Preparen sus carteras, ha llegado el Día Internacional de la Felicidad

Todo el mundo al suelo, ha llegado el Día Internacional de la Felicidad. Durante las próximas 24 horas el bombardeo sonrisas, expresiones de buen rollo y canciones como ‘Happy’ de Pharrel Williams inundarán los informativos y las páginas de los diarios digitales. El #DíadelaFelicidad será “trending topic” en Twitter y sólo se hablará de la única cosa realmente importante en la vida.

 

Ten mucho cuidado. Si preguntas qué es la felicidad, acabarás con el sanbenito de amargado antes de que puedas reaccionar. Muchas personas no van a soportar que cuestiones su despiadada lucha por convertir la vida en un capítulo de los Teletubbies lleno de jolgorio y alegría. Trata de ocultar tu escepticismo y disimula saludando alegremente a los viandantes.

 

Si cuestionas la felicidad, te mirarán como un cenizo que sólo sabe fastidiar la vida a los demás. Pero lo que no te van a perdonar de ninguna manera es que propongas que todo esto de la felicidad no es más que un gran mito al que se han sumado las empresas y los gurús de la autoayuda para vendernos todo tipo de productos. No se te ocurra sugerir que cuando nos hablan de felicidad nos quedamos atontados, nuestro sentido crítico se desvanece y pagamos por lo que sea. ¿Qué mente perversa sería capaz de pensar que detrás de todo ese buen rollo no hay más que un puñado de publicistas intentando aumentar las cuentas de resultados de sus clientes?

 

No, amigos: las empresas se han propuesto mejorar nuestra vida y que seamos más felicidad. Aquí tienes algunos ejemplos.

Coca cola felicidad

Coca-Cola se preocupa por la felicidad, sobre todo de sus trabajadores.

Coca-Cola merece un comentario especial por ser la empresa que más se ocupa de nuestra felicidad. Ha creado el Instituto Coca-Cola de la Felicidad y su publicidad gira casi íntegramente alrededor de lo que los publicistas llaman el Factor F (Felicidad). Su interés por la felicidad es tan grande que aplicó un ERE y cerró su embotelladora en Fuenlabrada (Madrid) para que sus trabajadores tuvieran la oportunidad de venirse arriba con la sentencia de la Audiencia Nacional que obliga la obliga a readmitir a sus trabajadores. Coca-Cola aún ha decidido no ejecutar todavía la sentencia porque como te dirá cualquier experto, la espera hace que seamos más felices cuando logramos lo que deseamos.

Danone Felicidad Publicidad

Menos mal que Danone hizo su trabajo en los duros años del franquismo para que nuestras madres y padres fueran felices. ¿Quién necesita democracia teniendo un yogur?

 

Felicidad Seguros

Pocas cosas nos hacen más felices que los seguros, siempre a nuestro lado cuando nos hacen falta.

 

Chocolate Felicidad

¿Quieres hacer una campaña que te salga casi gratis y quedar bien? Pide a tus clientes que te envíen fotos sonrientes. No falla.

 

felicidad publicidad 5

Ya no se alimenta a personas, sino a sonrisas. Haces clic de buen rollo y calmas tu conciencia con un potito. Insuperable.

 

Ahorros Felicidad

No quiero ni imaginarme lo tristes que se pusieron los ahorros del Banco de Madrid que no volverán a ver a sus clientes.

 

felicidad publicidad 1

A ver si te ibas a creer que se puede ser feliz siendo feo.

 

Vacaciones Felicidad

Que no te engañen: la felicidad no se alcanza con un tarrito de compota, sino con una vacaciones de lujo y relax.

 

Ya lo has visto, no hay excusa para no ser feliz. Tienes refrescos, chocolatinas, actos solidarios, vacaciones de lujo, cremas hidratantes, gestores de ahorros, seguros para el coche y yogures. ¿Todavía no eres feliz? No pasa nada. Aprovechando la celebración del Día de la Felicidad, el diario El Mundo nos ofrece una colección de pequeños productos diseñados especialmente para que no pierdas ni un gramo de la costosa felicidad.

La felicidad está en las cosas pequeñas.

La felicidad está en las cosas pequeñas.

 

Ahora sí que no tienes excusa. Prepara tu cartera y lánzate a consumir alegremente. Todo sea por ser feliz.


