El ataque a la educación y las Escuelas Waldorf

NOTA PREVIA: Este artículo no es mío, sino de Mauricio Schwarz. Recientemente ha recibido un correo de Blogger informándole del cierre de la publicación de este post por una denuncia de Triodos Bank.

Este acto me parece una burda censura. Cualquier persona tiene el derecho a expresar sus opiniones en internet siempre y cuando no difame a otras personas u organizaciones y que no se insulte o se difunda falsa información, y creo que este post no incurre en ninguna de las dos consideraciones. Sólo muestra una visión crítica de las relaciones entre Triodos Bank, la pedagogía “Waldorf” en la que se basan las llamadas “Escuelas Waldorf” y la “antroposofía” de Rudolf Steiner. Estas relaciones se presentan documentadas con enlaces que acreditan los argumentos. Si no fuera así, entiendo que la denuncia tendría que ser contra esas páginas, y no contra quien las enlaza como fuente. Este cierre vulnera la libertad de expresión e impone una nueva censura, esta vez no dictada desde instancias gubernamentales sino desde otros poderes, los económicos privados. Por este motivo he decidido publicarlo en mi propio blog.

Además, debo decir que comparto las tesis de Mauricio, no así mi valoración sobre Triodos o Joan Melé, con quien he tenido la posibilidad de comunicarme en alguna ocasión y que siempre brindó su apoyo económico a los proyectos de las ONG en las que trabajaba. Sin embargo, no son mis coincidencias con las opiniones del autor la razón principal por la que he decidido republicarlo. El motivo fundamental es que creo que no se puede tolerar este tipo de acciones de censura.

 

 

Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama “pedagogía Waldorf”, como “La cabaña del árbol” en Toledo.

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños
tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

 

El concepto “pedagogía Waldorf” parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que “pedagogía” es la “ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza”.

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La “pedagogía Waldorf” es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada “antroposofía”, dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y “consultando” de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba “registro akáshico” y que decía que estaba escrito en el “éter”.

La sede de la antigua fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria.
(Foto CC de Stephan Klage, edición de Parzi,
via Wikimedia Commons)

La historia del nombre es aún más alambicada Emil Molt, alemán dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria y miembro de la secta, creyendo que Steiner tenía toda la sabiduría del universo, le pidió (en su confusa mente) a su gurú que creara una escuela para los hijos de sus obreros. Steiner simplemente se inventó un sistema educativo a la medida de sus creencias místicas y en en1919 fundó la escuela con objeto de difundir sus enseñanzas y conseguir nuevos y más fieles adeptos a su visión.

La “pedagogía Waldorf” tiene así la fiabilidad de las muchas otras ocurrencias de este siniestro personaje: la agricultura biodinámica, la medicina antroposófica, la arquitectura antroposófica, la eurritmia y otras chifladuras que han sobrevivido y se multiplican gracias a contar entre otras cosas con el apoyo de Banca Triodos, la organización financiera fundada por la secta y de la cual sus dirigentes poseen el 100% de las acciones, como contamos en la entrada Antroposofía, la secta y su banco (Tríodos), claro, para disgusto de los dirigentes de Triodos, que son también los dirigentes de la antroposofía, como Joan Melé, subdirector del banco y expresidente de la Sociedad Antroposófica de España.

Waldorf, UNESCO y Federico Mayor

Por supuesto, lo extraño a primera vista es que la UNESCO, al parecer, otorga algún tipo de “reconocimiento” a la pedagogía Waldorf como válida. Y eso anuncian a bombo y platillo las muchas escuelas de la secta.

En realidad (como en el caso de la OMS y las pseudomedicinas) esto no es exacto. Un grupo de aderptos apoyado con todo el poder económico de la secta, llamado “Amigos de la Educación Waldorf”, consiguió que en 1994 se les invitara a presentar la educación Waldorf en la Conferencia Internacional sobre Educación de la UNESCO, dándoles una publicidad excelente.

(Amigos de la Educación Waldorf se ocupa además de la captación de fondos públicos para utilizarlos en la creación de sus escuelas en distintos países, violentando todos los más elementales principios de separación iglesia-estado y utilizando los fondos públicos para los fines privados de una organización religiosa.)

