Archivo - política RSS Feed

La homeopatía y el Principio de Hanlon

Según el llamado Principio de Hanlon, no deberíamos atribuir a la maldad lo que pueda ser explicado por la estupidez. No se sabe si el tal Hanlon existió realmente, pero la famosa frase puede resultar útil para analizar la última propuesta del Ministerio de Sanidad, dirigido por Ana Mato: regularizar la homeopatía, permitiendo que estos productos se vendan como medicamentos. Si no se ha quedado usted pasmado, solo puede deberse a que está mal informado o a que tiene algún interés en que una medida tan absurda pueda salir adelante. No hay mucho que hacer si pertenece al segundo grupo. Pero si se encuentra en el primero, quizá debería conocer algunas cuestiones sobre esta pseudomedicina.

El artículo completo en Principia – DA Ciencia

La deplorable situación de los servicios sociales en España

Siempre me ha llamado la atención que, cuando se habla de ‘lo público’, se menciona habitualmente la sanidad, la educación y las pensiones, pero no los servicios sociales. Quizá se debe a que la mayoría de las personas, incluso las de clase trabajadora, no han tenido la necesidad de acudir en su vida a los servicios sociales de su municipio. O quizá no saben que son estos servicios sociales los que garantizan el acceso a algunos derechos, como el de disponer de atención para personas dependientes o de acceder a una renta en caso de ser víctima de violencia de género.

 

La existencia de los servicios sociales lleva implícitas dos cuestiones fundamentales: la aceptación de que vivimos en un sistema que genera desigualdades y la consideración de que el estado está obligado a tomar medidas para reducirlas. En medio de las consecuencias de una crisis estafa como la que estamos viviendo desde 2008, los servicios sociales permiten que todas aquellas personas que agotan su prestación por desempleo, aquellas mujeres que tienen que huir de sus casas y no cuentan con recursos para empezar una nueva vida y aquellos que necesitan un apoyo psicosocial para salir de una situación de exclusión social, puedan contar con los apoyos necesarios para vivir y seguir ejerciendo sus derechos.

Los servicios sociales garantizan derechos fundamentales, al igual que la educación, la sanidad y las pensiones

Los servicios sociales garantizan derechos fundamentales, al igual que la educación, la sanidad y las pensiones

 

Los servicios sociales y la transformación social

 

Resulta difícil entender el papel que cumplen los servicios sociales si nunca has acudido a ellos o no has trabajado en ese ámbito. Por sus dependencias pasan todo tipo de personas que, por diferentes circunstancias vitales —la inmensa mayoría de ellas, relacionadas de una u otra forma con la economía— ejercen su derecho a contar con el apoyo de las administraciones públicas para tener una vida digna. Ese es un derecho conquistado que debemos defender entre todas las personas, tanto aquellas que actualmente utilizan los servicios sociales como todo las que no contamos con el privilegio de estar suficientemente lejos del umbral de la pobreza como permitirnos perder el llamado “cuarto pilar del estado del bienestar”.

Hay quien considera, sin embargo, que los servicios sociales suponen una manera de justificar la desigualdad: el sistema capitalista genera la pobreza, y si queremos transformarlo en otro más justo, no podemos permitir que desarrolle medidas para justificar el status quo. No puedo estar en absoluto de acuerdo con esta afirmación. Los servicios sociales no son un regalo de los poderes económicos para garantizar la pervivencia de un sistema desigual, sino una conquista de las luchas de la clase trabajadora como las cuarenta horas semanales o el salario mínimo. Si nos planteamos en serio que la construcción de un sistema más justo pasa por condenar a la indigencia más absoluta a la mayoría de la población, es que tenemos nuestro sistema de valores bastante afectado.

Comparto la idea de que este sistema hay que cambiarlo, que no hay espacio en el capitalismo para desarrollar una sociedad que aspire a la justicia social. Solamente con un sistema que garantice un desarrollo sostenible social y ecológicamente, que en lugar de crear desigualdades tienda a eliminarlas y que no necesite de un crecimiento permanente, podemos comenzar a plantearnos alcanzar esa justicia social. Quizá me equivoque, pero hasta el momento no encuentro alternativa razonable.

Pero también creo que en derechos no se debe ir nunca hacia atrás. No se puede renunciar a los conseguido para aspirar a algo mejor. En primer lugar, porque las consecuencias sociales de una medida como esa, y en segundo lugar, porque aumentar las coberturas sociales sólo será posible en un estado con una economía más justa, lo que implica, a mi entender, un cambio de sistema.

En la defensa de los servicios sociales, sólo se puede ir hacia adelante

En la defensa de los servicios sociales, sólo se puede ir hacia adelante

 

El Índice DEC y los resultados del informe de 2013

 

Recientemente, la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales ha publicado un informe con los datos de 2013 del Índice DEC, creado por esta asociación como un instrumento de medida del desarrollo de los servicios sociales en el estado español y en cada una de sus comunidades autónomas. Este índice es el resultado de analizar tres aspectos relacionados con los servicios sociales:

 

  • el de derechos y decisión política, que incluye la existencia de una ley que reconozca los derechos subjetivos y una cartera que desarrolle estos derechos publicada en el Boletín Oficial, entre otros;
  • el de relevancia económica, que evalúa el gasto por habitante, el porcentaje que representa con respecto al PIB regional y al gasto total ejecutado por la Comunidad Autónoma, y
  • el de cobertura, que valora la existencia de estructuras básicas (equipos profesionales e infraestructuras), el porcentaje de personas beneficiarias de las medidas de apoyo a la dependencia y la discapacidad, y otras.

 

Pues bien, los resultados obtenidos tanto por el estado como por las comunidades autónomas son deplorables. España obtiene una puntuación global de débil y solamente tres comunidades obtienen un nivel alto o medio: Navarra, País Vasco y La Rioja. El resto se encuentra en un nivel medio—bajo y débil, quedando Valencia, Canarias, Galicia, Madrid, Murcia y Andalucía en el calificado como irrelevante, lo que implica un claro déficit en el desarrollo de los servicios sociales en la mayoría de las comunidades, y sobre todo en estas últimas. Ninguna obtiene la calificación de excelente.

