Archivo - política RSS Feed

Propuesta para la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida

Después de varias semanas de debate y elaboración colectiva, por fin tenemos el documento definitivo para solicitar la creación del Área de Ciencia de Izquierda Unida. Aunque el tema científico y tecnológico ha sido abordado en los documentos y propuestas de IU, hasta ahora no se había planteado la posibilidad de contar con un área específica dirigida al debate y elaboración de programas y proposiciones en este ámbito. Desde hace algún tiempo un grupo de compañeros/as de varias federaciones hemos venido elaborando la propuesta para que Izquierda Unida sea la primera organización política del país en contar con un área de estas características tanto a nivel federal como en las propias federaciones. Ahora está en manos de la Presidencia Federal y el Consejo Político Federal realizar el trámite para dar carta de naturaleza a este grupo de trabajo, abierto a la participación de compañeros/as de todas las federaciones y también de simpatizantes del mundo científico y tecnológico. Aquí tienen el texto de la propuesta.

ÁREA FEDERAL DE CIENCIA DE IZQUIERDA UNIDA

El Área de Ciencia de Izquierda Unida nace con la intención de estudiar e integrar los avances científicos y tecnológicos del siglo XXI en el proyecto socialista. Desde su despegue en la Edad Moderna, ciencia y tecnología han sido factores importantes de grandes transformaciones y son ineludibles para comprender el mundo actual. Sus aplicaciones han repercutido en beneficios innegables: seguridad alimentaria, erradicación de enfermedades, electricidad, agua potable, transporte, telecomunicaciones, tratamientos médicos… Sólo durante el S. XX la ciencia ha duplicado la esperanza de vida en Occidente.

Pero como toda herramienta -y como avisó Marx en repetidas ocasiones- las ventajas emancipadoras de la ciencia pueden tornarse en instrumentos de opresión en manos del capital y sus intereses: sobreexplotación de recursos, calentamiento global, contaminación medioambiental, intoxicaciones alimentarias, dominación militar por intereses geoestratégicos, comerciales y económicos y la consabida acumulación de capacidad productiva y riqueza de unos pocos.

Culpar a la ciencia de las aplicaciones que se hagan de ella sería tan absurdo como culpar a un pantano de hacer innecesarias las misas pidiendo lluvia. Al igual que la educación pública, la ciencia nos permite conocer la realidad del mundo, primer e imprescindible paso para transformarlo, para liberarnos del oscurantismo y los dogmas que nos encadenaban a la ignorancia y el sometimiento a los poderosos, al capitalismo y al clero. Si en el S. XIX era imprescindible una alfabetización universal, ahora lo es que el conocimiento científico y tecnológico se refleje en la mejora continua de las condiciones de vida de la sociedad. La construcción de una alternativa socialista al capitalismo exige la reapropiación por la ciudadanía de los beneficios de la ciencia y la tecnología, poniéndolos al servicio de los derechos individuales, sociales y medioambientales.

Es imperativo universalizar la ciencia como lo fue universalizar la alfabetización. Es imperativo garantizar su neutralidad e independencia mediante el control público que afiance como únicos criterios del conocimiento la objetividad y contrastabilidad. Es imperativo que estos avances se pongan al servicio de la ciudadanía en sanidad, educación, alimentación, empleo, ecología, economía y en todos los capítulos del proyecto socialista.

Izquierda Unida no puede ser ajena a la realidad tecno-científica. Cada vez son más los temas en que debemos posicionarnos que implican aspectos científicos (medicamentos, sexualidad, biotecnología, medio ambiente…) y que requieren de un conocimiento cualificado si queremos ponerlos al servicio del proyecto socialista. En caso contrario, Izquierda Unida se arriesga a quedar obsoleta respecto a los avances tecno-científicos o adoptar -por desconocimiento, desinformación o prejuicios- posiciones anticientíficas o tecnofóbicas que nos acerquen a discursos conservadores y reaccionarios que rechazan la ciencia, o a aquellos que ofrecen remedios sin fundamento que, lejos de ayudar a la emancipación de la clase obrera, contribuyen a su sometimiento y ponen en peligro su libertad, autonomía y hasta su vida.

Por todo ello y por la enorme complejidad y extensión de las disciplinas científicas, consideramos necesaria la creación del Área de Política Científica, un área específica que permita la participación de la sociedad y con la que Izquierda Unida se abra a quienes desde la ciencia, la tecnología y la investigación estén dispuestos a colaborar en la aplicación progresista y emancipadora de su trabajo a través de Izquierda Unida.