Sin embargo, hay por lo menos un conflicto de intereses en esta historia. El director de la UNESCO por entonces era el español Federico Mayor Zaragoza, quien aparece muy cercano a los proyectos steineritas. Es frecuentemente citado por el ya mencionado expresidente de la Sociedad Antroposófica, Joan Melé, y su blog está considerado por éste “blog amigo”. Habla insistentemente en favor de la educación Waldorf (pero no de otras tendencias pedagógicas, como la Montessori) y actualmente su Fundación Cultura y Paz es uno de los proyectos que cuentan con financiamiento preferente de Triodos Bank, el banco de la secta antroposofista. No es difícil encontrar instancias en que Melé y Mayor actúan a dueto, por ejemplo ofreciendo su visión del futuro económico, basada en las enseñanzas de su gurú Rudolf Steiner. Y si no, lo entrevista Triodos Bank con bombo, platillo y primer plano.

Obviamente no es ningún delito que un director de la UNESCO tenga creencias místico-religiosas, ni mucho menos. Pero si tales creencias han influido en que una organización internacional que encabeza dé pábulo a una práctica sin más bases que la clarividencia de un austriaco alucinado, quizás el “reconocimiento” de la UNESCO no tenga demasiado valor.

Demasiados profesores

Concidentemente, por estos días y en apoyo aparente a la masacre contra la educación pública emprendida por el gobierno extremista español, Andreas Schleicher, director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), declaró que hay demasiados profesores por alumno en la educación pública española.

Esto por supuesto fue recibido con júbilo delirante por lo que en España se conoce como “la caverna mediática”, un grupo de medios de comunicación y periodistas manipuladores que incluye a militantes del catolicismo integrista, ultraconservadores sociales, neoliberales económicos, nostálgicos del franquismo, neonazis irredentos, anticomunistas de caricatura y derechistas mixtos, todos ellos identificados por tener una colosal capacidad vociferante inversamente proporcional a sus argumentos, y una ausencia total de buena fe.

Pero resulta que don Andreas Schleicher también es parte de la secta steinerita. De hecho, es egresado de una escuela Waldorf (no sabemos si es clarividente, pero suponemos que no, si lo fuera no tendría que hacer estudios sino sólo ponerse en trance como Steiner y consultar la sabiduría universal contenida, dicen los miembros de la secta, en el “registro akáshico”, que es donde Steiner aprendió, sin tenerlos que estudiar en libros reales, pedagogía sin haber educado a un niño, agricultura sin haber cosechado un tomate, medicina sin haber tratado a un paciente y economía sin haber trabajado un día en su vida).

En todo caso, la seriedad del programa PISA (inventado por el propio Andreas Schleicher y según el cual las escuelas Waldorf siempre son ejemplos de educación excelente, vaya sorpresa) queda bastante en entredicho. De nuevo, don Andreas puede creer en cualquier religión o superstición, pero ello no debería marcarle el rumbo cuando está al frente de una importante oficina de la OCDE.

Problemas Waldorf

Cada vez son más las escuelas “Waldorf” o antroposóficas de España. Centros educativos donde se cuenta a los padres una historia maravillosa de nuevos procedimientos pedagógicos basados en conocimientos científicos, libertad del niño, respeto a su individualidad, acento en la expresión de su visión personal y demás lugares comunes que ciertamente apelan a la preocupación de cualquier padre ante un sistema educativo lleno de deficiencias.

Su fundador es presentado como “filósofo”, “educador” y “pensador” pero en ningún documento de la pedagogía Waldorf se señala que era un místico que hablaba con fantasmas y que derivó sus conceptos educativos de sus trances clarividentes y para servir a su más amplia secta, la antroposofía (más sobre Steiner y la pedagogía Waldorf en la entrada sobre Triodos).

La pedagogía Waldorf se basa en postulados fantasiosos, irracionales y caprichosos sin ninguna base fuera del delirante mundo del ocultismo steinerita.