 

Las conclusiones principales del informe son demoledoras. Con respecto a los servicios sociales en el conjunto de las comunidades del estado español, se observa

 

  • un nivel débil de desarrollo,
  • un estancamiento del sistema,
  • una extraordinaria disparidad entre las comunidades autónomas,
  • la necesidad de mejorar la gestión y de apostar por aumentar el protagonismo local,
  • la falsedad de esa idea de que los servicios sociales son determinantes en el déficit de las comunidades autónomas y
  • los extraordinarios déficit de información que siguen existiendo en materia de servicios sociales.

 

Uno de los datos importantes que aporta el informe es el retroceso en servicios sociales debido a los recortes y el aumento de demanda relacionada con el desempleo, que se suma al tradicional atraso en esta materia por habernos incorporado de manera tardía a las estrategias de bienestar a causa de la dictadura franquista. Junto a este dato, yo incorporaría la extraordinaria implantación de organizaciones vinculadas a la iglesia católica. Hablo principalmente de Cáritas, que sumando todos sus ‘satélites’ ha sido desde siempre una de las mayores perceptoras de financiación pública del país.

 

La solidaridad se ejerce de igual a igual, la caridad se ejerce de arriba a abajo

La solidaridad se ejerce de igual a igual, la caridad se ejerce de arriba a abajo

 

La puntuación del conjunto de las comunidades autónomas sólo aumenta en dos décimas la de 2012, pasando de un 4,72 al actual 4,92, que no se puede imputar a un aumento de las partidas destinadas a este fin —que realmente se ha reducido en más de 478 millones de euros desde 2009 a 2012— sino a una mayor información por parte de la ciudadanía sobre estos recursos. Dicha puntuación no podría entenderse sin conocer que la escala va de 0 a 10, lo que sitúa a los servicios sociales aproximadamente en la media.

El informe incluye además un análisis por cada comunidad autónoma. En el siguiente artículo, analizaré los datos correspondientes a Canarias por resultarme más conocidos y por encontrarse esta comunidad entre las de puntuación más baja. Para acabar, el informe recoge las recomendaciones de los autores del informe, muchas de las cuáles contienen una importante denuncia sobre la situación actual de los servicios sociales en el conjunto del país y los recortes que acabar con nuestro derecho a la protección social.

 

¿De qué nos hablan realmente los resultados del Índice DEC?

 

Hasta el momento me he limitado a dar datos de forma aséptica, como si sólo se tratara de conceptos referidos a entidades abstractas, pero nada más lejos de mi intención. Los resultados del Índice DEC nos hablan del reconocimiento de derechos por ley y de personas cuyo trabajo consiste en garantizarlos; de otras personas que necesitan unos ingresos para poder, al menos, subsistir; de plazas residenciales para personas mayores y personas con discapacidad; de centros ocupacionales; de mujeres víctimas de violencia de género que no podrían salir de su situación sin apoyo y de personas sin hogar. Todas ellas, situaciones inaceptables para una sociedad que se pretenda medianamente democrática.

Los datos del informe nos hablan de personas reales que, por diferentes circunstancias, necesitan que entre todos y todas les permitamos ejercer los mismos derechos de los que disfrutamos los demás. Nada más y nada menos que eso. Tengamos eso en cuenta cuando se nos pase nombrar a los servicios sociales en nuestras conversaciones sobre ‘lo público’: sin los servicios sociales, la desigualdad se convierte en un sumidero de personas.

 

La pobreza es real y tiene nombres y apellidos

La pobreza es real y tiene nombres y apellidos

 

Recomendaciones del informe

 

Las recomendaciones que los autores del informe sobre el desarrollo de los servicios sociales en España son una alerta sobre la deplorable situación a la que están empujando a un recurso  que garantizan en último término que cualquier persona pueda ejercer sus derechos básicos, independientemente de su nivel educativo o de su renta. Las peticiones son claras:

 

  • Desarrollar una regulación que garantice el acceso de todos los españoles a las condiciones básicas que garanticen la igualdad, lo que implica un trabajo conjunto con las comunidades autónomas pero, sobre todo, mucha decisión política y mucho apoyo por parte de todos y todas.
  • Articular un sistema de información de servicios sociales, de manera que todas las personas puedan conocer y ejercer sus derechos.

 

Además, y con más urgencia que provoca la actual situación, deberían desarrollarse las siguientes medidas:

 

  • Comprometerse, al menos, en el mantenimiento del gasto en materia de servicios sociales, un gasto del que se afirma su retorno en un 43,2%. Personalmente, no creo que este deba ser un argumento a tener en cuenta para desarrollar esta medida.
  • Pasar de las llamadas Rentas Mínimas de Inserción, que obligan al usuario a iniciar un proceso de inserción laboral en medio de un desempleo que afecta a la cuarta parte de la población activa y que sigue en aumento, a una Garantía de Ingresos Mínimos, una prestación con carácter de derecho subjetivo que garantice los ingresos para cubrir la necesidades básicas, donde el apoyo para la inserción se ofrezca como un derecho y no como un deber.
  • Mantener del sistema de atención a la dependencia que garantiza la Ley 39/2006, lo que también produciría retornos sobre la economía y el empleo.
  • Mantener el llamado Plan Concertado, que permite mantener una red de 50.000 trabajadores y trabajadoras y que atiende a ocho millones de usuarios en estos momentos.
  • Corregir las previsiones de la Reforma de Régimen Local en materia de servicios sociales. Este tema es tan importante que merece un artículo aparte, espero poder escribirlo pronto.
(no comments)

(no comments)

 

Política y servicios sociales en España

 

A partir de los datos, se puede afirmar que tanto el PSOE como el PP en casi todo el estado, como Coalición Canaria en las islas y CiU en Cataluña, donde ha gobernado durante siete legislaturas, comparten la responsabilidad de la actual situación de los servicios sociales en el estado español. Ambos partidos han gobernado en aquellas comunidades autónomas con la puntuaciones más bajas en el Índice DEC. Solamente pueden apuntarse un dato positivo en Navarra, la comunidad que más alto puntúa.