25 Respuestas a “Preparen sus carteras, ha llegado el Día Internacional de la Felicidad”

  1. Isidoro Martínez marzo 20, 2015 a 11:53 #

    “Happy!!!! happy!!!!
    https://www.youtube.com/watch?v=D7eD1JZFvCY

  2. Ana marzo 20, 2015 a 22:14 #

    ¿Tú no quieres conseguir tus metas? ¿Tú no quieres seguir tus ideales? ¿Acaso no quieres sentirte unido a otros? ¿Acaso no quieres llevar una vida de la que te sientas orgulloso? Si la respuesta es “sí” a estas preguntas, tú quieres ser feliz igual que todo el mundo, así que más moderación en tus discursos porque sin darte cuenta puedes llegar al absurdo de negar la naturaleza humana, y lo peor, a ti mismo.

    • eparquio
      eparquio marzo 21, 2015 a 0:27 #

      Yo quiero que alguien me dé una definición de la felicidad y me explique cómo se mide, en lugar de decirme lo que quiero ser o hacer afirmaciones gratuitas sobre la naturaleza humana. No pido tanto.

  3. Andres marzo 21, 2015 a 1:26 #

    Ana, la felicidad en sí misma, no existe. Según el DRAE la felicidad 1. Es el complacerse por la obtención de un bien. 2. Satisfacción, gusto, contento. Lo que te puede causar satisfacción a ti puede ser amargo para otro. Hablas de conseguir metas, pues te recuerdo que una de las metas de Hitler era el exterminio al pueblo judío y dominar el mundo, ejm. Alcanzar la felicidad es un absurdo, repito la felicidad para ti, puede ser dolor para otro. Saludos

  4. Ana marzo 21, 2015 a 11:37 #

    No me hables de afirmaciones gratuitas que, tras leer algunos textos tuyos, te diré que es algo en lo que no puedo competir contigo (para enpezar, yo no te he dicho lo que quieres ser, por mucho que te empeñes en afirmarlo gratuitamente). En cuanto al tema, puedes esperar sentado a que el conocimiento vaya a ti, o puedes levantarte y ponerte a leer lo mucho que se ha escrito sobre el tema. Existen definiciones y aproximaciones desde la filosofía (Aristóteles, Kant, Schopenhauer y nuchos otros) y desde la psicología (Diener, Kahneman y muchos otros). Decir que nadie lo ha definido sólo demuestra ignorancia. Lo mismo se puede decir con respecto a su forma de medida. Hay muchas medidas de felicidas que son fiables y válidas y que cumplen con todos los criterios de la evaluación psicológica. Probablemente no serán perfectas, porque nada en la ciencia lo es, pero son igual de respetables que las medidas de personalidad (extraversión, locus de control, estilo de apego…etc )o las medidas clínicas. Todas miden constructos y gracias a esta forma de evaluación los psicólogos hemos avanzado mucho en muchos campos. Por cierto, lo que deprime a una persona es diferente de lo que deprime a otra y eso no invalida la medida de sintomatología depresiva.

    • eparquio
      eparquio marzo 21, 2015 a 11:45 #

      Ese es el problema cuando se aborda este tema. Siempre se habla, se habla y se habla, pero yo sólo te había pedido una definición de felicidad y una forma de medirla. Nunca llega la concreción. Quizá por eso el movimiento de la llamada Psicología Positiva sigue sin dar resultados serios después de más de 15 años de existencia. Es una pena que en lugar de abordar este tema con seriedad sigamos dando vueltas y vueltas para justificar que se siga haciendo negocio con palabreas como “felicidad”, “optimismo” y demás.

      Ojalá se escuchará de verdad lo que propone Kahneman, en lugar de seguir haciendo caja explicando en libros y talleres fraudes como el de Barbara Fredrickson, una de las gurús del gran negocio de vender esperanza. http://esmateria.com/2014/08/26/un-aficionado-desmonta-la-millonaria-industria-de-la-ciencia-de-la-felicidad/

  5. Ana marzo 21, 2015 a 13:26 #

    Más afirmaciones gratuitas, primero sobre la psicología positiva y luego sobre Fredrickson (que nunca ha propuesto una medida de felicidad). A mí me daría vergüenza hablar con tanta falta de rigor de un error puntual y llamarlo fraude (http://esmateria.com/2014/09/16/carta-la-directora-sobre-la-psicologia-positiva/)
    Pero vamos a lo importante, te pongo autores y dices que no concreto!! ¿Te tengo que leer los textos también?
    En fin, para los que no saben buscar en internet aquí dejo unos links:

    http://www.mentalhealthpromotion.net/resources/user-guide.pdf

    http://www.researchgate.net/profile/Raquel_Carvajal/publication/225596448_Ryffs_Six-factor_Model_of_Psychological_Well-being_A_Spanish_Exploration/links/0912f50c771ceddf9f000000.pdf

    http://greatergood.berkeley.edu/images/application_uploads/Diener-Subjective_Well-Being.pdf

    http://www.oecd.org/statistics/Guidelines%20on%20Measuring%20Subjective%20Well-being.pdf

    Suerte con la lectura!