Así, para empezar, los estudiantes son “identificados” misteriosamente según los cuatro humores que las antiguas supersticiones decían que tenía el ser humano. Cada niño de una escuela Waldorf es marcado como “melancólico, sanguíneo, colérico o flemático” y la educación que reciba será diferente según este “temperamento”.

Los cuatro “temperamentos” según Steiner y sus relaciones con los tres “cuerpos” místicos de los niños (haga clic para verlo en grande). Tomado de DC’s Improbable Science.

 

Luego está la idea central de la creencia de Steiner: los niños son seres que flotan a la mitad entre el mundo espiritual y el material, es decir, que en ellos el espíritu no está debidamente integrado al cuerpo. Para facilitar que el espíritu encarne debidamente y el niño sea clarividente como Rudolf Steiner, durante los primeros 7 años no debe pensar, no debe tener acceso a la información, no debe conocer hechos. Un ejemplo revelador lo da Grégoire Perra quien, habiendo sido alumno Waldorf, adepto a la secta y profesor Waldorf, dio la alarma sobre los métodos de sutil indoctrinación de los steineritas, por lo que fue demandado por difamación y declarado inocente por la justicia francesa.

Algunos ejemplos de lo que Steiner le indica a los profesores que deben hacer: “No debemos temer hablarle a los niños sobre la Atlántida. No debemos omitir eso. Podemos incluso presentarla en un contexto histórico. Pero entonces tienen que rechazar la geología estándar… la edad de hielo es una catástrofe atlanteana. El antiguo período glacial y las condiciones promedio recientes en Europa no son sino lo que ha ocurrido desde que se hundió la Atlántida”.

Las delirantes enseñanzas Waldorf están destinadas a presentar como realidad las creencias de Steiner en las más diversas supersticiones, desde que los continentes son islas que “flotan en los mares” ancladas por las estrellas, de modo que: “cuando cambian las constelaciones, los continentes cambian”.

Y, sobre todo, se hace cuanto sea posible por impedir que los niños razonen o aprendan hechos. Una profesora Montessori y defensora de la pedagogía basada en la evidencia recuerda su paso por una escuela Waldorf:

En Historia, a los niños se les enseñaba la “historia como un proceso de desarrollo paralelo al desarrollo de los niños, con la civilización occidental en el pináculo”, y los mitos y leyendas antiguos como hechos históricos.

Esto es consistente con el racismo consustancial a las enseñanzas de Steiner.

Cuenta además:

En otra ocasión, un alumno de sexto grado me preguntó cómo funcionaba la copiadora de la oficina. Antes de que pudiera abrir la boca, una profesora corrió hacia el niño y le dijo que había un gnomo dormido en la caja, y que cuando se oprimía el botón, se encendía una luz, lo despertaba y él copiaba rápidamente el papel que se ponía frente a él y pasaba la copia por la abertura. Después de que el niño se fue, se me dijo que no podía “envenenar” la mente del niño con “hechos duros y fríos como piedras”.

Y lo peor es que muchos padres no saben nada de esto, creen que inscriben a sus hijos en una forma educativa válida, legítima, honesta y estudiada, con el “apoyo” de la UNESCO y alguna validacion académica real, lo cual no es verdad.

De hecho, hay un creciente movimiento de denuncia de las barbaridades sectarias que mueven todas las actividades de la “educación Waldorf”, entre ellas Personas en favor de Escuelas Legales y No Sectarias (PLANS), Waldorf Watch y denuncias varias… desgraciadamente todo ello en inglés, mientras que en el mundo hispanoparlante los steineritas, en todas sus ramas, trabajan con una impunidad casi absoluta.

Para terminar, un detalle curioso es que las escuelas Waldorf hacen un intento constante por disociarse de la secta antroposófica. Una y otra vez hablan de “inspiración” en Steiner pero niegan ser integrantes de la red de su religión. Lo mismo que han tratado de hacer los líderes antroposóficos de Banca Triodos en sus respuestas indirectas a la entrada original, afirmando que “las personas de Banca Triodos” se asocian “libremente” y porque quieren a una visión religiosa, pero que no tienen relación entre sí.