La pésima situación de los servicios sociales en España no podría entenderse sin el retraso histórico que provocó el régimen franquista, pero tampoco sin la dejadez de los sucesivos gobiernos estatales y regionales, con los citados partidos a la cabeza. Ellos son también responsables del subdesarrollo social de España, como diría el economista Vicenç Navarro (1), y las medidas que han desarrollado en las dos últimas legislaturas no han contribuido sino a aumentar esta lamentable situación.

La gravedad del asunto implica tomar medidas políticas urgentes y contundentes que no sólo mantengan, sino que aumenten la cobertura social con el fin de evitar una situación de crisis humanitaria, donde en lugar de refugiados por conflictos bélicos —la pobreza es una de las más deplorables formas de violencia, a mi entender— nos encontramos con personas sin hogar, hacinadas en viviendas familiares y sin recursos para sobrevivir. Y que se actúe en consecuencia a la hora de elegir a los representantes políticos si no desarrollan políticas en este sentido.

_

1 Aquí tienen un fantástico artículo suyo sobre el desarrollo de los servicios sociales en España.

Si te ha gustado la entrada, puedes ayudar a difundirla aquí. Gracias.

Ecologismo y transgénicos: una propuesta desde la izquierda

NOTA IMPORTANTE: Al igual que hace unos días veíamos cómo se censuraba un artículo por parte de Blogger ante una denuncia de Triodos Bank, hoy hemos comprobado que el artículo de Juan Segovia donde daba su opinión sobre los transgénicos ha desaparecido del Mundo Obrero, donde estaba publicado.

En este caso, la retirada del artículo me duele especialmente por tratarse del órgano de expresión del PCE en el que milito desde hace una década. Creo que un periódico como este debe recoger en su seno las diferentes ideas y propuestas para propiciar el debate y permitir que la afiliación pueda tener su propia opinión sobre cualquier asunto, sobre todo ahora que nos encontramos a escasas semanas del XIX Congreso del PCE. Considero que todo el mundo tiene derecho a expresar sus opiniones siempre y cuando no difame a otras personas u organizaciones y que no se insulte o se difunda falsa información.

Como ocurrió con el artículo sobre las «Escuelas Waldorf», la razón principal para republicarlo no es mi coincidencia con las opiniones de su autor, que las hay y muchas. La motivación principal es que no creo que se pueda admitir la censura de ninguna manera.

El artículo original puede leerse también en la caché de Google: xurl.es/rx8rd

ECOLOGISMO Y TRANSGÉNICOS: UNA PROPUESTA DESDE LA IZQUIERDA
Parece haber una guerra abierta del movimiento ecologista en general y de los partidarios de la “agricultura ecológica” en particular contra una tecnología conocida como ingeniería genética, y más concretamente contra los organismos genéticamente modificados, los famosos transgénicos. Los enemigos de esta tecnología sostienen que dichos organismos son potencialmente peligrosos para el medio ambiente y el consumo humano y que su producción lleva al agricultor a perder control sobre sus productos en favor de multinacionales como Monsanto.


En cambio los defensores de los organismos genéticamente modificados (entre los que me encuentro) sostenemos que no hay estudios que demuestren la supuesta peligrosidad de estos organismos (lo que no quita que pueda haber algún estudio concreto de algún organismo concreto, en situaciones experimentales muy concretas). A esta falta de pruebas sobre la peligrosidad se suman las numerosas pruebas en sentido contrario, como la que apuntan que estos organismos pueden contribuir a mejorar el medio ambiente, ya sea gracias a la capacidad de algunos para resistir a las plagas (lo que conlleva un menor uso de pesticidas), la menor necesidad de agua para su producción en otros casos y un largo etcétera de mejoras que hacen que los cultivos sean más resistentes y productivos. A estas ventajas medioambientales se suman también otras para la salud humana. Un buen ejemplo de ello es el arroz dorado, que de ser producido en grandes cantidades podría evitar más de un millón de casos de ceguera al año por déficit de beta-carotenos en Asia, o el trigo sin gluten que recientemente se ha desarrollado en la Universidad de Córdoba.


En cuanto al tema de la dependencia tecnológica de multinacionales, debemos recordar que la agricultura mundial ya dependía de estas mismas multinacionales antes de que existieran los transgénicos y por lo tanto estos no pueden ser nunca la causa de esta dependencia. No se trata de estar en contra de esta tecnología como forma de oponerse a las multinacionales, de la misma forma que nuestra lucha contra los abusos de Microsoft o Apple no nos llevan a estar en contra de la informática sino a apostar por el software libre y gratuito. De la misma forma, en agricultura deberíamos apostar por algo parecido, un sistema público de desarrollo de esta tecnología que permita al agricultor acceder a la misma libremente, reduciendo o eliminando la actual dependencia con las multinacionales. Un camino que ya han iniciado muchos países, como Cuba, donde el estado financia la investigación sobre semillas transgénicas que posteriormente llegarán a los agricultores a precio de semillas corrientes. Gracias a esta tecnología, Cuba ha comenzado a cultivar un maíz resistente a la principal plaga de la isla, reduciendo su dependencia del maíz de importación y por lo tanto mejorando su soberanía alimentaria.


