Lo que diferencia a la autoayuda de la narrativa

Cada cierto tiempo, alguien me escribe preguntándome por un autor en concreto para saber si yo lo considero un escritor de autoayuda. No creo que mi criterio sea mucho mejor que el de cualquier persona habituada a leer, y tampoco creo que identificar un libro como autoayuda tenga importancia para quien lo lee sin que le venga ya catalogado. Pero como es una pregunta frecuente, la voy a intentar responder en este artículo.

Todas las novelas y cuentos narran la historia de uno o más personajes, ya sea en primera o tercera persona (pocas veces se utiliza la segunda persona). Si las situaciones que relata son compartidas por la mayoría de los lectores y si utilizan un lenguaje cotidiano, es más probable que los lectores se sientan “identificados”, que encuentren coincidencias entre las cosas que le ocurren y las que le pasan a los personajes. Hace tiempo hablé sobre esto en otro artículo.

 

Hay un tipo de libros que se ha denominado “literatura inspiracional”, en los que se cuentan historias pretendiendo que el lector encuentre paralelismos consigo mismo de forma deliberada. El objetivo final es que realice un comportamiento equivalente en su vida que le permita obtener resultados equivalentes a los obtenidos por los personajes en el cuento o novela, que normalmente serán de carácter “terapéutico” y/o buscarán motivar a la gente para que actúe con mayor probabilidad de una forma determinada. La literatura inspiracional se considera un formato de autoayuda.

No sólo por reflejar la vida de la gente, una historia se convierte en autoayuda. Para considerarla de autoayuda, tiene que cumplir con los requisitos del apartado anterior, pero esto no siempre es algo fácil. Paulo Coelho o Jorge Bucay, por ejemplo, podrían argumentar que ellos escriben cuentos, no autoayuda, cuando publican “El alquimista” o “Cuentos para pensar”. En sentido estricto, no se podría decir lo contrario.

Sin embargo, estos autores actúan deliberadamente para dejar claro que su obra es una guía a seguir. Bucay, por ejemplo, nos dice que estas lecturas gustan porque tratan aspectos elementales de la vida que se suelen descuidar u olvidar, y se escriben de manera directa (El País, 2007). Coelho suele ser más directo y él mismo ofrece su visión del mundo y sus consejos para ser feliz en las entrevistas (por ejemplo, esta de Clarín).

 

Todas las historias pueden ser potencialmente de autoayuda. Muchas pueden tener, además, un carácter normativo, o lo que es lo mismo, pretenden fijar una regla que se debe seguir o a la que se deben ajustar las conductas, tareas, actividades, etc. Son novelas o cuentos que ofrecen a través de sus historias ejemplos de cómo debemos comportarnos. En ese sentido, hasta la Biblia podría ser un libro de autoayuda (hay muchos artículos de cristianos como este que se dedican a explicarnos que no esto es así). Yo tampoco creo que lo sea, aunque no anda lejos.

Sin embargo, el fin de la autoayuda es comúnmente el bienestar, la felicidad y/o la sanación, como si estos tres términos estuvieran bien definidos. Cuando un libro de historias pretende servir como guía a seguir para conseguir alguno de estos, es difícil que no podamos ponerles la etiqueta de autoayuda (yo prefiero catalogar como autoayuda a los libros en lugar de a los autores).

En resumen, una novela o cuento podrá considerarse dentro de la categoría “literatura inspiracional” cuando pretenda que el lector se identifique con los personajes y sus vivencias, con el fin de que realice un comportamiento equivalente al que realiza el personaje con el que se identifica para aumentar su bienestar, alcanzar la felicidad o provocar la sanación, aunque no quede claro qué significa cada uno de estos términos. Mientras no sea así, será una novela y punto. Que cada uno la use como quiera.


12 Respuestas a “Lo que diferencia a la autoayuda de la narrativa”

  1. croix noviembre 4, 2015 a 11:31 #

    La autoayuda me parece una buena expresión del espíritu burgués: maximizar las propias capacidades en el mínimo de tiempo. El terapeuta David Burns escribió que había observado que sus pacientes empezaban a mejorar en cuanto se lo proponían: la intención de sanar sana por sí misma . Puede que sea por eso que hasta la peor autoayuda tenga su público.