OBJETIVOS DEL ÁREA DE CIENCIA DE IZQUIERDA UNIDA

  1. Divulgar, dentro y fuera de Izquierda Unida, el conocimiento científico y tecnológico y sus aplicaciones.
  2. Explorar las ventajas que aportan la ciencia y la tecnología al proyecto socialista de Izquierda Unida en sanidad, educación, agricultura, cooperación internacional, desarrollo sostenible, energía, industria, relaciones pacíficas entre los Estados, comercio justo, participación ciudadana…
  3. Forjar relaciones y cooperación con el mundo científico y tecnológico.
  4. Denunciar la privatización capitalista de la ciencia y luchar por su socialización y por el empoderamiento científico de la sociedad.
  5. Luchar contra la utilización militar de los avances tecno-científicos.
  6. Denunciar y rechazar el oscurantismo, las pseudociencias y la tecnofobia en todos los ámbitos académicos, sociales y profesionales, pues privan a la ciudadanía del potencial emancipador de las ciencias y las tecnologías.
  7. Elaborar textos y propuestas sobre ciencia y tecnología y sus aplicaciones en el proyecto socialista de Izquierda Unida para su inclusión en los programas electorales.

Modificación a 9 de septiembre de 2013: Después de largos debates, hemos decidido cambiar el nombre de “Área de Política Científica” por el de “Área de Ciencia” que se ajusta mejor a los objetivos que se describen.

Entrevista en Punto Radio Bilbao sobre la aprobación de la resolución (18/12/2012)

El martes 18 de noviembre Luís Alfonso Gámez y Patxi Herranz me entrevistaron en su sección Bizkaia y Punto, en Punto Radio Bilbao, para comentar la aprobación de la resolución de rechazo a la homeopatía y las terapias pseudocientíficas en la X Asamblea de IU celebrada el fin de semana anterior. Puedes escucharla en el podcast.

 

Crónica de la razón práctica

El fin de semana del 14, 15 y 16 de diciembre ha ocurrido un hecho sin precedentes en nuestro país: por primera vez, una organización política se ha posicionado con respecto a la homeopatía y las terapias pseudocientíficas, rechazando su inclusión en la Sanidad Pública hasta que cuenten con evidencia de su eficacia y proponiendo que se regule de manera efectiva su publicidad. Fue la única de las 58 que se presentaron que no fue admitida por la Comisión de Resoluciones y tuvo que ser votada, obteniendo un total de 244 votos a favor, 174 en contra y 44 abstenciones.

 

Sabíamos que sería un empresa difícil. Para poder llevar la resolución a votación, necesitábamos el aval previo del 25% de las personas acreditadas en la Asamblea Federal, que iban a ser 1000. Para nuestra sorpresa, conseguimos casi 300 delegados y delegadas avalaran la propuesta, lo que permitió que se sometiera a votación. Tuve que salir yo a defenderla y Adolfo Barrena, Coordinador de IU en Aragón y Diputado Autonómico, defendió el voto en contra.

 

Algunos argumentos de rechazo

Desde que comenzamos a recoger avales, supimos que no sería nada fácil. Algunas personas se negaron a firmar porque ellas mismas, familiares o amigos practican estas terapias: acupuntores, dispensadores, de homeopatía, osteópatas, etc. En otros casos, el ya famoso “Amimefuncionalismo” fue el argumento más extendido para no dar el aval a la resolución. Es curioso porque firmar el aval sólo tenía la finalidad de que pudiera ser sometida a votación, pudiendo cualquiera de estas personas firmar y luego rechazar la propuesta. Por otra parte, el texto que se iba a votar no quitaba ningún derecho a los usuarios de estos procedimientos ni a las personas que se dedican a ello como profesión. En ningún caso de hablaba de eliminarlas ni de prohibirlas. Sin embargo, algunos delegados vieron la resolución como un ataque a sus prácticas habituales, y otros directamente nos decían que estaban de acuerdo con que se introdujeran en la Sanidad Pública.

 

Otro de los argumentos frecuentes era apoyar a estas supuestas terapias porque “la industria farmacéutica es muy mala”, en una dicotomía simplista que exigía muchas explicaciones para recabar cada firma. Y por último, los casos extremos del tipo “mi madre tuvo un cáncer y se curó con pepitas de tomate” que no tiene sentido explicarlos.

 

Por último, el argumento de la Comisión de Resoluciones fue considerar la propuesta como incompleta, solicitando su retirada y la organización de unas jornadas en las que se pudiera debatir y tomar postura. Aunque estábamos básicamente de acuerdo con tener un monográfico sobre este tema, explicaré en los próximos párrafos por qué decidimos no retirarla y que se sometiera a votación.

 

Qué piensan los que dieron su apoyo

Los apoyos fueron también importantes, como reveló el resultado final. Muchas personas nos contaban que están cansadas de que se relacione permanentemente a la izquierda con estas terapias New Age. Muchos son conocedores de que estos supuestos remedios no cuentan con evidencias sobre su eficacia y defendían trazar una línea clara entre la ciencia y la superchería, por lo que firmaron la resolución sin dudarlo. Gracias a este grupo, que se reveló más numeroso que el anterior, Izquierda Unida se han convertido en la primera organización política del estado español que rechaza las terapias pseudocientíficas.