Sin embargo, el análisis básico de los ecologistas sobre el modelo agrícola actual es sustancialmente correcto: El sistema de explotación capitalista de la agricultura es un modelo insostenible desde el punto de vista medioambiental que está generando numerosos problemas como la erosión y pérdida del suelo, la contaminación de ríos y acuíferos por culpa de los abonos nitrogenados inorgánicos y de pesticidas, pasando por la desecación de esos mismos acuíferos, la generación de residuos sólidos, la deforestación de grandes zonas de selva tropical para obtener tierras de labor, etc. A todo esto debemos sumar que el actual modelo agrícola es socialmente injusto por que dificulta la supervivencia a los pequeños agricultores y favorece que a las multinacionales acaparar cada vez mayor parte del pastel; haciendo que los pueblos sean cada vez más dependientes de estas compañías y convirtiendo la alimentación en un producto para especular en lugar de un Derecho Humano con el criminal resultado de que millones de personas mueran de hambre. no por la falta de producción de alimentos sino a causa de esa especulación que tan vilmente enriquece a unos pocos.


Frente a este modelo, la respuesta ha sido la agricultura mal llamada ecológica u orgánica, cuyos heterodoxos planteamientos pueden ir desde posturas más o menos basadas en propuestas racionales que se apoyan en investigaciones científicas serias hasta en las ideas metafísicos de ciertos grupos, amantes de concepciones esotéricas sobre “lo natural” que defienden la vuelta a un supuesto pasado idílico en el que vivíamos en “armonía con la naturaleza”. Si bien de los planteamientos de estos últimos poco se puede sacar de utilidad, lo cierto es que gracias a los primeros tenemos conceptos tan valiosos como el de lucha integrada contra las plagas, la combinación de cultivos para aumentar la resistencia frente a enfermedades, el compostaje, la protección del suelo mediante setos y/o técnicas de laboreo adecuadas y otras propuestas que suponen una valiosa contribución a un futuro modelo de agricultura sostenible que garantice el derecho de la humanidad a una alimentación sana y de calidad. Muchos de los defensores de la tecnología transgénica califican a la agricultura ecológica de anticientífica y a sus partidarios de tecnófobos radicales que rechazan irracionalmente el avance tecnológico. Postura esta última irracional, absurda e insostenible, ya que si bien es cierto que dentro de este movimiento hay mucho new age pasado de peyote; lo cierto es que, como reza el dicho, no todo el monte es orégano y agricultores ecológicos hay de muy diverso pelaje: desde luditas radicales a simples agricultores convencionales que ven una oportunidad de conseguir con la moda de «lo orgánico» mejores mercados y un precio más justo por su producto. No obstante, la mayoría de ellos comparten una preocupación genuina por el medio ambiente y la búsqueda de un modelo agrícola alternativo que sea medioambientalmente sostenible y que garantice la soberanía alimentaria de los pueblos. Algo con lo que desde un planteamiento de izquierdas difícilmente puede estarse en contra.


Desgraciadamente, hoy en día estas técnicas por si solas no pueden competir ni de lejos en producción con las de la agricultura tradicional. El producto ecológico es un producto caro que sólo tiene futuro gracias a un sector de la población que posee dos características muy específicas: un poder adquisitivo suficiente para poder hacer frente al sobreprecio que supone esta forma de explotación y la creencia de que estos productos son mejores para su salud personal o que dicho producto tiene ciertas cualidades organolépticas superiores (el consabido tomate “que sabe a tomate de los de antes”) que le lleva a pagar ese sobreprecio. Así, lo que en principio pretende ser una respuesta contra la agricultura capitalista, acaba siendo integrado en este sistema como (ironías de la vida) un producto de lujo. A esto ha contribuido enormemente el hecho de que para considerar a un producto como “ecológico” no tiene que probar que es ambientalmente sostenible, sino solamente que en su producción no se han utilizado productos químicos de síntesis. Es decir, que unos kiwis producidos en Nueva Zelanda sin productos químicos de síntesis y transportados a Europa por avión obtendrían su sello de orgánicos pese a que la huella ecológica debida a ese transporte por avión sea posiblemente muy superior a la de cualquier producto cultivado en las cercanías del lugar de consumo, sea o no orgánico. De la misma forma, será considerado ecológico un producto abonado con abonos orgánicos, aunque estos sean utilizados excesivamente y contaminen (que también pueden) un cauce de agua próximo.


Debemos entender que la actual agricultura ecológica no es hoy en día una alternativa, sino una parte más del modelo capitalista de explotación agrario, que con el marketing de la defensa de «lo natural» tiene como público objetivo a las clases más pudientes de dicho sistema. Plantear una batalla agricultura ecológica contra convencional carece de sentido pues ambas se encuentran integradas en el modelo de mercado capitalista, cada una dirigida a grupos de consumidores diferentes, uno más generalizado y el otro más especializado y pudiente. Frente a esto debemos plantearnos un modelo de producción agraria diferente que sea realmente sostenible para el planeta, que permita garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos y una buena calidad de vida al agricultor, y que al mismo tiempo proporcione alimentos de calidad a un coste asequible para cualquier persona. Un modelo así requiere tener en cuenta una gran cantidad de factores, desde los sociales y económicos relacionadas con los medios de producción y la propiedad de la tierra hasta los relacionados con los métodos de producción, como las técnicas de cultivo para emplear o la selección de plantas adecuadas. En este modelo sostenible los transgénicos son una herramienta agrícola más que contribuyen con semillas más resistentes tanto a enfermedades y plagas como a sequías o heladas. Desde esta perspectiva basada en el concepto de producción integrada sostenible, la soberanía alimentaria de los pueblos y la consideración del derecho a comer como un derecho humano fundamental que debe ser garantizado por los poderes públicos mundiales, los cultivos transgénicos son perfectamente compatibles con los planteamientos ecologistas, pudiendo convertirse en una tecnología extremadamente valiosa en la consecución de esos objetivos.


Juan Segovia. Militante del PCA e Izquierda Unida Andalucía y miembro del grupo promotor del Área de Ciencia en Izquierda Unida. Twitter: @juanillosegovia

El ataque a la educación y las Escuelas Waldorf

NOTA PREVIA: Este artículo no es mío, sino de Mauricio Schwarz. Recientemente ha recibido un correo de Blogger informándole del cierre de la publicación de este post por una denuncia de Triodos Bank.