Sin embargo, la relación es imposible de ocultar, no sólo por la estrecha relación de destacados jerarcas antroposofistas con todo el “movimiento” Waldorf, sino porque en sus publicaciones está presente todo el entramado Steiner. Un ejemplo es la revista Nº 13 del sitio oficial de los Colegios Waldorf (pasa lo mismo en las demás), donde encontramos loas arrebatadas al gurú Rudolf Steiner (la educación Waldorf no tiene aportes de nadie más, todo se ajusta a lo que dijo este personaje, sin importar los avances logrados desde 1919 en ciencia, psicología y pedagogía)…

 

… hasta una reveladora lista de anunciantes, todos ellos parte de la trama antroposófica, la mayoría directamente negocios propiedad de la secta:

  • Alieco es distribuidora de Démeter, la opulenta empresa que “certifica” la agricultura biodinámica obtenida por Steiner también del “registro akáshico”.
  • Asociación de Agricultura Biodinámica, otra marca de Démeter.
  • Cal Valls, empresa de alimentos certificada por Démeter.
  • Centro de Terapia Antroposófica, propiedad de la Fundación Canaria Antroposófica y que ofrece terapias milagrosas para diversas afecciones.
  • Dr. Hauschka, empresa de cosméticos también propiedad de la antroposofía y fundada por Steiner.
  • Editorial ING, especializada en libros antroposóficos para niños.
  • Editorial Rudolf Steiner, la multinacional editorial de la secta.
  • Fundación Círculo de Arte Social, que no tiene nada que ver con el arte ni la sociedad, sino con la meditación antroposófica.
  • Fundación Rudolf Steiner, el eje de las actividades de la secta en España.
  • Triodos Bank, el banco que financia las actividades de la secta.
  • Weleda, empresa de pseudomedicamentos propiedad de la antroposofía.

Por desgracia, sin embargo, difícil será que las autoridades educativas españolas, empeñadas en la destrucción de la educación pública, se preocupen por investigar las prácticas de esta pedagogía que, junto con las demás ramas de la secta antroposófica, siguen creciendo en poder político y económico.

(Postdata: Nada asombrosamente, la entrada dedicada a la Pedagogía Waldorf en la triste Wikipedia en español no menciona nada de esto, ni ninguna crítica, ni a ninguno de quienes se consideran sus víctimas, ni siquiera informa sobre las bases de la “ciencia espiritual” de Steiner, sino que funciona como una pieza publicitaria engañosa más de esa enciclopedia irracional.)


18 Respuestas a “El ataque a la educación y las Escuelas Waldorf”

  1. jaume junio 25, 2015 a 11:27 #

    Hola,

    He acabado en este blog porque me ineresa bsaer más sobre la pedagogía waldorf. Como verás no me conformo con lo que me cuentan las asociaciones, ni las mismas escuelas ya que aspiro a una información lo más adecuada posible. La verdad, inpependientemente de las fábulas y los misterios que nos cuentas sobre el fundador hay cosas que son difíciles de creer pero que me abren un mundo de posibilidades a las que no debo renunciar y por tanto debo seguir recabando información. Con todos mis respetos, no necestio cuentos ni que me digan lo malo que era este señor, necesito hechos probados, de que la educación de mi hijo menor va a ser peor que la que está teniendo ahora en las escuelas convencionales “publicas y concertadas”. Repasando las diversas web que hablan de lo malo de esta educación, veo que abundan las católocas, cosa que tampoco me da buena espina ya que precisamente la religión católica no la tengo como ejemplo de nada, nada bueno, al menos.
    Si estoy recabando información sobre este tema es porque hasta el día de hoy, mi hijo, que acaba de terminar tercero de secundaria, y nosotros, estamos hasta el moño de la escuela pública, de la concertada y de la madre que las parió. Mi hijo está teniendo una educación extremadamente mediocre. El colectivo de profesores está repleto de gandules que viven de los privilegios que otros han ganado para ellos y que no muestran ningún indicio de vocación ni de cariño hacia la enseñanza. Además de hacer daño a los niños y a las familias también están perjudicando el trabajo de otros profesionales, a quien si les importa la educación de los niños.
    Por poco que mi hijo esté algo más feliz y aprenda a ser una persona capaz de transitar por este mundo (me importa un bledo si sabe hacer análisis sintácticos) mi intención es cambiarlo ya sea en una escuela tipo waldorf u otra. Lo más importante es que la escuela motive, estimule y enseñe a los niños, y quien lo haga sepa que en ese aula lo más importante son los niños.

