Los libros de autoayuda, ¡vaya timo! Entrevista en La Mecánica del Caracol de Radio Euskadi

El pasado viernes estuve en el programa La mecánica del caracol de Radio Euskadi hablando sobre autoayuda, expertos y más. Fueron 20 minutos en los que Eva Caballero y un servidor desentrañamos Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!. Aquí les dejo la entrevista, espero que les guste.


EFT®, la pseudoterapia de la monja Forcades

No hay nada como tener varios artículos en marcha y que aparezca algo tan escandaloso que no pueda pasar sin comentarlo. Ayer por la tarde, Carlos Nz me contaba que en la edición del Telediario de las 15 horas aparecía una información un poco extraña. La noticia hablaba de que algunas compañías aéreas ofrecen cursos para superar el miedo a volar en avión. En este reportaje, aparecía un presunto psicólogo explicando que utiliza una “terapia” (ver a partir del minuto 32:04) que consiste en dar unos golpecitos en ciertas zonas del cuerpo del paciente. Supuestamente, estos golpecitos liberan las “energías” y permiten que los síntomas desaparezcan (en este caso, el miedo a viajar en avión). Todo esto suena un poco raro. ¿Quieren saber de qué se trata?

 

 

LA EFT® O TERAPIA DE LIBERACIÓN EMOCIONAL

 

Lo que este psicólogo estaba enseñando es una terapia pseudocientífica denominada EFT®, por sus siglas en inglés. Esta terapia, que parte de los mismos supuestos que otras pseudoterapias como la acupuntura y la digitopuntura, consiste en ir golpeando o masajeando ciertos puntos del paciente mientras se centra en un recuerdo traumático concreto.

 

Al igual que la acupuntura, la EFT® supone que existen unos meridianos a lo largo del cuerpo por los que fluye una especie de flujo etéreo al que llaman energía. Cuando esa energía está equilibrada, eso provoca un estado de bienestar, pero cuando existe un exceso, un bloqueo o una deficiencia de energía, aparecen síntomas somáticos y emocionales. Al golpear o masajear ciertos puntos que se encuentran a lo largo de esos meridianos, la energía se vuelve a equilibrar, desapareciendo los síntomas.

 

Según sus defensores, la EFT® pertenece a las llamadas Terapias Psicoenergéticas, que no es más que una rama pseudocientífica de la psicología sin ninguna evidencia. Aunque ellos insisten en su eficacia (hasta un 80% de pruebas clínicas, dicen), no hay evidencia de que existan esos meridianos ni de que sirva para tratar ningún problema de salud física o mental. Por si fuera poco, se la considera una técnica de autoayuda, aunque hasta donde yo sé, lo habitual es que te golpee otra persona. Es importante señalar que el procedimiento consiste en que la persona hable de su trauma mientras recibe la intervención, como veremos más adelante.

La EFT@ consiste en golpear ciertos puntos, al igual que en la acupuntura se clavan agujas

La EFT@ consiste en golpear ciertos puntos, al igual que en la acupuntura se clavan agujas

 

¿USOS EN TERAPIA PSICOLÓGICA?

 

En alguna página web he encontrado a “profesionales” de la EFT® que afirman que es utilizada en terapia psicológica. Incluso llegan a afirmar que

 

Muchos profesionales incorporan fácilmente EFT en sus respectivas modalidades de sanación: Enfermeras, médicos alópatas y alternativos, psicólogos, masajistas psiquiatras, dentistas, terapeutas, quiroprácticos, nutricionistas, consejeros de salud, trabajadores sociales, educadores y maestros, hipnoterapistas, reflexólogos, maestros de Reiki, sanadores espirituales y energéticos, ministros y sacerdotes.

 

Atención a la lista. Este señor junta a psicólogos, dentistas y psiquiatras (entre otros) con reflexólogos, maestros de Reiki y sacerdotes. Por la parte que me toca como psicólogo, algo estaremos haciendo mal para que se nos asocie con toda esa charlatanería.

No es ciencia. Es magia.

No es ciencia. Es magia.

 

La EFT® no se utiliza en terapia psicológica. El Código Deontológico del Psicólogo exige al menos en 6 artículos (Artículos 6, 14, 18, 21, 22 y 33) que la práctica de los profesionales de la psicología debe guiarse por la evidencia científica disponible. Utilizar la EFT® en la práctica clínica supone una violación fragante de varios de estos artículos y el profesional debería ser sancionado. No hay vuelta de hoja. No vale con decir que “hay que utilizar cualquier cosa que le pueda servir a la persona”, llevando la práctica profesional a un eclecticismo mal entendido. Si no seguimos una praxis basada en la evidencia, entonces todo vale: desde la homeopatía a la brujería (valga la redundancia). Podríamos decirle a alguien que se compre una amatista o que utilice ropa de color rojo cuando se sienta deprimido. Lo peor es que estas cosas pasan, y más habitualmente de lo que se piensa.