Este acto me parece una burda censura. Cualquier persona tiene el derecho a expresar sus opiniones en internet siempre y cuando no difame a otras personas u organizaciones y que no se insulte o se difunda falsa información, y creo que este post no incurre en ninguna de las dos consideraciones. Sólo muestra una visión crítica de las relaciones entre Triodos Bank, la pedagogía «Waldorf» en la que se basan las llamadas «Escuelas Waldorf» y la «antroposofía» de Rudolf Steiner. Estas relaciones se presentan documentadas con enlaces que acreditan los argumentos. Si no fuera así, entiendo que la denuncia tendría que ser contra esas páginas, y no contra quien las enlaza como fuente. Este cierre vulnera la libertad de expresión e impone una nueva censura, esta vez no dictada desde instancias gubernamentales sino desde otros poderes, los económicos privados. Por este motivo he decidido publicarlo en mi propio blog.

Además, debo decir que comparto las tesis de Mauricio, no así mi valoración sobre Triodos o Joan Melé, con quien he tenido la posibilidad de comunicarme en alguna ocasión y que siempre brindó su apoyo económico a los proyectos de las ONG en las que trabajaba. Sin embargo, no son mis coincidencias con las opiniones del autor la razón principal por la que he decidido republicarlo. El motivo fundamental es que creo que no se puede tolerar este tipo de acciones de censura.

 

 

Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama «pedagogía Waldorf», como «La cabaña del árbol» en Toledo.

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños
tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

 

El concepto «pedagogía Waldorf» parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que «pedagogía» es la «ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza».

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La «pedagogía Waldorf» es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada «antroposofía», dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y «consultando» de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba «registro akáshico» y que decía que estaba escrito en el «éter».

La sede de la antigua fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria.
(Foto CC de Stephan Klage, edición de Parzi,
via Wikimedia Commons)

La historia del nombre es aún más alambicada Emil Molt, alemán dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria y miembro de la secta, creyendo que Steiner tenía toda la sabiduría del universo, le pidió (en su confusa mente) a su gurú que creara una escuela para los hijos de sus obreros. Steiner simplemente se inventó un sistema educativo a la medida de sus creencias místicas y en en1919 fundó la escuela con objeto de difundir sus enseñanzas y conseguir nuevos y más fieles adeptos a su visión.

La «pedagogía Waldorf» tiene así la fiabilidad de las muchas otras ocurrencias de este siniestro personaje: la agricultura biodinámica, la medicina antroposófica, la arquitectura antroposófica, la eurritmia y otras chifladuras que han sobrevivido y se multiplican gracias a contar entre otras cosas con el apoyo de Banca Triodos, la organización financiera fundada por la secta y de la cual sus dirigentes poseen el 100% de las acciones, como contamos en la entrada Antroposofía, la secta y su banco (Tríodos), claro, para disgusto de los dirigentes de Triodos, que son también los dirigentes de la antroposofía, como Joan Melé, subdirector del banco y expresidente de la Sociedad Antroposófica de España.

Waldorf, UNESCO y Federico Mayor

Por supuesto, lo extraño a primera vista es que la UNESCO, al parecer, otorga algún tipo de «reconocimiento» a la pedagogía Waldorf como válida. Y eso anuncian a bombo y platillo las muchas escuelas de la secta.

En realidad (como en el caso de la OMS y las pseudomedicinas) esto no es exacto. Un grupo de aderptos apoyado con todo el poder económico de la secta, llamado «Amigos de la Educación Waldorf», consiguió que en 1994 se les invitara a presentar la educación Waldorf en la Conferencia Internacional sobre Educación de la UNESCO, dándoles una publicidad excelente.

(Amigos de la Educación Waldorf se ocupa además de la captación de fondos públicos para utilizarlos en la creación de sus escuelas en distintos países, violentando todos los más elementales principios de separación iglesia-estado y utilizando los fondos públicos para los fines privados de una organización religiosa.)

Sin embargo, hay por lo menos un conflicto de intereses en esta historia. El director de la UNESCO por entonces era el español Federico Mayor Zaragoza, quien aparece muy cercano a los proyectos steineritas. Es frecuentemente citado por el ya mencionado expresidente de la Sociedad Antroposófica, Joan Melé, y su blog está considerado por éste «blog amigo». Habla insistentemente en favor de la educación Waldorf (pero no de otras tendencias pedagógicas, como la Montessori) y actualmente su Fundación Cultura y Paz es uno de los proyectos que cuentan con financiamiento preferente de Triodos Bank, el banco de la secta antroposofista. No es difícil encontrar instancias en que Melé y Mayor actúan a dueto, por ejemplo ofreciendo su visión del futuro económico, basada en las enseñanzas de su gurú Rudolf Steiner. Y si no, lo entrevista Triodos Bank con bombo, platillo y primer plano.

Obviamente no es ningún delito que un director de la UNESCO tenga creencias místico-religiosas, ni mucho menos. Pero si tales creencias han influido en que una organización internacional que encabeza dé pábulo a una práctica sin más bases que la clarividencia de un austriaco alucinado, quizás el «reconocimiento» de la UNESCO no tenga demasiado valor.

Demasiados profesores

Concidentemente, por estos días y en apoyo aparente a la masacre contra la educación pública emprendida por el gobierno extremista español, Andreas Schleicher, director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), declaró que hay demasiados profesores por alumno en la educación pública española.

Esto por supuesto fue recibido con júbilo delirante por lo que en España se conoce como «la caverna mediática», un grupo de medios de comunicación y periodistas manipuladores que incluye a militantes del catolicismo integrista, ultraconservadores sociales, neoliberales económicos, nostálgicos del franquismo, neonazis irredentos, anticomunistas de caricatura y derechistas mixtos, todos ellos identificados por tener una colosal capacidad vociferante inversamente proporcional a sus argumentos, y una ausencia total de buena fe.