    Jaume

    • Nacho septiembre 2, 2015 a 11:55 #

      Hola Jaume: estoy de acuerdo contigo. La prueba es el fracaso total del sistema educativo español.
      No sé si has inscrito a tu hijo finalmente en una escuela waldorf, yo estoy valorando llevar a mi hijo a La Floresta( Barcelona) . Mi hijo no se adapta para nada al sistema público, y lo que estoy consiguiendo es una desmotivación total. Si sigo así, va directo al fracaso.
      Saludos, Nacho

    • eva junio 1, 2016 a 0:44 #

      HOla Jaume, nosotros también estamos buscando un colegio donde nuestras hijas puedan ser felices y aprenden con alegría. ¿A que colegio enviaste a tus hijos finalmente y cómo les va?
      Gracias

    • Ignacio julio 28, 2016 a 22:45 #

      “Lo más importante es que la escuela motive, estimule y enseñe a los niños, y quién lo haga sepa que en ese aula lo mas importante son los niños”

      Es decir que por malas experiencias usted planea cambiar a su hijo a una “escuela” en donde no se les enseñe nada hasta pasados los 7 años, se consulta una biblioteca esotérica,su hijo es clasificado según su temperamento en “melancólico, sanguíneo, colérico o flemático (?)”, y otras yerbas ultra pseudocientíficas y peligrosas, asegurándose que no aprenda nada. Esta bien, seguro sera muy estimulado

      • Carla octubre 2, 2016 a 10:24 #

        Porque no se le enseña nada hasta los 7 años. Si estan aprendiendo de la sola convevencia con el entorno, con la naturaleza, con compañeros de su misma edad, de edades mayores e inferiores, parten de un aprendizaje intrinseco, plasmando su forma de pensar en interacción con el entorno, claro no encontrarás a nadie que le diga como y que debe de pensar, ellos aprenderan a pensar por si mismos. Respecto a las clasificaciones estas son descritas por hipocrates, y por cierto han sido y siguen siendo utilizadas en test psicologicos para definir la personalidad Eysenck por ejemplo… y si abrimos un poco la mente y le damos la bienvenida a una forma de pensar distinta?

  2. jaume septiembre 2, 2015 a 14:48 #

    Hola Nacho,

    Puse mi post en este sitio porque me molesta profundamente que se confunda a la gente, y se haga sin dar pruebas. Todo lo que he leído hasta el momento sobre las escuelas waldorf, no habla de la educación de las escuelas de este tipo, habla de su fundador, de si sus métodos y/o escritos eran así o asá, o sea, habladurías que parecen más prejuicios que otra cosa. Y quien parecía que sí tenía algo que decir con algún fundamento, tampoco lo demostraba.
    En fin, para qué continuar.

    Acerca de la educación en España, quien no tiene un problema con el nene o nena en la escuela, simplemente evalúa las escuelas o institutos dependiendo de las notas, y los pocos comentarios que les dan los profesionales de turno.

    En estas condiciones hasta yo soy un profesor ejemplar, ¡no te digo! Y yo me pregunto ¿porque mi hijo tiene “problemas” solamente con algunos profesores? ¿Y porque resulta que las notas bajan siempre con estos profesores y suelen subir con los otros?
    ¿por qué no hacen públicas las notas de los alumnos de todas las escuelas de España? Lo hacen en otros países, de forma que los padres tienen muchos más elementos para valorar las escuelas e institutos. Y ¿por qué es tan difícil saber qué pasa en las clases? ¿Y por qué en algunos institutos hablar con los profesores es tan difícil? ¿Y por qué los profesores siempre tienen un punto de vista tan dramático y negativo? ¿Y por qué hay tantos porqués sobre la educación?

    Al sector de la educación que respeto sinceramente le hace falta una limpieza a fondo. No hay que recortar en recursos, hay que recortar en privilegios y personal inútil, que desgraciadamente hay demasiados. De los dos.