    • eparquio
      eparquio marzo 23, 2015 a 15:05 #

      Gracias por los enlaces, Ana. Me gusta debatir sobre argumentos, no sobre acusaciones. De paso te diré que también me gusta debatir con personas que no se ocultan, ojalá en algún momento pueda saber con quién estoy charlando.

      Todos los enlaces que has puesto contienen el mismo error: hablan de felicidad pero luego ofrecen medidas de otro constructo llamado “Bienestar subjetivo”. Si lo que se mide es el bienestar subjetivo, entonces no tiene sentido usar la palabra felicidad. Claro, no tiene sentido si lo que uno quiere es ser riguroso, pero si uno quiere vender libros y talleres, hablar de “bienestar subjetivo” en lugar de “felicidad” no vende igual.

      Pero si hablamos de bienestar subjetivo, tenemos el mismo problema. ¿Es satisfacción con la vida? ¿Depende del logro de un objetivo, de sentirme bien, de ambas cosas o de otras ? ¿Si digo que me siento bien entonces estoy más feliz o soy más feliz? ¿Si digo que soy feliz es que estoy satisfecho con vida? Al final, parece que se quiere dar un barniz científico a algo que aún no lo tiene porque hay financiadores dispuestos a pagar bien a cambio de conseguir la respetabilidad de decirse “científico”. Por favor, si tienes algo más serio que esto, no dejes de pasarme los enlaces. Un saludo.

  6. Chema San Román S marzo 22, 2015 a 10:37 #

    Es curioso lo poco felizmente airados se ponen los profetas de la felicidad en cuanto se les cuestiona, igual que los magufos oye.

  7. Andres Perez marzo 22, 2015 a 12:35 #

    Ana:
    Los consumidores de Coca Cola y libros de Autoayuda en un 80% no han leído a Aristóteles, Kant, etc. y menos sus conceptos de felicidad.
    Es un absurdo comparar una palabra “Felicidad”, “dios”, “amor”, con toda la historia de la filosofía. Sería preguntar a los billones de consumidores de Coca Cola su concepto de dios, y obviamente sería distinta.
    Porque Aristóteles, Kant, o Stephen Hawking hayan publicado un concepto de dios etc. no quiere decir que sea el único, ese es ya un problema de la existencia humana (obvio).

    Para el común consumidor de una coca cola, en un anuncio de FELICIDAD, si se encuantra en un punto alejado del planeta, jamás sabrá que existe Kant, pero obvio otra vez, asocia tomarse una coca cola con sentirse bien, (bienestar).

    En internet circulan miles de frases de libros de autoayuda, glorificando a sus “autores”, cuando en realidad desconocen que es una frase copia de Aristóteles, Ovidio, etc.

  8. M. marzo 23, 2015 a 14:45 #

    “A ver si te ibas a creer que se puede ser feliz siendo feo”. Jaja. Me has sacado una sonrisa. Buenísimo como siempre, Eparquio. Yo he llegado a la conclusión de que la felicidad es subjetiva (que no voluntaria). Yo, ahora mismo, me considero una persona feliz después de años de batallar contra una depresión. En ese camino, por pura desesperación, llegué a probar las pseudociencias (algunas de ellas aplicadas por profesionales de la psicología). No me sirvieron de nada. Lo que me sirve es lo que tengo ahora. Pero me sirve A MÍ. Somos yo y mis circunstancias. Jamás le diría a nadie que esté pasando por lo que yo pasé que las depresiones se superan hiciendo lo que yo he hecho y hago. “Sigue mi ejemplo, que yo lo he superado así”. No. Porque no es verdad. No hay dos depresiones iguales por el simple hecho de que no hay dos vidas iguales. Por eso no existen los remedios universales, que es lo que te venden las pseudociencias y sus talleres. Por favor, que a mí un psicólogo me llegó a poner como “deberes” que me fuera a comprar potingues y ropa porque eso a las mujeres nos hace sentir bien. Más o menos en la línea de lo que critica tu entrada de hoy (consume y te sentirás bien). En fin, de acuerdo como siempre, Eparquio.