 

Muchos profesionales de la psicología practican pseudociencias, esto es un hecho. Es fácil encontrar a psicólogos/as que utilizan Flores de Bach, Constelaciones familiares (que explico en esta charla), Grafología, PNL y otras pseudoterapias (esta clínica que hace PNL presume, además, de haber aparecido en algunos de los medios de comunicación más grandes de este país). Y eso por no hablar de los que ofrecen técnicas que sí han demostrado ser eficaces para ciertos problemas, como ocurre con el llamado mindfulness y la EMDR® (de la que hablaré más detenidamente próximamente), pero ofertándolas como avaladas para todo tipo de problemas físicos y psicológicos. Creo que es obligación de los profesionales de la psicología denunciar estas prácticas que desvirtúan nuestro trabajo para defender a rigurosidad con la que cuentan las intervenciones psicológicas recogidas en las guías de tratamientos eficaces. Si no lo hacemos, no nos quejemos luego cuando ciertas personas dicen que la psicología es una pseudociencia.

 

PERO… ¿PODRÍA FUNCIONAL LA EFT®?

 

Desde que conocemos fenómenos como el efecto placebo y la regresión a la media y entendemos mejor la ilusión de causalidad, sabemos que el “a mí me funciona” no es un criterio válido para decidir realmente si una intervención dirigida a tratar un problema de salud es eficaz. Porque es posible que una personas se sienta mejor al acudir a una terapia o tomar un supuesto medicamento y que no se deba a la terapia, sino a que el problema ha desaparecido por sí sólo como lo habría hecho igualmente y/o a que la persona ha hecho otras cosas que son lo que realmente le ha mejorado. E incluso puede ser que se deba a la sugestión, sobre todo cuando hablamos de problemas emocionales. Por cierto, no estoy en contra de utilizar la sugestión, pero siempre informando al paciente que va a ser sugestión y no otra cosa, y que esta no ha demostrado por sí misma ser eficaz para ningún problema psicológico. Por esta razón, la hipnoterapia es una pseudociencia, pero no así el uso de la hipnosis clínica acompañando algunas terapias psicológicas o para la reducción del dolor (más información sobre hipnosis clínica aquí)

 

¿Neurolingüística? ¿Alergias? ¿¿CÁNCER?? NO. Simplemente ESTAFA.

¿Neurolingüística? ¿Alergias? ¿¿CÁNCER?? NO. Simplemente ESTAFA.

 

Pero a lo que íbamos. Resulta que la EFT® sí que podría funcionar porque exige al paciente exponerse al relato de sus propios recuerdos traumáticos o aquellas situaciones que le están haciendo sufrir. Como ya sabemos, la exposición a las situaciones temidas, que incluyen el propio relato del acontecimiento, es una técnica de elección para tratar los pensamientos intrusivos, los flashbacks, los miedos asociados al trauma, pánico y evitaciones y la ansiedad general. Ese elemento de exposición es el que se da también en la EFT® y podría explicar que muchos casos pudieran mejorar sus síntomas.

 

Con esta última consideración, cualquier podría pensar: “Pues bien, si funciona se puede utilizar, aunque no sea por los golpecitos sino por la exposición”. Este argumento parece razonable, pero no lo es por varios motivos. En primer lugar, porque esta terapia puede ser utilizada por cualquiera sin formación en psicología, mientras que un psicólogo no puede (o no debería si sigue el Código Dentológico), lo que expone al paciente a una persona sin la capacitación profesional adecuada para tratar problemas de salud. En segundo lugar, porque nada garantiza que en la aplicación de la EFT® ser realice una exposición correcta, algo fundamental para que sea verdaderamente eficaz. Es posible que en unos casos sea así y en otros no. En tercer lugar, porque no tiene sentido seguir dando golpecitos a la persona, ya que estos no aportan nada a la intervención. Y en cuarto lugar, porque estoy en contra de la utilización de terapias, por más que tengan evidencias, que sean marca registrada. Hablaré de esto en el artículo sobre la EMDR®.

 

PSEUDOCIENCIA EN LOS MEDIOS

No se puede hacer nada con el hecho de que ciertas figuras públicas utilicen la EFT®, como ocurre con la famosa monja Teresa Forcades, que oferta talleres al precio de 155 € por persona. No es de recibo que los medios den cobertura a “informaciones” como estaesta y esta, y que continuamente encontremos todo tipo de charlatanerías en las grandes cadenas de televisión y radio (hay programas como “Las mañanas de la 1” de TVE que son reincidentes). Debemos exigir a estos medios que sean rigurosos en sus informaciones sobre salud (realmente tenemos que exigir que exista ese rigor cuando hablen de cualquier tema, pero ya se sabe), porque pueden estar poniendo en riesgo a las personas que crean en su eficacia “porque salió en el Telediario”. Y luego, a ver quien paga las consecuencias.