    Yo fui a ver la escuela de la Floresta para valorar el tema. De lo que me dijeron me gustó la filosofía de implicación del profesorado (se rompe con la jerarquía de profesor manda y alumnos obedecen), la organización de la clase y del curso, los pocos deberes (tampoco hay libros) y el hecho de que cueste repetir curso.

    Jaume

    • Alicia noviembre 23, 2015 a 21:58 #

      Hola Jaume, hola Nacho,

      Para niños que no encajan en el sistema tradicional que hace robots o soldaditos todos iguales y si te sales del molde vas directamente al fracaso escolar, os recomiendo una escuela Waldorf. No hagáis caso de artículos como este que no saben ni de lo que hablan.
      En las escuelas Waldorf se educa desde el respeto, primero a los demás y luego a uno mismo. No se fuerza la maduración del niño. Se respeta profundamente el ser del niño. Resultado niños muy solidarios, que aprecian la diferencia y muy felices. Altamente recomendable pero muy peligroso para los sistemas que educan en la competitividad.

      • ALBERTO agosto 4, 2016 a 12:35 #

        Continuar escribiendo
        hola a todos

        Pruebas Alicia, pruebas de las maravillas de la educación Waldorf. De mi promoción de la malvada e ineficiente escuela pública no ha salido ni un solo soldadito y menos robot. Hay deficiencias y fracaso? Es evidente, pero mandando los niños a escuelas privadas donde aprenden junto a los duendes lo maravillosa que es la vida no solucionamos el problema.

        Os dejo un enlace donde encontrareis libros del señor Steiner. Recomiendo empezar por “La ciencia oculta. Un bosquejo”. No hay nada manipulado, es todo obra de Rudolf Steiner, aunque parezca que la mano de Sandro Rey esté presente al largo de todas las lecturas.

        http://koradi.com.ar/rudolf-steiner/

        Un saludo

  3. Nacho septiembre 2, 2015 a 15:16 #

    Bueno Jaume , ya te contaré mi sensación cuando vaya a ver Tretze Vents de La Floresta.
    Un saludo
    Nacho

  4. Emmanuel Ramirez marzo 9, 2016 a 2:55 #

    Solo queria comenta, Soy exalumno waldorf tengo 22 años y vivo en Colombia, me parece muy curioso encontrarme con esto, ya que no sabia que existian ese tipo de “historias” acerca de la pedagogia, de pequeño sufri de bulling en la escuela a la que asistia, no era facil para adaptarme al entorno, lo que llevo a que perdiera un grado, despues de esto mi amdre conoció esta pedagogía y nunca me senti en una secta ni nada por el estilo, encontre un lugar donde podia dejar volar mi imaginación, donde todos me respetaban como era, “el paraiso” para mi en ese momento, ahora agradezco haber conocio estas escuelas y doy gracias que lo que más fortaleció en mi el entrar en estas escuelas, fue mi criterio, el forjar mi propia opinión acerca de todo, sin influencias de religión, o alguna “secta”, en mi escuela asisten niños de muchas religiones y niveles socioeconomicos, y nunca se ha visto casos de bulling o drogas en los 40 años de existencia del colegio.

    mis hijos seran educados como lo fui yo, con una educación hacia a libertad.

    (perdon la ortografía, pero estoy escribiendo desde mi movil)

  5. Antonio mayo 17, 2016 a 0:29 #

    Excelente articulo, es bueno saber en manos de quien colocamos la educación de nuestros hijos.

  6. sofia junio 21, 2016 a 22:53 #

    Mi hijo a estado en la escuela Waldorf de Benidorm 11 años, estoy muy contenta con los profesores y la pedadogia, los resultados hablan por si mismos,son tantas cosas que he visto positivas, por creces a la educación actual. Cualquiera con intuición para sentirlo lo sentirá, solo hay que abrir los ojos y la conciencia para darse cuenta.

  7. Eva agosto 16, 2016 a 8:59 #

    Llevo a mi hija de 3 años a la Escuela Waldorf de Alicante desde los 18 meses.