  9. JOSE MANUEL marzo 24, 2015 a 14:35 #

    Hola,
    No sé si me estoy metiendo en un jardín pero más allá de las discrepancias me alineo con el Sr Eparkio en cuanto al daño que puede causar el constructo felicidad. Y más allá de mandar links o bibliografía- que si la quereis la mando- está claro que lo que entendemos por felicidad es algo diferente a lo que entenderían nuestros abuelos si es que llegaban a formulárselo como lo hacemos nostros.
    Insisto,sin tirar de literatura, como psiquiatra, a veces percibo un malestar en las personas derivado de esa vivencia comparativa de que la felicidad está por ahí suelta, al alcance de la mano y yo soy el único pringado que no disfruto de la fiesta.
    Contra esos gurús y apologetas de esta falsa felicidad es contra los que yo también cargo por alentar unas expectativas a veces inalcanzables.
    Si mi situación familiar o economía está hecha trizas está bien dar esperanza pero en algunas ocasiones esta industria de la felicidad situa a sus destinatarios en tipos incapaces y culpabilizados por no conseguir lo que parece que está al alcance de todos.
    En fin disculpad el rollo y mucha felicidad para todos

    • JOSE MANUEL marzo 24, 2015 a 14:37 #

      Una corrección: Eparquio.

      Mis disculpas

    • M. marzo 24, 2015 a 16:32 #

      Me parece un razonamiento muy acertado.

  10. Ana marzo 25, 2015 a 10:15 #

    En diferentes tradiciones los términos difieren aunque el concepto sea básicamente el mismo. Aristóteles lo llamaba eudaimonia, y en USA se prefirió usar el término de bienestar subjetivo porque happiness en inglés tiene connotaciones más de estado de ánimo que de estado de satisfacción vital. El resto de preguntas que haces demuestran que quizá necesitas leer más. Para intentar generar confusión está bien, si eso es lo que pretendías, enhorabuena. Pero de barniz científico nada, eso es sencillamente mentir. O lo que es lo mismo, usar criterios ideológicos y emocionales para menospreciar una línea de investigación científica que lleva trabajando desde los años 80 (antes de que se pusiera de moda en los medios y en las editoriales).

  11. Ana marzo 25, 2015 a 10:32 #

    -Que estos últimos años ha habido una hiperinflación de felicidad en los medios. Muy de acuerdo. Pero eso es responsabilidad de las editoriales y de los medios (y en último término de la demanda de los lectores). La parte científica en general, y la psicología positiva en particular, han intentado que los mensajes sean acordes a los datos validados pero obviamente se han colado muchos aprovechados que los medios y las editoriales no ha sabido o no han querido filtrar, entre ellos, los Punset y compañia. Las marcas también lo han intentado aprovechar para su propio interés. Pero hay que saber matizar, mientras que unos tienen un objetivo egoísta, otros pretenden poner sensatez y que la población tenga datos fiables sobre la felicidad.
    -Que eso ha podido generar estrés y malestar en algunas personas. También de acuerdo. Pero seamos justos, también habrá ayudado a muchas personas que antes buscaban la felicidad en las cosas materiales y ahora saben que la gratitud, el sentido vital o las relaciones personales son más determinantes para la felicidad que un mejor coche. No todo es blanco o negro.
    En resumen, meter a todos en el mismo saco solo beneficia a los gurús, y por supuesto, beneficia también al que hace la crítica despiadada que se siente mucho mejor tras hacer una crítica fácil y sin matices. Pero al final es un error, porque la mejor forma de combatir a la autoayuda vacía y engañosa es sustituirla por ciencia, y hoy por hoy, la psicología positiva es el único actor que, con más o menos acierto, está intentando hacer eso. Saludos!

    • eparquio
      eparquio abril 4, 2015 a 13:50 #

      Los promotores de la Psicología Positiva son los que legitiman la estrategia de la industria haciendo pasar por ciencia los mensajes positivos que nos venden. Todavía estoy esperando una definición de felicidad y una medida objetiva que justifique la colaboración de algunos de los más destacados investigadores de este movimiento con instituciones como, por ejemplo, el Instituto Coca Cola de la Felicidad. A ver si va a ser que no la tienen y que detrás de tanta palabrería no hay más que un interés económico.

  12. Ana marzo 31, 2015 a 16:07 #

    El proceso de moderación es muuuuy leeeento, estoy agotada…

  13. Ana abril 2, 2015 a 21:20 #

    No entiendo porqué no aparecen los mensajes, me estoy cabreando…

    • eparquio
      eparquio abril 4, 2015 a 13:58 #

      Querida Ana, te voy a dar una explicación que no te tendría que darte. Los mensajes están moderados porque si a alguien se le ocurre insultar, injuriar o amenazar a otra persona (como ya ha pasado) en mi blog, yo sería el responsable legal. También porque no voy a permitir que venga nadie aquí a hacer eso conmigo, como también ocurre a veces.

