No te dejes convencer por los vendedores de humo

Antología de actividades insultantes para conmemorar el Día Internacional de la Mujer

Como cada 8 de marzo, las Áreas de la Mujer e Igualdad de los ayuntamientos preparan actividades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Hasta hace poco, se ha atribuido esta fecha a la muerte de más de 140 mujeres en un incendio provocado por el dueño de la fábrica textil Triangle Shirtwaist durante una protesta en la que reivindicaban derechos laborales. Sin embargo, el verdadero origen hay que situarlo un año antes, cuando la militante socialista Clara Zetkin consiguió que la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague aprobara la celebración del Día de la Mujer para la lucha por la igualdad. La fecha definitiva del 8 de marzo vendría de la mano de la Revolución Rusa en 1917.

Sello con la imagen de Clara Zetkin

El 8 de marzo es una fecha para analizar los avances en derechos logrados por el movimiento feminista hasta el momento, plantear los nuevos retos y reconocer a las mujeres que con su lucha han denunciado la desigualdad en todos los ámbitos y a aquellas pioneras que con su ejemplo llevaron a las mujeres a espacios donde habían sido vetadas hasta el momento. Sin embargo, la institucionalización del Día de la Mujer parece haber relegado al olvido (inocente o no) el aspecto reivindicativo de este día, convirtiéndolo en excusa para la celebración de actividades que en lugar de exigir más derechos e igualdad de oportunidades, escarnecen e infantilizan a las mujeres hasta niveles insultantes. Y lo peor es que en la mayoría de los ayuntamientos son las propias profesionales de Áreas de la Mujer las que organizan estas actividades, demostrando una absoluta falta de perspectiva de género y hasta de sentido común. Vamos a echar una ojeada a algunas acciones que podemos encontrar en este Día Internacional de la Mujer en varios ayuntamientos de España, gobernados por partidos a los que algunos les suponen diferencias en el color político. Por cierto, los ejemplos los he ido sacando por el orden en que aparecían al hacer las búsquedas en Google y en la página del Instituto de Canario de Igualdad, que es la que tengo más a mano.

TALLERES DE RISOTERAPIA Y OTROS ENTRETENIMIENTOS

Está claro que el principal problema que tienen las mujeres de este país es que ríen poco. Menos mal que las Áreas de la Mujer de algunos ayuntamientos españoles se han puesto de acuerdo organizando talleres de «risoterapia» para que puedan desestresarse y pasar un buen rato. Como podrán suponer, a mí no me parece nada mal que se organicen actividades lúdicas y de entretenimiento dirigidas a las mujeres, lo que me pregunto es POR QUÉ EL 8 DE MARZO. ¿Es que no hay suficientes días que  tienen que convertir una jornada reivindicativa en un día de fiesta y repetir año tras año una actividad que en muchas ocasiones roza el infantilismo? Y digo entretenimiento porque de terapia nada de nada, a ver si se van a creer que pasar una hora al año riendo sirve para mejorar algún aspecto de salud, más aún cuando las participantes pueden tener una situación vital que no invita precisamente al jolgorio. Tenemos algunos ejemplos en Valsequillo, Guía de Isora, Granada, Tudela o Portugalete.

Los talleres de «risoterapia» romperán el techo de cristal

 

Pero la diversión no acaba aquí. Para este 8 de Marzo tenemos entretenimiento a raudales: Bailes Caribeños, Taller de Danzas del Mundo, Noche de Boleros, Bailoterapia o una Gala Musical. Quien no disfruta es porque no quiere.

LA PSICOLOGIZACIÓN DE LA REIVINDICACIÓN

Si los talleres de “risoterapia” nos pueden hacer pensar que los problemas de las mujeres se reducen a que ríen poco (sin que dado el caso, parezcan importar realmente las causas), las actividades “psicológicas” del Día de la Mujer son la prueba definitiva de que por fin se han hecho realidad las reivindicaciones históricas del movimiento feminista. Pocos ayuntamientos se resisten a incluir entre sus actividades conferencias o talleres dirigidos a mejorar la autoestima de las mujeres, ejercicios para cuidar la mente, desarrollo personal y otras cuestiones. La presencia de actividades de tipo psicológico es una constante en los programas del 8 de marzo de los ayuntamientos, en una tendencia a la psicologización de la realidad que resulta alarmante. El Día de la Mujer tendría que ser un día para analizar, informar y concienciar sobre la desigualdad y sus causas, con el fin de propiciar la organización y la movilización de todas las personas en la reivindicación de los derechos de las mujeres. En su lugar, las Áreas de la Mujer (y muchas asociaciones y ONG) centran sus actividades en las propias mujeres buscando mejorar su autoestima y su bienestar personal, asumiendo un enfoque  por el que «lo que uno siente» es más importante que la propia realidad. Casi todos los ayuntamientos tienen actividades en esta línea, aquí pueden ver las organizadas en San Miguel de Abona, Jumilla, Mejorada del Campo  o Frailes.

¿Y si concienciamos a las mujeres para defender sus derechos? ¿Eso no aumenta su autoestima?