  2. Eliana Galván noviembre 4, 2015 a 16:15 #

    Buenas tardes. Te leo hace algún tiempo y me gustaría saber qué crees que se puede hacer para evitar que todo este batiburrillo de ideología barata orientada a la felicidad siga calando en la sociedad. Estudio Psicología y creo que el intrusismo en este campo es bestial… y eso implica que mucha gente no separe la Psicología como ciencia de todo este negocio de la autoayuda. Un saludo

    • eparquio
      eparquio noviembre 4, 2015 a 20:48 #

      Sinceramente creo que se puede hacer poco más de lo que ya hacemos: informar, denunciar los fraudes y explicar didácticamente a la gente que algunas de las cosas que se ofrecen como psicología son pseudociencia, en muchos casos con una fuerte carga ideológica. También ayudaría tener un colegio profesional más comprometido con la denuncia de estas cosas, que en demasiadas ocasiones son ofrecidas por psicólogos/as acreditados.

  3. Àngel noviembre 5, 2015 a 1:41 #

    Para mí el mejor libro de autoayuda de todos los tiempos es la Biblia.

    ¿Tengo derecho a tener mi propia opinión verdad?

    • Manué diciembre 22, 2015 a 12:26 #

      Yo creo que el mejor libro de autoayuda jamás escrito se llama EL derecho a la pereza, de Paul Lafargue el yerno de Karl Marx. El secreto para vivir mejor se llaman socialismo y pereza(reparto del trabajo y la riqueza)
      TRABAJANDO COMO MUCHO 15 HORAS A LA SEMANA YA HAY DE SOBRA PARA TODOS

    • Bayardo Ubeda abril 21, 2016 a 19:37 #

      Me llamó la atención saber la razón, ¿Podrías dar un punto a favor de lo que opinas?

    • Pep Font diciembre 22, 2016 a 15:54 #

      no!

  4. luisi diciembre 1, 2015 a 22:15 #

    Hola Eparquio,
    No tengo twitter por eso te escribo aquí, pero he visto que felicitas a Ciudadanos por posicionarse en contra de las pseudociencias. Pero me gustaría que supieses que Albert Rivera y su equipo utilizan los servicios de una coach Maria Àngels Casanovas.
    http://www.publico.es/politica/coach-albert-rivera-cobra-ahora.html
    La web de esta señora es https://elcaminodelcoaching.wordpress.com/
    y tiene perlas como ésta, basadas en la espiritualidad, la autoayuda y lo cuántico.
    https://elcaminodelcoaching.wordpress.com/2012/04/23/has-dado-el-salto-cuantico-sobre-dyer/
    No te resulta extraño que critiquen la pseudociencia y al mismo tiempo la utilicen como herramienta cotidiana? Albert Rivera sigue al pie de la letra las enseñanzas de su coach que se basa en Paulo Coelho.
    Me gustaría saber tu opinión
    Saludos
    Luisa

    • Pep Font diciembre 22, 2016 a 15:57 #

      Rivera lo tiene todo. Ya no puede superarse. Es el adalid del mal.

  5. Alex abril 13, 2016 a 13:41 #

    A ver si puedes mover algo por que aquí en Soria también tenemos que sufrir las chorradas de la autoayuda y encima apoyada por ayuntamientos y universidad http://caepsoria.wix.com/jornadascoaching#!programa/c10g1

    Si conoces a alguién de Soria por favor movedlo a ver si el ayuntamiento deja de gastar pasta en magufadas.

  6. Deivid mayo 6, 2016 a 14:09 #

    Estoy de acuerdo contigo de esto los libros de autoayuda nada mas que te hacen pensar demasiado es como un comecocos yo estoy por decir que los mejores libros son novelas o cuentos te hacen mejorar como persona aprendes mucho y sobretodo no son comecocos

Responder:

Gravatar Image


 caracteres disponibles