      Los comentarios los modero cuando tengo tiempo y me apetece. Si quieres que su publicación sea inmediata, estaría encantado de que me pagaras una parte del sueldo. Hasta entonces, te aconsejo humildemente que para manejar tu cabreo practiques alguna de esas técnicas de la Psicología Positiva que prometen aumentar las “fortalezas” y mejorar el estado de ánimo, o al menos eso es lo que dicen. Seguro que como tú sabes más de eso que yo. Good Vibes!

  14. ANGEL abril 2, 2015 a 21:46 #

    Comparto la postura de Eparquio, finalmente el concepto de felicidad es uno de los temas inagotables para la filosofía, y está más allá de nuestros modestos esfuerzos lograr un consenso inmediato respecto a su definición. Lo que sí es evidente es que en nuestra globalizada sociedad mercantil, en las últimas décadas la palabra ha sido una especie de mercancía que genera jugosas ganancias gracias a muchos incautos. La venta de la “llave de la felicidad” beneficia a charlatanes cuya “felicidad” se mide en sus bolsillos. Termino con la respuesta del escritor mexicano José Revueltas, a un periodista que le preguntó, en la recta final de su vida, ¿Ha sido feliz?, a lo que el viejo sabio simplemente respondió: he vivido una plena, con todas sus contradicciones…

Trackbacks/Pingbacks:

  1. La pseudociencia se cuela en 18 universidades este verano - junio 2, 2016

    […] Dejando atrás la adivinación, pero centrándonos en lo divino, la Universidad Complutense de Madrid ofrece un llamativo curso que lleva por título Fe en Dios creador: ciencia y ecología en el siglo XXI. En él habrá charlas sobre "celebración bíblica y cosmología física" o "La relación del hombre con la tierra y el cosmos a la luz de Dios Creador" (sic). La institución acoge otro curso que, sin llegar a ser calificado como pseudociencia, sí abraza principios discutibles como el pensamiento positivo y la felicidad, ámbito criticado por psicólogos como Eparquio Delgado. […]

  2. No es sólo Málaga: la pseudociencia se cuela en 17 universidades más este verano – Tecnologia - junio 2, 2016

    […] Dejando atrás la adivinación, pero centrándonos en lo divino, la Universidad Complutense de Madrid ofrece un llamativo curso que lleva por título Fe en Dios creador: ciencia y ecología en el siglo XXI. En él habrá charlas sobre “celebración bíblica y cosmología física” o “La relación del hombre con la tierra y el cosmos a la luz de Dios Creador” (sic). La institución acoge otro curso que, sin llegar a ser calificado como pseudociencia, sí abraza principios discutibles como el pensamiento positivo y la felicidad, ámbito criticado por psicólogos como Eparquio Delgado. […]

  3. No es sólo Málaga: la pseudociencia se cuela en 17 universidades más este verano | HTC Mini - Aplicaciones para tu dispositivo Móvil - junio 2, 2016

    […] Dejando atrás la adivinación, no obstante centrándonos en lo divino, la Universidad Complutense de Madrid proporciona un llamativo curso que lleva por título Fe en Todopoderoso creador: ciencia y ecología en el siglo XXI. En él habrá conversaciones sobre “celebración bíblica y cosmología física” o “La relación del hombre con la tierra y el cosmos a la luz de Todopoderoso Creador” (sic). La institución acoge otro curso que, sin llegar a ser calificado como pseudociencia, sí abraza principios discutibles como el pensamiento positivo y la felicidad, ámbito criticado por psicólogos como Eparquio Delgado. […]

  4. No es sólo Málaga: la pseudociencia se cuela en 17 universidades más este verano - Smart.cl - Smart Systems Ltda. - junio 2, 2016

    […] Dejando atrás la adivinación, pero centrándonos en lo divino, la Universidad Complutense de Madrid ofrece un llamativo curso que lleva por título Fe en Dios creador: ciencia y ecología en el siglo XXI. En él habrá charlas sobre “celebración bíblica y cosmología física” o “La relación del hombre con la tierra y el cosmos a la luz de Dios Creador” (sic). La institución acoge otro curso que, sin llegar a ser calificado como pseudociencia, sí abraza principios discutibles como el pensamiento positivo y la felicidad, ámbito criticado por psicólogos como Eparquio Delgado. […]

Responder:

Gravatar Image

 caracteres disponibles