NOTA: Si te ha gustado, puedes ayudar a difundirlo aquí. ¡Gracias!

La medida más importante hasta la fecha contra el fraude farmacéutico

Si hay un libro fundamental para introducirse en el mundo de las luchas contra la charlatanerías, ese es Mala Ciencia, de Ben Goldacre. A lo largo de sus 16 capítulos, el autor nos explica cómo saber si un tratamiento es eficaz, los errores que cometen muchos periodistas al comunicar los resultados científicos y hace un repaso por las más variopintas supercherías, desde las cremas antienvejecimiento a la “gimnasia cerebral” (Brain Gym®) y la homeopatía. Sin duda alguna, uno de los libros imprescindibles que todo el mundo debería leer.

Mala ciencia, por Ben Goldacre

Mala ciencia, por Ben Goldacre

 

Tras el enorme éxito de Mala Ciencia, Goldacre se lazó a por otro de los asuntos fundamentales en lo que a la salud de las personas se refiere: el funcionamiento de industria farmacéutica. En 2013 vio la luz Mala Farma, un libro más denso y menos entretenido que el anterior pero en la misma senda de rigor y combatividad. Mala Farma es un repaso exhaustivo a los abusos de la industria, que fueron recogidos por su momento por Antonio Martínez Ron en este fabuloso artículo en forma de decálogo:

  1. El 90% de los ensayos clínicos publicados son patrocinados por la industria farmacéutica
  2. Los resultados negativos se ocultan sistemáticamente a la sociedad
  3. Las farmacéuticas manipulan o maquillan los resultados de los ensayos
  4. Los resultados no son replicables
  5. Los comités de ética y reguladores nos han fallado
  6. Se prescriben a niños medicamentos que sólo tienen autorización para adultos
  7. Se realizan ensayos clínicos con los grupos más desfavorecidos
  8. Se producen conflictos de intereses
  9. La industria distorsiona las creencias de los médicos y sustituyen las pruebas por el marketing
  10. Los criterios para aprobar medicamentos son un coladero
Mala farma

Mala farma

 

¿PODEMOS FIARNOS DE LO QUE COMPRAMOS EN LA FARMACIA?

 

Si uno lee sin prejuicios el libro Mala Farma, entiende que lo que plantea Goldacre no tiene nada que ver con ese planteamiento falaz y maniqueo tan defendido por los amantes de las pseudomedicinas de que “la industria farmacéutica es mala, por tanto hay que defender las terapias alternativas”. Tanto en el primer libro como en el segundo, el autor deja bien claro que la sanidad debe apoyarse en la ciencia, y que todo lo que pretenda pasar por científico sin serlo es simple y llanamente un fraude. En ese sentido, no deja duda de su rechazo a las terapias pseudocientíficas. Sin embargo, defender una sanidad que se apoye en las pruebas científicas implica denunciar sin tapujos los abusos que se cometen desde la industria, que ponen en peligro la salud de las personas y que minan la confianza de los pacientes y profesionales sanitarios con respecto a los medicamentos y las terapias basadas en la evidencia.

 

Para poder fiarnos de lo que compramos en la farmacia, necesitamos tener la garantía de que todo lo que allí se vende ha demostrado ser eficaz para tratar nuestros problemas de salud, y que los posibles efectos adversos de cada producto sean conocidos y estén muy por debajo de sus beneficios terapéuticos. En esta línea, el autor reivindica como tesis principal del libro que todos los ensayos clínicos deben ser estar publicados y ser públicos. Si se ocultan los resultados negativos o se maquillan los datos, se puede hacer creer a los profesionales que un determinado fármaco es eficaz cuando no lo es. Imaginen que tiro una moneda al aire pero sólo la muestro cuando sale cara. Eso podría hacer pensar que la probabilidad de que salga cara es mucho mayor que su reverso, cuando realmente no es así. Ocultar información supone un fraude de dimensiones colosales que mina la confianza de la gente ante la medicina científica y supone un argumento muy fácil para los charlatanes que pretenden hacer pasar sus procedimientos por remedios eficaces.

 

Pero es que, además, la no publicación de ciertos estudios no sólo distorsiona la información sobre su supuesta eficacia, sino que puede limitar el conocimiento sobre los efectos adversos de un fármaco y poner en peligro la salud de muchas personas. Queremos confiar en la medicina y, en general, en las profesiones sanitarias, porque sabemos que lo que no cuenta con pruebas, no va a ninguna parte. Pero para ello necesitamos transparencia. Por supuesto, esta no es la única medida necesaria para regular a la industria farmacéutica, pero es un paso imprescindible.

