Improbable-mente – #Naukas16

Este año he estado otra vez en esa enorme fiesta de la divulgación científica que es Naukas Bilbao. Dos días con más de 50 charlas donde los compañeros/as de muchas disciplinas diferentes se afanan para mostrarnos que la ciencia es una de las empresas más maravillosas e impresionantes que nos hemos marcado como seres humanos. Pero si hay algo que destaca en Naukas en la pasión de los ponentes y su increíble calidad humana: docentes que se esfuerzan por mostrar el mundo y enseñar a pensar a su alumnado, investigadores/as que dedican su tiempo a descubrir los misterios del universo y el ser humano y profesionales que se esfuerzan por llevar los avances de la ciencia básica a la calle para mejorar la vida de la gente y preservar el único mundo que tenemos. Como en la pasada ocasión, el #Naukas16 ha sido una experiencia inolvidable.

 

Este año he hablado sobre el mito de la mente. Ha sido una charla difícil de preparar y aún más difícil de desarrollar en menos de 10 minutos. El abordaje es necesariamente filosófico, y no ha sido la única charla de filosofía de este encuentro. Al fin y al cabo, la ciencia se tiene que sustentar en unos principios filosóficos sin los cuales la investigación pierde sentido o acaba en derroteros erróneos. Ahora les toca a ustedes juzgar si se ha cumplido el objetivo con éxito.


Después de la charla, la gran Débora García me ha recordado esta canción de los Pixies, y casi sin querer se ha convertido en la banda sonora de esta mini-charla. Muchas gracias, compañera.


3 Respuestas a “Improbable-mente – #Naukas16”

  1. Mabel noviembre 1, 2016 a 15:48 #

    Hola, Eparquio. Muchas gracias por tu blog :).

    Quería preguntarte a qué te refieres con el último contenido que mencionas en tu charla en Naukas16, cuando hablas de que será necesario enfrentarse a cuestiones como el libre albedrío, la autonomía, etc.

    Muchas gracias.

    • eparquio
      eparquio noviembre 15, 2016 a 20:44 #

      Todas esas ideas (autonomía, responsabilidad, libre albedrío) parten del supuesto de la existencia de la voluntad, un espacio o sujeto “mental” que toma las decisiones sin ningún tipo de condicionante. Si no hay mente, ¿dónde está el espacio de la voluntad? El tema es demasiado largo para explicarlo aquí, pero un día me animaré a escribir sobre ello. Cuando tenga suficiente tiempo.

      • Agustín Sardón enero 13, 2017 a 15:22 #

        Muy interesante la exposición, sobre todo porque desmontas de un plumazo todas las magufadas, o al menos las que se basan en la introspección, la meditación, “conócete a ti mismo” y todo ese rollo. Que no son pocas. Yo creía en la mente, aunque sólo sea como emergencia del cerebro o del sistema nervioso. Me encantaría leer un libro sobre este tema.

Responder:

Gravatar Image


 caracteres disponibles