentido hablar de pequeñas plantaciones transgénicas? Si no, como hasta ahora, ¿cómo afecta a la biodiversidad? ¿Cómo afecta a una economía local que una plantación sea rentable solo si se realiza de manera latifundista? etc..

        En definitiva, veamos los transgénicos como una tecnología transversal y analicemos su impacto en todas las áreas.

  4. JOSE LUIS Ferreira marzo 3, 2013 a 11:08 #

    Enhorabuena, Eparquio, por tu lucha para que IU vaya descartando las pseudociencias al comprometerse con la ciencia. La propuesta sobre homeopatía y medicinas alternativas me parece ejemplar, pero esta sobre el área científica creo que puede estar mejor enfocada.

    Se hace un excesivo hincapié en el uso de la ciencia y la tecnología al servicio de un proyecto político. No niego que cualquier proyecto político use de la ciencia (por ejemplo, para organizar su sanidad o su red de telecomunicaciones), pero insistir solo en las aplicaciones al proyecto nos recuerda otros regímenes de dirigismo estatal que no queremos repetir. Una redacción más suave en los puntos 2 y 7 en este sentido y un punto añadido que dijera algo así como

    “Izquierda Unida promoverá la difusión de la ciencia y solo tendrá en cuenta propuestas políticas que no entren en contradicción con el conocimiento científico y sus aplicaciones.”

    En el punto 4 se requeriría un poco más de claridad. La socialización de la ciencia ¿no limitaría la libertad del investigador y las iniciativas privadas? Seguro que no se refiere a eso. Convendría aclarar de alguna manera que lo que se persigue es, por ejemplo, dedicar más recursos a estudiar enfermedades olvidadas. Supongo que queréis una redacción que cualquiera de fuera de IU pueda leer y entender y le permita acercarse a IU sin que la posibilidad de esas asociaciones le eche para atrás.

    Un saludo.

    • eparquio
      eparquio marzo 4, 2013 a 12:13 #

      Hola Jose Luís y gracias por el artículo y el comentario. Planteas un interesante debate que hemos tenido en muchas ocasiones y al que hago referencia más arriba: la diferencia entre la apuesta por la ciencia y el uso que de hacemos de ella. Como verás, la apuesta por la ciencia y el rechazo de la pseudociencia aparece explícitamente, así que en ese punto no creo que haya contradicción.

      En tu comentario te has referido a los puntos en los que se habla de cómo entendemos que se debe gestionar la ciencia desde la política, y entiendo que en ese punto pueda haber un debate, pero será necesariamente un debate político, no científico. Se puede apostar por la ciencia y plantear modelos de gestión que estén en las antípodas en función de la ideología, y en ese punto se ha hecho hincapié. No puedes olvidarte de que en el ámbito de IU el debate será más político que epistemológico.

      Por último, y sobre lo que comentas en tu artículo (http://todoloqueseaverdad.blogspot.com.es/2013/03/en-torno-las-propuestas-sobre-ciencia.html), el juego de cambiar “Izquierda Unida” por “Partido Conservador” sobre el papel es formalmente correcto, pero luego podríamos hacer el análisis real de si las políticas concretas que plantea cada organización conducen realmente a acercarnos a esos objetivos. El papel lo aguanta todo, la realidad no, y en este país tenemos bastantes pruebas de que se puede decir una cosa en el programa y luego hacer otra distinta. De cualquier manera, creo que es un debate necesario, incluso dentro de la propia IU. Precisamente por eso hemos entendido la necesidad imperiosa de poner en marcha el área. Muchas gracias y un saludo.

  5. Aitor ATuin abril 23, 2013 a 10:14 #

    Enhorabuena Eparquio!
    Que salga la cosa y a trabajar localmente, que habrá curro, eso lo sabemos.

    Que manía tienen algunos de hablar sobre el dogmatismo en la izquierda. Creo que la izquierda ha demostrado mucha autocrítica en el terreno político, propiciando escisiones, partidos nuevos, etc …. Otra cosa es que algunos entiendan que todo el que no comparte su opinión es dogmático.

    En el área científica, tenemos un problema, y fíjese si existe autocrítica (y mucho trabajo), que Eparquio desde dentro esta proponiendo, construyendo y cambiando.

    El objetivo de la ciencia es, servir a la humanidad, no olvidemos eso. Por eso es perfectamente lógico que una formación socialista la vea como el camino hacía sus objetivos sociales, el socialismo (socialismo científico que decía Engels, vaya). Acepto que alguien no quiera compartir esta visión socialista, pero que no vendan la moto de que el modelo científico actual es agnóstico, ya que es el sistema capitalista el que lo usa para desarrollar su modelo social, excel incluido.

Responder:

Gravatar Image

 caracteres disponibles