    No es una secta.
    Les dejan dibujar lo que quieran y sean capaces de dibujar.
    Les permiten ser ellos mismos, sin exigirles ser quienes no son.
    Les acompañan en su aprendizaje con un respeto y amor..inigualable.

    Mi hija va a una escuela waldorf y está sanamente motivada a descubrir y a aprender.

    Es libre para manifestarse ante lo que le gusta y lo que no le gusta, sin condicionamientos.

    La escuela de mi hija no enseña ningún tipo de religión. Enseña canciones en donde les transmiten respeto por la naturaleza y por cualquier ser vivo de la tierra.

    Todo lo que mi hija es con 3 años no lo sería si estuviera en otro colegio con otra pedagogía educativa distinta y como ella, el resto de sus compañeros y compañeras.

    8 niños para 2 maestras. Atendidos, respetados, cuidados y muy muy queridos.

    Hablad desde la experiencia y la vivencia, por favor. No confundais a las personas emitiendo juicios de valor y opiniones sin conocimiento de causa.

    Saludos a todos y a todas:

    Eva.

  8. Nachopro octubre 27, 2016 a 2:01 #

    Esto es chiste? Jaja tu país tiene rey, y mandó a matar civilizaciones en otros continentes en nombre de un fulano que multiplicaba el pan y el vino… ¿Esa no es una chifladura? Jajaja
    Saludos!

  9. Susana noviembre 13, 2016 a 19:46 #

    No tengo ni idea de lo que hizo Rudolf Steiner con su vida, y lo que dejó de hacer.

    Pero de lo que hacen en las escuelas waldorf estoy bastante enterada, diría que más que el autor de este artículo, articulo que se repite hasta la saciedad a lo largo de la red.

    Empieza diciendo que los niños tienen prohibido dibujar caritas sonrientes hasta los 7 años… Que barbaridad. Mi hijo tiene 5 años, dibuja niños con caritas sonrientes, y su maestra Waldorf le dice que qué bonito, y ya está. No le abren expediente, ni le animan a que pinte otra cosa .

    Vaya artículo…

    • eparquio
      eparquio noviembre 15, 2016 a 20:42 #

      Supongo que te paseas por la red dejando comentarios sobre tu experiencia personal sin haber consultado la vida y la obra del fundador de la pedagogía en la que encomiendas la educación de tu hijo. Muy razonable todo.

      • David diciembre 12, 2016 a 16:50 #

        No me gusta ni un pelo la antroposofía (ni ninguna religión, en realidad) y no me gusta la teoría que subyace a la pedagogía Waldorf, porque básicamente es un sinsentido. Sin embargo, creo que tiene mucho a favor para ser mejor que una pedagogía, digamos, tradicional, en términos de resultados de aprendizaje. Si observamos la praxis sin tener en cuenta la teoría veremos muchas prácticas alineadas con la forma en que las personas aprendemos mejor (activamente, siguiendo nuestros intereses, reforzados por nuestras emociones, tomando decisiones significativas, a nuestro ritmo…). Si la comparamos con la que puede encontrarse en la pedagogía imperante, con clases magistrales pasivas, contenidos impuestos, tiempos preestablecidos, miedo al fracaso… difícilmente sale perdiendo. Obviamente no es la única opción, y hay iniciativas similares (y pedagogías similares en su aplicación, como Montessori), incluso en la escuela pública. Sería maravilloso si la didáctica, la praxis de las escuelas Waldorf, no se basara en una teoría absurda. Que no acertaran por casualidad, vamos. O que los elementos con valor real de esa praxis fueran adoptados por la educación pública. Tiene sentido criticar las escuelas Waldorf, pero no asumir que son una opción peor que la pedagogía habitual (que, por cierto, de basada en la evidencia tiene muy muy muy poquito).

Trackbacks/Pingbacks:

  1. Triodos Bank, las escuelas Waldorf y la censura | El laboratorio del Dr. Txap - octubre 24, 2013

    […] más personas de las que inicialmente hubieran conocido el asunto. Por ejemplo, Fernando Frías, Eparquio Delgado, y algunos más incluído yo mismo aquí hemos copiado el artículo. Esto se conoce como efecto […]

Responder:

Gravatar Image


 caracteres disponibles