Pero resulta que don Andreas Schleicher también es parte de la secta steinerita. De hecho, es egresado de una escuela Waldorf (no sabemos si es clarividente, pero suponemos que no, si lo fuera no tendría que hacer estudios sino sólo ponerse en trance como Steiner y consultar la sabiduría universal contenida, dicen los miembros de la secta, en el «registro akáshico», que es donde Steiner aprendió, sin tenerlos que estudiar en libros reales, pedagogía sin haber educado a un niño, agricultura sin haber cosechado un tomate, medicina sin haber tratado a un paciente y economía sin haber trabajado un día en su vida).

En todo caso, la seriedad del programa PISA (inventado por el propio Andreas Schleicher y según el cual las escuelas Waldorf siempre son ejemplos de educación excelente, vaya sorpresa) queda bastante en entredicho. De nuevo, don Andreas puede creer en cualquier religión o superstición, pero ello no debería marcarle el rumbo cuando está al frente de una importante oficina de la OCDE.

Problemas Waldorf

Cada vez son más las escuelas «Waldorf» o antroposóficas de España. Centros educativos donde se cuenta a los padres una historia maravillosa de nuevos procedimientos pedagógicos basados en conocimientos científicos, libertad del niño, respeto a su individualidad, acento en la expresión de su visión personal y demás lugares comunes que ciertamente apelan a la preocupación de cualquier padre ante un sistema educativo lleno de deficiencias.

Su fundador es presentado como «filósofo», «educador» y «pensador» pero en ningún documento de la pedagogía Waldorf se señala que era un místico que hablaba con fantasmas y que derivó sus conceptos educativos de sus trances clarividentes y para servir a su más amplia secta, la antroposofía (más sobre Steiner y la pedagogía Waldorf en la entrada sobre Triodos).

La pedagogía Waldorf se basa en postulados fantasiosos, irracionales y caprichosos sin ninguna base fuera del delirante mundo del ocultismo steinerita.

Así, para empezar, los estudiantes son «identificados» misteriosamente según los cuatro humores que las antiguas supersticiones decían que tenía el ser humano. Cada niño de una escuela Waldorf es marcado como «melancólico, sanguíneo, colérico o flemático» y la educación que reciba será diferente según este «temperamento».

Los cuatro «temperamentos» según Steiner y sus relaciones con los tres «cuerpos» místicos de los niños (haga clic para verlo en grande). Tomado de DC’s Improbable Science.

 

Luego está la idea central de la creencia de Steiner: los niños son seres que flotan a la mitad entre el mundo espiritual y el material, es decir, que en ellos el espíritu no está debidamente integrado al cuerpo. Para facilitar que el espíritu encarne debidamente y el niño sea clarividente como Rudolf Steiner, durante los primeros 7 años no debe pensar, no debe tener acceso a la información, no debe conocer hechos. Un ejemplo revelador lo da Grégoire Perra quien, habiendo sido alumno Waldorf, adepto a la secta y profesor Waldorf, dio la alarma sobre los métodos de sutil indoctrinación de los steineritas, por lo que fue demandado por difamación y declarado inocente por la justicia francesa.

Algunos ejemplos de lo que Steiner le indica a los profesores que deben hacer: «No debemos temer hablarle a los niños sobre la Atlántida. No debemos omitir eso. Podemos incluso presentarla en un contexto histórico. Pero entonces tienen que rechazar la geología estándar… la edad de hielo es una catástrofe atlanteana. El antiguo período glacial y las condiciones promedio recientes en Europa no son sino lo que ha ocurrido desde que se hundió la Atlántida».

Las delirantes enseñanzas Waldorf están destinadas a presentar como realidad las creencias de Steiner en las más diversas supersticiones, desde que los continentes son islas que «flotan en los mares» ancladas por las estrellas, de modo que: «cuando cambian las constelaciones, los continentes cambian».

Y, sobre todo, se hace cuanto sea posible por impedir que los niños razonen o aprendan hechos. Una profesora Montessori y defensora de la pedagogía basada en la evidencia recuerda su paso por una escuela Waldorf:

En Historia, a los niños se les enseñaba la «historia como un proceso de desarrollo paralelo al desarrollo de los niños, con la civilización occidental en el pináculo», y los mitos y leyendas antiguos como hechos históricos.

Esto es consistente con el racismo consustancial a las enseñanzas de Steiner.

Cuenta además:

En otra ocasión, un alumno de sexto grado me preguntó cómo funcionaba la copiadora de la oficina. Antes de que pudiera abrir la boca, una profesora corrió hacia el niño y le dijo que había un gnomo dormido en la caja, y que cuando se oprimía el botón, se encendía una luz, lo despertaba y él copiaba rápidamente el papel que se ponía frente a él y pasaba la copia por la abertura. Después de que el niño se fue, se me dijo que no podía «envenenar» la mente del niño con «hechos duros y fríos como piedras».

Y lo peor es que muchos padres no saben nada de esto, creen que inscriben a sus hijos en una forma educativa válida, legítima, honesta y estudiada, con el «apoyo» de la UNESCO y alguna validacion académica real, lo cual no es verdad.

De hecho, hay un creciente movimiento de denuncia de las barbaridades sectarias que mueven todas las actividades de la «educación Waldorf», entre ellas Personas en favor de Escuelas Legales y No Sectarias (PLANS), Waldorf Watch y denuncias varias… desgraciadamente todo ello en inglés, mientras que en el mundo hispanoparlante los steineritas, en todas sus ramas, trabajan con una impunidad casi absoluta.

Para terminar, un detalle curioso es que las escuelas Waldorf hacen un intento constante por disociarse de la secta antroposófica. Una y otra vez hablan de «inspiración» en Steiner pero niegan ser integrantes de la red de su religión. Lo mismo que han tratado de hacer los líderes antroposóficos de Banca Triodos en sus respuestas indirectas a la entrada original, afirmando que «las personas de Banca Triodos» se asocian «libremente» y porque quieren a una visión religiosa, pero que no tienen relación entre sí.