¿Sabemos realmente qué eficacia tiene todo lo que se vende en una farmacia?

¿Sabemos realmente qué eficacia tiene todo lo que se vende en una farmacia?

 

LA CAMPAÑA “ALL TRIALS” Y LA GRAN NOTICIA

 

A raíz de la publicación de Mala Farma, se puso en marcha la plataforma “All Trials”, encabezada por Ben Goldacre. Su objetivo principal se explica claramente en la portada de su web:

 

Ha llegado el momento de que todos los ensayos clínicos sean publicados. Los pacientes, investigadores, farmacéuticos, doctores y entidades reguladoras de todo el mundo se verán beneficiados con la publicación de resultados de los ensayos clínicos. Estés dónde estés, por favor, firma la petición.

Existen miles de ensayos clínicos cuyos resultados aún no se conocen, muchos de los cuáles ni siquiera han sido registrados.

La información sobre qué se ha hecho y qué se ha encontrado en estos ensayos podría perderse para siempre para los médicos e investigadores, lo que conllevará decisiones equivocadas sobre tratamientos, la pérdida de oportunidades para mejorar la medicina actual, y la repetición de ensayos de forma innecesaria.

Todos los ensayos pasados y presentes deben registrarse, dando a conocer de forma completa los métodos llevados a cabo así como los resultados obtenidos.

Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos, entidades reguladoras y grupos de investigación para que tomen medidas que permitan alcanzar este objetivo.

All Trials: Todos los ensayos registrados, todos los resultados informados

All Trials: Todos los ensayos registrados, todos los resultados informados

Pues bien. Esta semana hemos conocido una gran noticia: el Parlamento Europeo, siguiendo el modelo de clinicaltrials.gov, dispondrá de una web pública con toda la información sobre los informes clínicos sobre las investigaciones, independientemente de que sirvan como apoyo a la comercialización de un fármaco o cuando el ensayo ya sido retirado.

 

El alcance de esta resolución dependerá de cómo se desarrolle, de la cuantía de las multas previstas (recordemos, por ejemplo, que muchas veces la publicidad engañosa resulta un buen negocio para sus promotores porque las sanciones son ridículas en comparación con sus beneficios, como ocurrió con la famosa Power Balance) y de lo diligentes que sean las autoridades europeas a la hora de hacerlo cumplir. Tal y como ha sido aprobada, tampoco acaba de raíz con el problema de la ocultación de información: sólo se aplica a los ensayos clínicos realizados en la UE y no obliga a publicar los estudios realizados hasta la fecha, lo que supone una limitación importante.

 

Pero, a pesar de estas limitaciones,  la aprobación de esta resolución es un gran paso. Por fin, tanto los pacientes como los profesionales sanitarios podremos contar a partir de ahora con una información mucho más completa sobre los fármacos que salgan al mercado, lo que supone un gran avance en materia sanitaria. Gracias a la iniciativa “All Trials”, a la que nos hemos sumado organizaciones sanitarias, organismos públicos de salud, revistas científicas, profesionales sanitarios y personas independientes, se ha dado un paso necesario para acabar con las dudas que puedan surgir sobre la eficacia y la seguridad de los medicamentos. Todvía faltan mucho, como podemos comprobar siguiendo el decálogo anterior, pero vamos en la buena dirección.

 

Si te ha gustado, puedes ayudar a difundirlo aquí. ¡Gracias!

Los libros de autoayuda, ¡vaya timo! Entrevista en Gente Radio

Esta mañana estuve en Gente Radio, la antigua casa de nuestro podcast de psicología y neurociencia, Conexiones en Red. Esta vez me puse al otro lado de la mesa para destripar  “Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!” con Cande Gómez durante unos veinte minutos. La conversación sobre el libro a micrófono cerrado se dejó notar durante la conversación, como podrán comprobar. Pero no estuvo mal.

Nota mental: aprender a ponerme los auriculares sin parecer un Snorkel.

Hablando sobre "Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!" en Gente Radio

Hablando sobre “Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!” en Gente Radio

Puedes escuchar la entrevista en el reproductor. Si no puedes verlo, quizá tenga que ver con el AdBlock. Prueba a desactivarlo.

Los libros de autoayuda, ¡vaya timo! Entrevista en “Galaxias y Centellas” de RTVC

El pasado domingo 16 de marzo estuve con Juanjo Martín en el programa Galaxias y Centellas de Radio Televisión Canaria hablando sobre “Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!” en el que hicimos un repaso por algunos de los temas que aborda el libro. Pueden escucharla en el siguiente podcast a partir del minuto 12:00.

Página 9 de 21« Primera...«7891011»20...Última »