¿Centrarse en los factores socioeconómicos e ideológicos de la desigualdad? ¡Eso es de antisistema! El tan cacareado “empoderamiento” que pretendía aumentar la conciencia de las mujeres sobre su propia capacidad para cambiar la realidad ha dado paso a otro tipo de de carácter individualista que pretende buscar la felicidad “dentro de uno/a mismo” . Y alguno/a habrá que dirá “¡pero si tú eres psicólogo!” como si tuviera que asentir con lo que tanta gente hace en el nombre de esta profesión. No se equivoquen.

PSEUDOCIENCIA EN LUGAR DE FEMINISMO

Pero pongamos que bajamos el listón y aceptamos que no está mal que haya actividades de entretenimiento o de autoestima el Día Internacional de la Mujer, que al fin y al cabo el género es una cuestión transversal y se puede enfocar desde cualquier ámbito más allá del significado histórico de la fecha. Cuando las actividades arriba descritas casi habían dejado de ser un problema, comienza lo mejor. Resulta que muchos de los organismos (público y privados) que realizan actividades el 8 de marzo deben considerar que las mujeres no son demasiado inteligentes, que en el mejor de los casos se les puede enseñar conocimientos básicos para el mantenimiento del vehículo pero no pasemos de ahí, no sea que acaben desorientadas. ¿Para qué explicar ciencia a las mujeres? Nada de conferencias de divulgación que les aporten conocimientos científicos y les permitan mejorar su pensamiento crítico.

Si los talleres de “risoterapia” no son suficientes para seguir tratando a las mujeres como menores de edad, algunas Áreas de la Mujer rematan la faena organizando todo tipo de talleres y charlas dirigidas a fomentar la superstición y la desinformación. Muchos ayuntamientos convierten el Día Internacional de la Mujer en una feria donde se da cita una amplia gama de terapias “alternativas” basadas en presupuestos mágicos y pseudocientíficos, donde  chamanes y “vendehumo” de toda calaña divulgan sus supuestos métodos de curación (aunque suelen preferir el término “sanación”, tan vago como la evidencia de sus artes “ancestrales”) en talleres financiados con nuestros impuestos. Es dantesco comprobar cómo no se trata de algo excepcional. Sin ir más lejos, este 8 de marzo encontramos Shiatsu, Biodanza, Arenoterapia, Yoga, Ungüentos naturales y más Biodanza (se ve que está de moda porque aparece en al menos cuatro lugares distintos de Canarias).

Por todo el mundo se asocia a la mujer con la pseudociencia y lo «natural»

 

Sí amigos/as. Décadas de lucha contra la Iglesia Católica porque alejaba a las mujeres del conocimiento y el pensamiento crítico y nos encontramos que en pleno siglo XXI son las asociaciones (financiadas en muchos casos con fondos públicos) y las propias Áreas de la Mujer las que se afanan en relegar a las mujeres al oscurantismo y la magia, amén de la publicidad que supone para estos “terapeutas”. Y eso sin tener en cuenta el posible peligro de que haya quien retrase un tratamiento eficaz para tratar su enfermedad por utilizar estos procedimientos. Al fin y al cabo, si un ayuntamiento organiza un curso de Flores de Bach será porque funciona, ¿verdad?

 

Podría seguir, pero si les ha indignado lo que han visto hasta ahora, mejor no hablarles de los talleres de limpieza facial, maquillado exprés, manicura, cuidado de las manos y de la piel y elaboración de jabones  porque alguien podría pensar que estoy haciendo sangre con el tema, y nada más lejos de eso. Quiero decir que lo que aquí he puesto es una muestra de lo que he encontrado en una ojeada rápida. Les invito a buscar las actividades que organiza su propio municipio para que descubran que no se trata de algo puntual, sino de toda una concepción ideológica que ha fagocitado el sentido inicial del Día Internacional de la Mujer.

 

Por último, es de justicia felicitar a las profesionales y políticas de muchos ayuntamientos que sí han entendido que las actividades descritas más arriba no corresponden con lo que debe ser un 8 de marzo (cuando no resultan directamente una burla de la lucha en pro de los derechos de las mujeres) y han organizado un Día Internacional de la Mujer a medida de su significado. Para ellas, mi más afectuoso saludo y admiración por el trabajo que realizan.

Propuesta para la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida

Después de varias semanas de debate y elaboración colectiva, por fin tenemos el documento definitivo para solicitar la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida. Aunque el tema científico y tecnológico ha sido abordado en los documentos y propuestas de IU, hasta ahora no se había planteado la posibilidad de contar con un área específica dirigida al debate y elaboración de programas y proposiciones en este ámbito. Desde hace algún tiempo un grupo de compañeros/as de varias federaciones hemos venido elaborando la propuesta para que Izquierda Unida sea la primera organización política del país en contar con un área de estas características tanto a nivel federal como en las propias federaciones. Ahora está en manos de la Presidencia Federal y el Consejo Político Federal realizar el trámite para dar carta de naturaleza a este grupo de trabajo, abierto a la participación de compañeros/as de todas las federaciones y también de simpatizantes del mundo científico y tecnológico. Aquí tienen el texto de la propuesta.