Sin embargo, la relación es imposible de ocultar, no sólo por la estrecha relación de destacados jerarcas antroposofistas con todo el «movimiento» Waldorf, sino porque en sus publicaciones está presente todo el entramado Steiner. Un ejemplo es la revista Nº 13 del sitio oficial de los Colegios Waldorf (pasa lo mismo en las demás), donde encontramos loas arrebatadas al gurú Rudolf Steiner (la educación Waldorf no tiene aportes de nadie más, todo se ajusta a lo que dijo este personaje, sin importar los avances logrados desde 1919 en ciencia, psicología y pedagogía)…

 

… hasta una reveladora lista de anunciantes, todos ellos parte de la trama antroposófica, la mayoría directamente negocios propiedad de la secta:

  • Alieco es distribuidora de Démeter, la opulenta empresa que «certifica» la agricultura biodinámica obtenida por Steiner también del «registro akáshico».
  • Asociación de Agricultura Biodinámica, otra marca de Démeter.
  • Cal Valls, empresa de alimentos certificada por Démeter.
  • Centro de Terapia Antroposófica, propiedad de la Fundación Canaria Antroposófica y que ofrece terapias milagrosas para diversas afecciones.
  • Dr. Hauschka, empresa de cosméticos también propiedad de la antroposofía y fundada por Steiner.
  • Editorial ING, especializada en libros antroposóficos para niños.
  • Editorial Rudolf Steiner, la multinacional editorial de la secta.
  • Fundación Círculo de Arte Social, que no tiene nada que ver con el arte ni la sociedad, sino con la meditación antroposófica.
  • Fundación Rudolf Steiner, el eje de las actividades de la secta en España.
  • Triodos Bank, el banco que financia las actividades de la secta.
  • Weleda, empresa de pseudomedicamentos propiedad de la antroposofía.

Por desgracia, sin embargo, difícil será que las autoridades educativas españolas, empeñadas en la destrucción de la educación pública, se preocupen por investigar las prácticas de esta pedagogía que, junto con las demás ramas de la secta antroposófica, siguen creciendo en poder político y económico.

(Postdata: Nada asombrosamente, la entrada dedicada a la Pedagogía Waldorf en la triste Wikipedia en español no menciona nada de esto, ni ninguna crítica, ni a ninguno de quienes se consideran sus víctimas, ni siquiera informa sobre las bases de la «ciencia espiritual» de Steiner, sino que funciona como una pieza publicitaria engañosa más de esa enciclopedia irracional.)

Antología de actividades insultantes para conmemorar el Día Internacional de la Mujer

Como cada 8 de marzo, las Áreas de la Mujer e Igualdad de los ayuntamientos preparan actividades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Hasta hace poco, se ha atribuido esta fecha a la muerte de más de 140 mujeres en un incendio provocado por el dueño de la fábrica textil Triangle Shirtwaist durante una protesta en la que reivindicaban derechos laborales. Sin embargo, el verdadero origen hay que situarlo un año antes, cuando la militante socialista Clara Zetkin consiguió que la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague aprobara la celebración del Día de la Mujer para la lucha por la igualdad. La fecha definitiva del 8 de marzo vendría de la mano de la Revolución Rusa en 1917.

Sello con la imagen de Clara Zetkin

El 8 de marzo es una fecha para analizar los avances en derechos logrados por el movimiento feminista hasta el momento, plantear los nuevos retos y reconocer a las mujeres que con su lucha han denunciado la desigualdad en todos los ámbitos y a aquellas pioneras que con su ejemplo llevaron a las mujeres a espacios donde habían sido vetadas hasta el momento. Sin embargo, la institucionalización del Día de la Mujer parece haber relegado al olvido (inocente o no) el aspecto reivindicativo de este día, convirtiéndolo en excusa para la celebración de actividades que en lugar de exigir más derechos e igualdad de oportunidades, escarnecen e infantilizan a las mujeres hasta niveles insultantes. Y lo peor es que en la mayoría de los ayuntamientos son las propias profesionales de Áreas de la Mujer las que organizan estas actividades, demostrando una absoluta falta de perspectiva de género y hasta de sentido común. Vamos a echar una ojeada a algunas acciones que podemos encontrar en este Día Internacional de la Mujer en varios ayuntamientos de España, gobernados por partidos a los que algunos les suponen diferencias en el color político. Por cierto, los ejemplos los he ido sacando por el orden en que aparecían al hacer las búsquedas en Google y en la página del Instituto de Canario de Igualdad, que es la que tengo más a mano.

TALLERES DE RISOTERAPIA Y OTROS ENTRETENIMIENTOS

Está claro que el principal problema que tienen las mujeres de este país es que ríen poco. Menos mal que las Áreas de la Mujer de algunos ayuntamientos españoles se han puesto de acuerdo organizando talleres de «risoterapia» para que puedan desestresarse y pasar un buen rato. Como podrán suponer, a mí no me parece nada mal que se organicen actividades lúdicas y de entretenimiento dirigidas a las mujeres, lo que me pregunto es POR QUÉ EL 8 DE MARZO. ¿Es que no hay suficientes días que  tienen que convertir una jornada reivindicativa en un día de fiesta y repetir año tras año una actividad que en muchas ocasiones roza el infantilismo? Y digo entretenimiento porque de terapia nada de nada, a ver si se van a creer que pasar una hora al año riendo sirve para mejorar algún aspecto de salud, más aún cuando las participantes pueden tener una situación vital que no invita precisamente al jolgorio. Tenemos algunos ejemplos en Valsequillo, Guía de Isora, Granada, Tudela o Portugalete.

Los talleres de «risoterapia» romperán el techo de cristal

 

Pero la diversión no acaba aquí. Para este 8 de Marzo tenemos entretenimiento a raudales: Bailes Caribeños, Taller de Danzas del Mundo, Noche de Boleros, Bailoterapia o una Gala Musical. Quien no disfruta es porque no quiere.