 

¿Y ahora qué? Las consecuencias

Debo decir que estaba convencido de que la resolución iba a ser rechazada. De hecho, cuando se realizó la votación hicimos un barrido visual y la dimos por perdida. Sin embargo, también estábamos seguros de que era necesario que se abriera este debate y que se evidenciara la existencia de un grupo crítico dentro de IU decidido a incluir el tema de las pseudociencias en el debate político. Nuestra sorpresa vino cuando la Presidenta de la Mesa, Yolanda Díaz, anunció el resultado. Reconozco que los hemos celebrado como se merece.

 

Creemos que esta resolución no es un final. Al contrario, se ha sentado un precedente tanto dentro como fuera de Izquierda Unida y ahora comienza el trabajo de verdad. Por lo pronto, en lo que respecta a lo interno, el máximo órgano de la coalición ha aprobado un documento que servirá para la toma de decisiones de los cargos públicos y los responsables internos, algo nada baladí siendo IU la tercera fuerza en votos del país.

 

Pero hay algo más importante: IU ha sido la primera organización política de España que ha sido suficientemente valiente para enfrentarse al lobby de la industria homeopática y a la defensa irracional que mucha gente de dentro y de fuera hace de estas terapias. Mientras otros partidos hacen mutis por el foro o apoyan estos procedimientos pseudocientíficos, como el caso de EQUO, el PSOE o el PP, Izquierda Unida se ha mojado, y creo que eso es digno de ser reconocido. Pero además de introducir este debate en su máximo órgano, una mayoría de la organización ha apoyado la propuesta. Ahora IU tiene una posición clara no de un sector o grupo dentro de la organización, sino de su Asamblea Federal, algo que sólo podría ser modificado por otra Asamblea Federal.

 

¿Por qué mantuvimos la propuesta?

Como comentaba más arriba, la Comisión de Resoluciones nos proponía retirar la propuesta y organizar unas jornadas para debatir y tomar postura sobre esta cuestión. Aunque nos pareció una buena idea, corríamos el riesgo de que ante la difícil coyuntura económica el tema quedara aparcado y no se llegara a tocar, como ocurre con otras tantas cuestiones en todas las organizaciones. También creíamos que teníamos que favorecer que los miembros de la Asamblea se posicionaran sobre un tema de este calado.

 

Ahora que tenemos la resolución aprobada, debemos organizar las jornadas para comenzar a explicar a todas las personas de IU la importancia de conocer y rechazar las psedociencias, sobre todo cuando quieren entrar en el mundo de la salud.

 

Toca ahora exigir a otros partidos que tomen cartas en el asunto, que aprueben una postura clara de rechazo a las terapias pseudocientíficas y que lo hagan en sus máximos órganos para que no quepa duda de su compromiso. Y esta responsabilidad no es sólo nuestra: es de todos.

 

Agradecimientos

Las principales responsables de que esta resolución haya sido aprobada son aquellas personas que dedican y han dedicado su vida a la investigación científica, porque gracias a ellas tenemos medicina que cura y sabemos diferenciar el grano de la paja. Tanto los más de 120 científicos que apoyaron la resolución como las decenas de miles que hay en el mundo comprometiendo su vida con el avance del ser humano. Son lo mejor de nuestra sociedad.

 

También hay otras personas que han sido fundamentales, y a las que quiero agradecer de corazón su compromiso:

 

 

  • A los cientos de delegados y delegadas que avalaron y apoyaron la propuesta en la X Asamblea Federal de IU.

 

 

A todos y todas muchas gracias y manos a la obra, que tenemos mucho trabajo por delante.

 

 

De aquí no nos saca ni el Vaticano

NI MÁS CASAS SIN GENTE, NI MÁS GENTE SIN CASA

Dedicado a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca

Apoyos a la propuesta de Resolución de rechazo a la homeopatía y las terapias pseudocientíficas

La Propuesta de Resolución de rechazo a la homeopatía y las terapias pseudocientíficas sigue avanzando. No sólo se ha elaborado de forma colectiva entre personas tanto de dentro como de fuera de Izquierda Unida. También comienzan a llegar apoyos a la resolución de científicos, docentes universitarios y entidades y personas relacionadas con la investigación y la divulgación.

 

Viendo el interés social que ha suscitado, lanzamos un llamamiento para que otros investigadores y docentes relacionados con el mundo de la ciencia puedan también sumar su apoyo los que hemos recibido hasta el momento. Es importante explicar que su apoyo se circunscribe a esta propuesta en concreto, y no implica el apoyo al resto de documentos políticos y organizativos de la Asamblea Federal. El objetivo es hacer ver a los delegados y delegadas que hay muchas personas del mundo científico que desean que IU se posicione de forma clara en su rechazo a la pseudociencia y en apoyo a terapias fundamentadas en la evidencia empírica.

 

Para suscribir la resolución, no tienen más que enviar un correo a una dirección que hemos creado para este fin con su nombre, apellidos y un breve currículum: resolucionpseudociencias@gmail.com

 

A medida que vayan llegando esos apoyos, iremos sumando sus nombres a este post. Muchas gracias a todos/as.

 

Leer más

Página 3 de 4«1234»