ÁREA FEDERAL DE CIENCIA DE IZQUIERDA UNIDA

El Área de Ciencia de Izquierda Unida nace con la intención de estudiar e integrar los avances científicos y tecnológicos del siglo XXI en el proyecto socialista. Desde su despegue en la Edad Moderna, ciencia y tecnología han sido factores importantes de grandes transformaciones y son ineludibles para comprender el mundo actual. Sus aplicaciones han repercutido en beneficios innegables: seguridad alimentaria, erradicación de enfermedades, electricidad, agua potable, transporte, telecomunicaciones, tratamientos médicos… Sólo durante el S. XX la ciencia ha duplicado la esperanza de vida en Occidente.

Pero como toda herramienta -y como avisó Marx en repetidas ocasiones- las ventajas emancipadoras de la ciencia pueden tornarse en instrumentos de opresión en manos del capital y sus intereses: sobreexplotación de recursos, calentamiento global, contaminación medioambiental, intoxicaciones alimentarias, dominación militar por intereses geoestratégicos, comerciales y económicos y la consabida acumulación de capacidad productiva y riqueza de unos pocos.

Culpar a la ciencia de las aplicaciones que se hagan de ella sería tan absurdo como culpar a un pantano de hacer innecesarias las misas pidiendo lluvia. Al igual que la educación pública, la ciencia nos permite conocer la realidad del mundo, primer e imprescindible paso para transformarlo, para liberarnos del oscurantismo y los dogmas que nos encadenaban a la ignorancia y el sometimiento a los poderosos, al capitalismo y al clero. Si en el S. XIX era imprescindible una alfabetización universal, ahora lo es que el conocimiento científico y tecnológico se refleje en la mejora continua de las condiciones de vida de la sociedad. La construcción de una alternativa socialista al capitalismo exige la reapropiación por la ciudadanía de los beneficios de la ciencia y la tecnología, poniéndolos al servicio de los derechos individuales, sociales y medioambientales.

Es imperativo universalizar la ciencia como lo fue universalizar la alfabetización. Es imperativo garantizar su neutralidad e independencia mediante el control público que afiance como únicos criterios del conocimiento la objetividad y contrastabilidad. Es imperativo que estos avances se pongan al servicio de la ciudadanía en sanidad, educación, alimentación, empleo, ecología, economía y en todos los capítulos del proyecto socialista.

Izquierda Unida no puede ser ajena a la realidad tecno-científica. Cada vez son más los temas en que debemos posicionarnos que implican aspectos científicos (medicamentos, sexualidad, biotecnología, medio ambiente…) y que requieren de un conocimiento cualificado si queremos ponerlos al servicio del proyecto socialista. En caso contrario, Izquierda Unida se arriesga a quedar obsoleta respecto a los avances tecno-científicos o adoptar -por desconocimiento, desinformación o prejuicios- posiciones anticientíficas o tecnofóbicas que nos acerquen a discursos conservadores y reaccionarios que rechazan la ciencia, o a aquellos que ofrecen remedios sin fundamento que, lejos de ayudar a la emancipación de la clase obrera, contribuyen a su sometimiento y ponen en peligro su libertad, autonomía y hasta su vida.

Por todo ello y por la enorme complejidad y extensión de las disciplinas científicas, consideramos necesaria la creación del Área de Política Científica, un área específica que permita la participación de la sociedad y con la que Izquierda Unida se abra a quienes desde la ciencia, la tecnología y la investigación estén dispuestos a colaborar en la aplicación progresista y emancipadora de su trabajo a través de Izquierda Unida.

OBJETIVOS DEL ÁREA DE CIENCIA DE IZQUIERDA UNIDA

  1. Divulgar, dentro y fuera de Izquierda Unida, el conocimiento científico y tecnológico y sus aplicaciones.
  2. Explorar las ventajas que aportan la ciencia y la tecnología al proyecto socialista de Izquierda Unida en sanidad, educación, agricultura, cooperación internacional, desarrollo sostenible, energía, industria, relaciones pacíficas entre los Estados, comercio justo, participación ciudadana…
  3. Forjar relaciones y cooperación con el mundo científico y tecnológico.
  4. Denunciar la privatización capitalista de la ciencia y luchar por su socialización y por el empoderamiento científico de la sociedad.
  5. Luchar contra la utilización militar de los avances tecno-científicos.
  6. Denunciar y rechazar el oscurantismo, las pseudociencias y la tecnofobia en todos los ámbitos académicos, sociales y profesionales, pues privan a la ciudadanía del potencial emancipador de las ciencias y las tecnologías.
  7. Elaborar textos y propuestas sobre ciencia y tecnología y sus aplicaciones en el proyecto socialista de Izquierda Unida para su inclusión en los programas electorales.

Modificación a 9 de septiembre de 2013: Después de largos debates, hemos decidido cambiar el nombre de «Área de Política Científica» por el de «Área de Ciencia» que se ajusta mejor a los objetivos que se describen.

Tengo la mente abierta, pero no tanto como para que se me caiga el cerebro al suelo.

Richard Feynman

¿Licenciado en «medicina homeopática»?

Página 15 de 21« Primera...10«1314151617»20...Última »