LA PSICOLOGIZACIÓN DE LA REIVINDICACIÓN

Si los talleres de “risoterapia” nos pueden hacer pensar que los problemas de las mujeres se reducen a que ríen poco (sin que dado el caso, parezcan importar realmente las causas), las actividades “psicológicas” del Día de la Mujer son la prueba definitiva de que por fin se han hecho realidad las reivindicaciones históricas del movimiento feminista. Pocos ayuntamientos se resisten a incluir entre sus actividades conferencias o talleres dirigidos a mejorar la autoestima de las mujeres, ejercicios para cuidar la mente, desarrollo personal y otras cuestiones. La presencia de actividades de tipo psicológico es una constante en los programas del 8 de marzo de los ayuntamientos, en una tendencia a la psicologización de la realidad que resulta alarmante. El Día de la Mujer tendría que ser un día para analizar, informar y concienciar sobre la desigualdad y sus causas, con el fin de propiciar la organización y la movilización de todas las personas en la reivindicación de los derechos de las mujeres. En su lugar, las Áreas de la Mujer (y muchas asociaciones y ONG) centran sus actividades en las propias mujeres buscando mejorar su autoestima y su bienestar personal, asumiendo un enfoque  por el que «lo que uno siente» es más importante que la propia realidad. Casi todos los ayuntamientos tienen actividades en esta línea, aquí pueden ver las organizadas en San Miguel de Abona, Jumilla, Mejorada del Campo  o Frailes.

¿Y si concienciamos a las mujeres para defender sus derechos? ¿Eso no aumenta su autoestima?

¿Centrarse en los factores socioeconómicos e ideológicos de la desigualdad? ¡Eso es de antisistema! El tan cacareado “empoderamiento” que pretendía aumentar la conciencia de las mujeres sobre su propia capacidad para cambiar la realidad ha dado paso a otro tipo de de carácter individualista que pretende buscar la felicidad “dentro de uno/a mismo” . Y alguno/a habrá que dirá “¡pero si tú eres psicólogo!” como si tuviera que asentir con lo que tanta gente hace en el nombre de esta profesión. No se equivoquen.

PSEUDOCIENCIA EN LUGAR DE FEMINISMO

Pero pongamos que bajamos el listón y aceptamos que no está mal que haya actividades de entretenimiento o de autoestima el Día Internacional de la Mujer, que al fin y al cabo el género es una cuestión transversal y se puede enfocar desde cualquier ámbito más allá del significado histórico de la fecha. Cuando las actividades arriba descritas casi habían dejado de ser un problema, comienza lo mejor. Resulta que muchos de los organismos (público y privados) que realizan actividades el 8 de marzo deben considerar que las mujeres no son demasiado inteligentes, que en el mejor de los casos se les puede enseñar conocimientos básicos para el mantenimiento del vehículo pero no pasemos de ahí, no sea que acaben desorientadas. ¿Para qué explicar ciencia a las mujeres? Nada de conferencias de divulgación que les aporten conocimientos científicos y les permitan mejorar su pensamiento crítico.

Si los talleres de “risoterapia” no son suficientes para seguir tratando a las mujeres como menores de edad, algunas Áreas de la Mujer rematan la faena organizando todo tipo de talleres y charlas dirigidas a fomentar la superstición y la desinformación. Muchos ayuntamientos convierten el Día Internacional de la Mujer en una feria donde se da cita una amplia gama de terapias “alternativas” basadas en presupuestos mágicos y pseudocientíficos, donde  chamanes y “vendehumo” de toda calaña divulgan sus supuestos métodos de curación (aunque suelen preferir el término “sanación”, tan vago como la evidencia de sus artes “ancestrales”) en talleres financiados con nuestros impuestos. Es dantesco comprobar cómo no se trata de algo excepcional. Sin ir más lejos, este 8 de marzo encontramos Shiatsu, Biodanza, Arenoterapia, Yoga, Ungüentos naturales y más Biodanza (se ve que está de moda porque aparece en al menos cuatro lugares distintos de Canarias).

Por todo el mundo se asocia a la mujer con la pseudociencia y lo «natural»

 

Sí amigos/as. Décadas de lucha contra la Iglesia Católica porque alejaba a las mujeres del conocimiento y el pensamiento crítico y nos encontramos que en pleno siglo XXI son las asociaciones (financiadas en muchos casos con fondos públicos) y las propias Áreas de la Mujer las que se afanan en relegar a las mujeres al oscurantismo y la magia, amén de la publicidad que supone para estos “terapeutas”. Y eso sin tener en cuenta el posible peligro de que haya quien retrase un tratamiento eficaz para tratar su enfermedad por utilizar estos procedimientos. Al fin y al cabo, si un ayuntamiento organiza un curso de Flores de Bach será porque funciona, ¿verdad?

 

Podría seguir, pero si les ha indignado lo que han visto hasta ahora, mejor no hablarles de los talleres de limpieza facial, maquillado exprés, manicura, cuidado de las manos y de la piel y elaboración de jabones  porque alguien podría pensar que estoy haciendo sangre con el tema, y nada más lejos de eso. Quiero decir que lo que aquí he puesto es una muestra de lo que he encontrado en una ojeada rápida. Les invito a buscar las actividades que organiza su propio municipio para que descubran que no se trata de algo puntual, sino de toda una concepción ideológica que ha fagocitado el sentido inicial del Día Internacional de la Mujer.

 

Por último, es de justicia felicitar a las profesionales y políticas de muchos ayuntamientos que sí han entendido que las actividades descritas más arriba no corresponden con lo que debe ser un 8 de marzo (cuando no resultan directamente una burla de la lucha en pro de los derechos de las mujeres) y han organizado un Día Internacional de la Mujer a medida de su significado. Para ellas, mi más afectuoso saludo y admiración por el trabajo que realizan.

Página 2 de 4«1234»