No eres tú mi amor, son los demás

No eres tú. Son la clase política, el BCE, Mérkel, Rajoy, los mercados, los sindicatos, la picaresca como identidad. No eres tú, mi amor. Son los bancos, Obama, el precio del crudo, la crisis del ladrillo, el rey en Botswana, los grandes medios de comunicación, la Audiencia Nacional. No eres tú, y lo sabes. Sabes que Rotter tenía razón cuando en los sesenta habló del locus de control externo. Esa tendencia a pensar lo que nos pasa está fuera de nuestra mano es tan parte de nuestra idiosincrasia como las corridas de toros o los viajes a Suiza.

 

Por supuesto que no eres tú. Tú no haces amnistías fiscales ni mandas a antidisturbios a apalear manifestantes en la Plaza Neptuno. Tú no cambiaste la Constitución de espaldas a la ciudadanía ni defraudas a Hacienda en paraísos fiscales. Está claro que no eres tú quien reduce las becas, aumenta las tasas,  convierte la asistencia sanitaria en mercancía o hace los ERES. Y por supuesto, no eres tú quien desahucia a las familias o justifica una ley electoral que elude la democracia.

 

Pero algunas veces no puedo evitar preguntarme si no eres tú, si de alguna manera no eres tú quién apoya la alternancia de los partidos de siempre para que todo siga igual.  De vez en cuando me asalta la inquietud de si no eres tú quien elige a periodistas que criminalizan las huelgas, quien antepone la injusticia al desorden, quien acusa a los empleados públicos del déficit estatal. Quiero pensar que no eres tú quien se acomoda en el optimismo ingenuo del que cree que es suficiente con señalar una cabeza de turco para que la situación cambie mágicamente y se sienta a esperar a que todo vuelva a la normalidad.

 

No, mi amor. No eres tú. Son los demás.

 


Una respuesta a “No eres tú mi amor, son los demás”

  1. Jesús octubre 5, 2012 a 19:26 #

    Breve e interesante reflexión Eparquio. La primera parte te ha quedado de lujo.
    Un saludo

Responder:

Gravatar Image

 caracteres disponibles